Cultura y Espectáculos

La artista que muestra cómo flotan los alimentos en 4 fotografías

cargando anuncio

La diseñadora y fotógrafa austriaca Marión Luttenberger se ha puesto en el lente con su increíble trabajo lleno de estética, sabor y frescura. Su obra más reciente y característica en colaboración, es la que realizó para la empresa de comida Goodforks en Canadá.

La artista que muestra cómo flotan los alimentos en 4 fotografías

¡Santos limones! Es la primera idea que nos surge cuando vemos una de las imágenes de la diseñadora y fotógrafa austriaca Marión Luttenberger. Esta talentosa artista se ha puesto en el lente con su increíble trabajo lleno de estética, sabor y frescura. Su obra más reciente y característica en colaboración, es la que realizó para la empresa de comida Goodforks en Canadá, en la que afín a la filosofía organizacional, elaboró una serie de fotografías culinarias que, de manera vanguardista, proyectan una sensación de frescura, orden y calidad en los alimentos.Marion juega con la densidad y ligereza de los objetos; la gravedad es un elemento importante en sus composiciones, pero no sólo eso, la armonía en el orden de los objetos permite plasmar una idea clara y limpia en su construcción fotográfica. Sus imágenes explotan una diversidad de protagonistas orgánicos y sus posibilidades plásticas en estructuras geométricas, que bajo una mirada crítica llevan a una reflexión sobre el material, el color y la dimensión.Las imágenes de Luttenberger son de manera constante una alegoría a ideas o conceptos que dotan de cierta gracia a la composición entera. Berenjenas matrioshka, bananas que levitan o bailan, y uvas globo son sólo algunas de las tantas imágenes que, recreadas de manera inteligente, muestran con claridad lo que la artista y la compañía buscaban expresar. La sutileza de su obra refuerza la impresión que causa al observador, es una hazaña que va en contra de las líneas suaves y redondas que ofrece la naturaleza del alimento; se rompen así estos paradigmas, construyen estructuras simples que requieren algún grado de arquitectura para no sólo verse bien, sino ser estéticamente estables. La sensación de organización es un elemento imprescindible que es posible observar en cada fotografía, para esto fue necesario de un acomodo preciso y un gran manejo del carving.Aunque su trabajo parezca sencillo, requiere un proceso creativo que debe ajustarse a la idea general de toda la composición estética y al objetivo artístico de la misma. El color es el personaje antagonista, las paletas son sencillas y vibrantes, utilizan un mínimo de objetos, sus fotografías no requieren más que el fondo, una idea y un máximo de tres elementos; es esta la receta de su increíble proyecto.

Los alimentos al aire de Marion son una propuesta que nos invita a cavilar sobre las posibilidades del material que tenemos a la mano, a jugar con la mimesis de la vida diaria a través del alimento, imaginarnos un mundo en el que la fruta flote y sea siempre fresca y jugosa. Hay una locura sutil que la artista imprime en cada fotografía y que debe disfrutarse bocado a bocado. Marion tiene un increíble portafolio en el que muestra su destreza en otros campos fotográficos, como el retrato, fotografía a blanco y negro, fotografía de moda, styling, comida, interiores, entre otros más.

Apuntemos que las imágenes culinarias de Goodfork se han vuelto uno de sus trabajos clave, principalmente por el amor, que, según su blog, ella puso en el proyecto y, al final, porque las capacidades del artista trascendieron al mismo objetivo de su obra, y se convirtió en algo más que una campaña a favor de mercados sostenibles, sino en una verdadera obra de arte. No apartemos la vista de lo siguiente: en el diseño y el arte, la comida sabe bien y hace bien, además, se ve bien.Fuente: Cultura Colectiva / vm.

Comentarios