Cultura y Espectáculos

«El ciudadano ilustre» ganó el Goya a mejor película iberoamericana

cargando anuncio

Es el tercer galardón consecutivo para la cinematografía argentina tras los logrados por ‘Relatos salvajes’ de Damián Szifrón, y ‘El clan’ de Pablo Trapero. Este filme fue dirigido por Gastón Duprat y Mariano Cohn.

«El ciudadano ilustre» ganó el Goya a mejor película iberoamericana

Es el tercer galardón consecutivo para la cinematografía argentina tras los logrados por ‘Relatos salvajes’ de Damián Szifrón, y ‘El clan’ de Pablo Trapero. Este filme fue dirigido por Gastón Duprat y Mariano Cohn.La película argentina “El ciudadano ilustre”, dirigida por Gastón Duprat y Mariano Cohn, y protagonizada por Oscar Martínez, ganó el sábado el premio Goya que la Academia de Cine de España entrega a la Mejor Película Iberoamericana, en una ceremonia que se realizó en el hotel Marriot Auditorium de la ciudad de Madrid y donde “Tarde para la ira” ganó el Goya a la Mejor Película española.

Con este galardón, el nuevo trabajo de la dupla responsable de “El artista” y “El hombre de al lado” se transformó en la decimoséptima película argentina -de un total de 24 que fueron nominadas- en ganar el Goya, sucediendo consecutivamente a «Relatos salvajes», de Damián Szifrón, que lo ganó en 2015, y a “El clan”, de Pablo Trapero, que lo obtuvo el año pasado.

La estatuilla fue recibida por el productor argentino Fernando Sokolowicz, a quien acompañaron en el escenario las actrices Andrea Frigerio y Belén Chavanne, además de Cohn y Duprat, quienes agradecieron el premio al actor Oscar Martínez (ganador de la Copa Volpi al Mejor Actor en el último Festival de Venecia) y al guionista del filme, Andrés Duprat, ambos ausentes de la ceremonia.

El Goya «viene a coronar un recorrido de la película que estuvo muy bueno, que empezó en Venecia -donde Martínez se llevó la Copa Volpi a mejor interpretación masculina-, y que se cierra con el Goya», explicó Duprat a los periodistas tras recoger el premio.

Un galardón que es «espectacular para nosotros y para nuestros proyectos», reconoció el director, que aseguró que el Goya «te da una visibilidad, te pone en una cierta categoría y eso facilita gestionar las nuevas películas que tienes en la cabeza».

«Es la máxima categoría en las películas de habla hispana», apostilló Cohn.

Un premio que no esperaban aunque sí deseaban. «No podíamos hacer nada, decidían otros. Estuvimos hace unos años con ‘El hombre de al lado’ y no ganamos. Es como un imponderable, uno espera la decisión de otros pero no puede hacer nada».

Los directores también destacaron la particularidad de que las tres últimas ganadoras del Goya a mejor película iberoamericana son argentinas y quisieron agradecer el trabajo de los productores españoles, A contracorriente y TVE. «Sin ellos la película no existiría», reconocieron.

Protagonizada de forma brillante por Martínez, «El ciudadano ilustre» cuenta el regreso de Daniel Mantovani, Premio Nobel de Literatura, a su pueblo natal tras más de 30 años de ausencia.

La cálida y triunfal acogida inicial se transforma en un juicio al vecino y amigo famoso que se fue sin mirar atrás en una narración ácida y muy autocrítica.

Una película que ganó el premio de la audiencia del Festival de Tesalónica (Grecia) o el de mejor cinta internacional en el de Haifa (Israel), además de la Espiga de Plata y el premio al mejor guión en la Seminci de Valladolid.

Esta era la segunda vez que Duprat y Cohn optaban al Goya, un premio por el que estuvo nominada su película «El hombre de al lado» en 2011.

«El ciudadano ilustre», una coproducción hispano argentina, es el quinto largometraje de este tándem de directores, que también han realizado juntos cuatro documentales, el último de ellos, «Todo sobre el asado», presentado en la sección culinaria del último Festival de San Sebastián. (TÉLAM y EL PAÍS).

vb

Comentarios