Cultura y Espectáculos

Los protagonistas de los Grammy

cargando anuncio

Chance the Rapper se alzó con los premios al mejor artista novel, mejor álbum rap (‘Coloring Book’) y mejor actuación rap (’No Problem’, junto a Lil Wayne y 2 Chainz) en una gala que contó con varias actuaciones para el recuerdo.

Los protagonistas de los Grammy

Chance the Rapper se alzó con los premios al mejor artista novel, mejor álbum rap (‘Coloring Book’) y mejor actuación rap (’No Problem’, junto a Lil Wayne y 2 Chainz) en una gala que contó con varias actuaciones para el recuerdo.Para abrir boca, Adele puso la piel de gallina al respetable con su célebre tema ’Hello’, al que siguieron actuaciones de The Weeknd junto a Daft Punk (’I Feel It Coming’) y Ed Sheeran, de vuelta con ’Shape of You’ tras un parón de un año en sus redes sociales.

La actuación de Beyonce fue de las más aplaudidas de la noche

Sin duda, el momento más comentado de la velada fue la irrupción de Beyoncé como diosa dorada de la fertilidad, emocionando al personal con los temas ’Love Drought’ y ’Sandcastles’, para ceder el testigo poco después a una espectacular Katy Perry, que presentó su nuevo sencillo ’Chained to the Rhythm’.

Y tras Maren Morris y Alicia Keys (’Once’), un torbellino irrumpió en la ceremonia de la mano de Metallica y Lady Gaga con ’Moth into Flame’, una incendiaria cima -afeada por los problemas en el micrófono de James Hetfield- a la que siguieron A Tribe Called Guest y Anderson .Paak (’Movin Backwards’) y Chance the Rapper (’How Great’), entre otros.

La emoción no se detuvo ahí y, de hecho, fue a más con el tributo de la Academia de la Grabación al fallecido George Michael, compuesto por una conmovedora actuación de Adele, que no dudó en detener su versión de ’Fast Love’ y comenzar de nuevo al equivocarse.

Convenció también el homenaje de Demi Lovato a los Bee Gees por el 40 aniversario de ’Saturday Night Fever’, así como el estilizado recuerdo al finado Prince firmado por The Time y un Bruno Mars que recordó con su carisma y sensualidad al ídolo de Minesota.

Bruno Mars se convirtió en Prince durante unos minutos en los Grammy 2017

En el terreno de premios latinos, el dúo mexicano Jesse & Joy ganó el primer Grammy de su carrera, al mejor álbum de pop latino, por su disco ’Un besito más’. “Esto significa mucho para nosotros. El beso al que se refiere el título del disco es para nuestro padre, que murió. Estamos orgullosos de ser méxicoamericanos. Esto es para todos los hispanos de este país y para todas las minorías. Estamos con vosotros”, manifestó Joy, la menor de los dos hermanos que forman el grupo.

La Academia esperaba proclamas políticas durante la gala, y no faltaron, a pesar del humor que insufló James Corden como presentador, que triunfó con su karaoke reuniendo a Neil Diamond y Blue Ivy, la hija de Beyoncé, cantando ’Sweet Caroline’.

No faltaron las críticas al presidente Donald Trump

Entre las críticas a Donald Trump, especialmente poderosa fue la valiente escenografía de A Tribe Called Quest y Busta Rhymes, que tiraron abajo un muro, hablaron sobre el poder de las minorías y enviaron un mensaje de diversidad al mandatario, a quien denominaron “presidente naranja”.

Katy Perry actuó ataviada con un brazalete que decía “Resiste”, mientras de fondo aparecían las palabras “We The People” junto a otras referencias a la constitución de Estados Unidos. E incluso Jennifer López aseguró que vivimos un momento donde las voces de los artistas “son más necesarias que nunca”. “No hay tiempo para la desesperanza, no hay lugar para la autocompasión, no hay necesidad para el silencio ni espacio para el miedo”, añadió. (EFE)

vb

Comentarios