Cultura y Espectáculos

La Mala Rodríguez: “Veo que la mujer cada día tiene más poder”

cargando anuncio

La Mala Rodríguez admite que aprendió a perdonar y que eso le permitió bajar su rabia. El 21 de febrero se presenta en Groove.

La Mala Rodríguez: “Veo que la mujer cada día tiene más poder”

La Mala Rodríguez admite que aprendió a perdonar y que eso le permitió bajar su rabia. El 21 de febrero se presenta en Groove.La Mala Rodríguez suele impactar arriba del escenario con la intensidad, pasión y sensualidad que le brinda a sus picantes letras, esas que suelen atravesar cuestiones espirituales, temáticas sociales o políticas. Pero a la hora del diálogo es muy diferente.

Desde Barcelona, se presta a la charla con Clarín con una gran predisposición y calma que le permiten lanzar conceptos claros sobre su carrera, el rol de la mujer en la sociedad y en la música; y hasta admitir ciertos errores propios.

«Estoy en un momento increíble porque por fin avance bastante en mi próximo álbum y estoy deseando presentar las primeras canciones», cuenta entusiasmada la española, a punto de viajar a Buenos Aires para presentarse el 21 de febrero en Groove, donde interpretará temas de todos sus discos: desde Lujo ibérico (2000) hasta Bruja (2013).La Mala nació en 1979 en Jérez de la Frontera, como María Rodríguez Garrido, de padre gitano y madre dominicana, peluquera de profesión. «Es una mujer con valores, importantísima para mí porque sólo la he visto trabajar, trabajar y trabajar. También es algo anticuada, por eso tuvimos nuestros cruces en la adolescencia, pero nada fuera de lo normal».

De chica sobresalía en atletismo y luego tuvo sus primeros trabajos como profesora de gimnasia y camarera; hasta que llegó la música. «Quería buscar la forma de decir ‘aquí estoy’. Mi manera de existir», recuerda La Mala, hoy establecida como una de las artistas más respetadas en el mundo del hip-hop.

– Sos reconocida por expresarte sin filtros en tus letras. ¿Nunca te impusiste algún tipo de autocensura?

-La única autocensura que me he llegado a poner es cuando tengo muchas canciones tristes. Llega un momento que digo: ‘No quiero más temas tan tristes’. Hay veces que me encuentro con 14 temas muy abajo y no puedo hacer un disco así, que sólo voy a escuchar yo con una botella de whisky. Entonces aprendí a guardarme para mí ciertas cosas. Esa es mi única autocensura. También me parece un poco hedonista eso de ‘yo solo quiero compartir mis canciones y no me importa que las escuchen’. La misión como artista es compartir un poco de todo y enamorar con eso.

– ¿Y alguna vez te recomendaron no expresarte o opinar de cierto tema?

-No. La verdad es que no. He estado bastante desamparada en mi camino, jeje… Me fui pronto de casa y aprendí a los palos.

– ¿Aceptarías algo así?

-He tenido algunas propuestas de trabajar con tal o cual persona, y amablemente respondí que no. No me he tomado a mal ninguno de los consejos que me han dado, pero la verdad es que ahora, no voy a decir me arrepiento, pero sí entiendo que nadie lo ha hecho con mala intención. Realmente hay mucha gente que quiso lo mejor para mí. Pero como soy una artista que siempre tuvo en claro lo que quiere hacer, mucha gente se dio por vencida y dijo: ‘Que haga lo que le dé la gana’, jeje.

– ¿Por qué tenías esa actitud?

-No sé. Creo que tiene que ver con la rabia que tiene cada uno. Hay veces que tenemos mucha y no queremos que nos digan nada. Cuando, en realidad, lo mejor es andar tranquilos y aceptar algún consejo. Pero reconozco que he sentido mucha rabia durante mucho tiempo. Entonces cuando te sientes así, no quieres saber nada y es todo «yo, yo y yo».

Hay veces que tenemos mucha rabia y no queremos que nos digan nada. Cuando en realidad lo mejor es andar tranquilos y aceptar algún consejo.

– ¿Cómo cambiaste eso?

-Yo no voy a psicólogo, pero he tratado de ver cuáles son mis problemas. Y pienso que muchas de las cosas que nos faltan es porque no perdonamos. Creo que es el quid de la cuestión. Entonces cuando una aprende a perdonar se va quedando mucho más tranquila. Por suerte, hace rato que lo estoy logrando.

– ¿Cómo ves el rol de la mujer en la actualidad, un tema por el que siempre has luchado?

-Veo que la mujer cada día tiene más poder. Creo que al adquirir mayor poder adquisitivo puede exigir más y esto está llevando a un cambio potente. Creo que esto tiene que ver con timing, con la sincronía con el momento en que vivimos.

– ¿Notás una proliferación de voces femeninas en el mundo de la música?

-Sí y me encanta. Pero también creo que faltan guitarristas, bateristas, productoras musicales, ingenieras de sonido, técnicas de cámaras… ¡Hay tantas profesiones en que predominan los hombres! Creo que por mucho tiempo hemos estado mareadas con la sensación de competir entre nosotras, y también con la certeza de que nuestra única finalidad es conseguir un marido y formar una familia. No nos hemos dedicado a pensar en otros tipos de sueños… Por suerte, hay muchas cosas que están cambiando.

Clarín / vm.

Comentarios