Cultura y Espectáculos

Eric Newman, creador de «Narcos»: «No hay finales felices en el narcotráfico»

cargando anuncio

El creador de “Narcos”, la serie de Netflix que relata la historia de la cocaína en América Latina y ya está disponible en la plataforma, afirmó en entrevista con Télam que los Estados Unidos es “el principal problema” para la subsistencia del narcotráfico y que para los capos de ese negocio “no hay finales felices”.

Eric Newman, creador de «Narcos»: «No hay finales felices en el narcotráfico»

El creador de “Narcos”, la serie de Netflix que relata la historia de la cocaína en América Latina y ya está disponible en la plataforma, afirmó en entrevista con Télam que los Estados Unidos es “el principal problema” para la subsistencia del narcotráfico y que para los capos de ese negocio “no hay finales felices”.

Se trata de Eric Newman, productor estadounidense y máximo responsable creativo de la serie que luego de tres temporadas enfocada en los cárteles colombianos de Cali y Medellín y de figuras como Pablo Escobar, llevó ahora la acción a otra época y otro lugar.

Con Diego Luna como el capo del cártel de Guadalajara Miguel Ángel Félix Gallardo, “Narcos: México” viaja a finales de los 70 y comienzos de los 80, antes de que ese país se convirtiera en el epicentro mundial del narcotráfico.

– Télam: ¿Qué diferencia a esta de las temporadas colombianas de la serie?

– Eric Newman: La experiencia mexicana en la “Guerra contra las drogas” es muy diferente a la de Colombia. La colombiana de alguna manera fue una victoria, porque desactivó los grandes cárteles y la violencia llegó a su pico a comienzos de los 90. México no sólo no ganó la guerra, sino que todo se ha vuelto peor y peor.

– T: Y para encontrar el germen de esta actualidad “Narcos” debía viajar al pasado.

– E.N.: Cuando me metí de lleno en la investigación para la serie me di cuenta de cuántos aspectos de la historia de los narcóticos en México empieza a fines de los 70 con el crecimiento de los traficantes de Guadalajara. Félix Gallardo era brillante, nacionalizó una industria que previamente eran un puñado de feudos de la droga separados. Fue el verdadero primer súper cártel.

– T: ¿Por qué el público se vuelca apasionado a este tipo de historias?

– E.N.: Creo que parte tiene que ver con el hecho de que sea una historia real, que estas cosas hayan ocurrido realmente le da un valor educativo. Pero también con cómo trabajamos a nuestros personajes; nuestro objetivo es que sea fácil conectar con ellos, que sean entendibles.

– T: ¿Cómo definiste el tono para presentar a estos villanos?

– E.N.: Siempre pensé que los tipos malos, incluso los peores, son al fin y al cabo seres humanos. En una película de dos horas no tenés tiempo de redimir a un personaje que hizo algo horrible, pero en veinte horas de televisión podés lograr ver lo malo que puede ser un hombre y al mismo tiempo empatizar con él. En un episodio podés verlo asesinar a varias personas y en otro conectar con él viendo cuánto ama a sus hijos.

– T: ¿Qué opinás de las críticas que dicen que esa humanización “glorifica” a los traficantes?

– E.N.: No hay ninguna gloria en el final de Pablo Escobar, soplando la vela de cumpleaños en un escondite de mierda, alejado de su familia. Estos tipos son ricos, pero no viven para disfrutar de su dinero; no hay finales felices en el negocio del narcotráfico. Creo que hay un peligro en no humanizar a los monstruos, porque lo que eso diría es que monstruo se nace y no es verdad. Si pensamos eso podemos perder la chance de pararlos antes de que tomen la forma de monstruos.

-T: ¿Por qué no tiene éxito esta “guerra” contra las drogas?

-E.N.: Los estadounidenses tenemos el mercado más grande del mundo para el narcotráfico, somos la principal razón del problema porque penalizamos a los adictos. A Estados Unidos le gusta la idea de que el problema es esta gente de tez morena que nos envía droga que nosotros no queremos, cuando la realidad es que sí queremos esa droga y más que a ninguna otra cosa.

Leé también:

Ciudad Ho Chi Minh, una Meca para vegetarianos

Comentarios