Cultura y Espectáculos

Cómo es la vida de Victoria Alonso, la argentina que trabaja en Marvel

cargando anuncio

El 4 de mayo se estrenó “Guardianes de la Galaxia Vol. 2”, una de los tanques cinematográficos que tiene a una porteña como productora ejecutiva. ¿Cómo es trabajar para Marvel? ¿Qué cosas extraña de su La Plata natal? “La vida sin dulce de leche no tiene sentido”, confiesa.

Cómo es la vida de Victoria Alonso, la argentina que trabaja en Marvel

El 4 de mayo se estrenó “Guardianes de la Galaxia Vol. 2”, una de los tanques cinematográficos que tiene a una porteña como productora ejecutiva. ¿Cómo es trabajar para Marvel? ¿Qué cosas extraña de su La Plata natal? “La vida sin dulce de leche no tiene sentido”, confiesa.

Una argentina en Marvel. Suena bien, incluso como título de película: una chica energética que se va a Estados Unidos a probar suerte, a buscar un destino, a trabajar y estudiar, y consigue -a fuerza de voluntad y perseverancia- ingresar en el mundo de Hollywood. En aquellas tierras del Norte donde hoy reside, pasó de la actuación a la producción hasta situarse en uno de los lugares más privilegiados de la industria cinematográfica: hoy es es vicepresidenta ejecutiva de producción física en Marvel Studios.

Cuando en 2016 ganó el premio Harold Lloyd de The Advanced Imaging Society, un galardón de los efectos especiales, no fue sólo eso: se convertía, además, en la primera mujer en obtenerlo.

Estuvo en Seattle, más tarde a San Francisco y después a Los Ángeles: “Vine a estudiar psicología y teatro y me terminé casando con un americano”, cuenta en diálogo con Infobae y agrega: “Hace mucho que no voy a la Argentina. Estuve para los 25 años de la graduación, fue una vuelta muy linda”. Con quien tiene mucho diálogo es con el actor Alejo García Pintos, a quien define como su gran amigo de la infancia. Así se va enterando -además de las redes sociales- qué sucede en nuestro país. “El fútbol nunca me llamó, pero veo mucho tenis, juego a cada fin de semana que puedo. También extraño mucho la música; no estoy al tanto de lo que se escucha hoy allá”, comenta porque, lejos de las tierras sudamericanas, su vida continuó como cualquier vida que se vive con ganas.

Se separó y volvió a encontrar el amor. Hoy, a sus 51 años, está casada con la bella actriz Imelda Corcoran. Con ellas vive también su mamá, que toma mate cada vez que puede, y su hija de 6 años, fanática del dulce de leche, al igual que ella. “La vida sin dulce de leche no tiene sentido”, confiesa con una sonrisa, como quien revela un secreto, pero no es sólo eso: “Los sanguchitos de miga también me encantan, y acá hay un lugar que vende facturas al que suelo ir”. La comida argentina, un manjar inolvidable.

vm.

Comentarios