Cultura y Espectáculos

Las “mesazas” de Paulina Cocina, la Mirtha Legrand de los youtubers

Paulina lleva más de una década en el mundo digital, cuando dejó sus estudios de sociología en Barcelona para empezar a darle forma a su nueva vida.

Las “mesazas” de Paulina Cocina, la Mirtha Legrand de los youtubers

Paulina lleva más de una década en el mundo digital, cuando dejó sus estudios de sociología en Barcelona para empezar a darle forma a su nueva vida.«En un momento precisé salir un poco de todo esto, de la universidad, cansada de la rosca que se movía ahí dentro. Ya venía jugando un poco con el editor de video instalado en la computadora. Así que un día me levanté y dije: voy a hacer un blog de cocina», comentó sobre sus inicios Paulina Roca, o simplemente Paulina Cocina, la misma que en la búsqueda de darle una vuelta más a sus publicaciones comenzó a realizar sus «mesotas» con distintas personalidades del mundo digital.

«Lo de las «mesotas» es una idea que yo tengo hace unos años, donde busco algo para compartir entre gente del mundo digital, ya que nuestras conversaciones son siempre muy ricas y nunca se ven. No creía poder hacerlo, hasta que en un momento dije ‘lo produzco yo'», comentó la Youtuber, cuya próxima cumbre de personalidades del mundo digital tendrá lugar el sábado 6 de julio próximo.»La mesa es una mesa de gente que hace contenidos o que trabaja en el mundo digital, ésa es una primera selección. Después, tiene como una composición interna, me gusta que haya alguien que hace mucho tiempo que lo hace, alguien que esté surgiendo más en este momento», agregó al respecto.

«También priorizo que haya alguien de nicho, o de cocina, que trate un tema específico, porque es muy diferente el que hace interés general al que habla sobre un tema puntual. Me gusta mezclar gente que trabaja en distintas plataformas», profundizó sobre sus especiales.

«No es que no hay competencia entre nosotros, pero es muy diferente lo que se da en otros medios, porque el digital tiene algo muy simple, que vos podés seguir a dos personas a la vez. Como no hay un día y una hora para ver algo, entonces la competencia es muy diferente. Y, a su vez, al ser una profesión tan nueva y que recién está surgiendo, hay mucha camaradería, de hablarnos, consultarnos, contarnos cosas», explicó al ser consultada sobre si había competencia con sus colegas.

»De repente no podés hablar con nadie más, es algo muy nuevo, no existe el abuelito Youtuber a quien consultarle, o la persona híper experimentada que hace 20 años que lo hace. Entonces, se da un clima de mucha camaradería que a mí me gusta muchísimo, es un poco lo que quiero transmitir con la mesa», destacó sobre el espíritu que prima en sus «mesotas».

«Admiro a un montón de gente, y a cada uno por diferentes cosas. Más allá de una persona en particular, yo estoy muy fascinada en lo personal, es como un regalo este momento, una locura. Para mí es una poesía, una ironía hermosa, eso es lo que a mí me vuelve loca de esto», subrayó sobre este momento de explosión que está viviendo, con más de un millón de suscriptores a su canal de YouTube.

«A mí me preguntan muchas veces ¿te gustaría tener un programa de cocina?, y yo siempre contesto lo mismo, que yo ya tengo un programa de cocina. Y con esto es lo mismo, yo estoy conduciendo, no es que me gustaría conducir, ya lo estoy haciendo. ¿Si me gustaría cambiar mi programación de cocina por esto?, no sé, pero quizás sí sería divertido ampliar el espectro», expresó sobre la posibilidad de trasladar esas dotes para la conducción a la pantalla chica.

«Me cuesta mucho cortar, y aparte me gusta muchísimo lo que hago, entonces me cuesta más todavía, porque corto y digo ¿ahora qué hago? Generalmente intento no trabajar los fines de semana, en el último año lo vengo logrando, y lo que hago es estar con mis hijos, salir con amigas y mirar películas de niños y documentales», detalló sobre cómo reparte sus tiempos.

»Me tengo que obligar a no mirar Youtubers, porque yo miro mucho Youtube, mi consumo en general es Youtube. Sino es como que la cabeza me empieza a trabajar, empiezo a pensar en cómo lo hacen, a sacar ideas, y ahí empieza la rueda a girar de nuevo y no paro nunca», se sinceró.

«Mi marido es un compañerazo, es la única persona que siempre me apoyó, desde el inicio. Entre que yo empecé Paulina Cocina y se convirtió en un proyecto con un camino y me dio algo para poder vivir, hubo mucho banque de mi marido detrás, porque durante un montón de tiempo Paulina Cocina me daba otras cosas, pero económicamente no me aportaba nada», reconoció el apoyo de su compañero de toda la vida.

«Amén de eso, siempre me apoyó mucho y ahora trabaja conmigo. No aparece porque él no me deja enfocarlo, no me dejó nunca, cuando a mis videos no los veía nadie él tampoco quería. No le gusta y yo se lo respeto, pero él trabaja conmigo y está detrás de Paulina Cocina todo el tiempo», destacó.

«No extraño nada de cuando era socióloga, para nada, y no me gustaría volver a eso. Soy muy feliz desde que hago Paulina Cocina, pero muy feliz de verdad. La paso muy bien haciendo lo que hago, y eso es un regalo de la vida enorme, porque no es que encontré esto a los 15 años», sentenció sobre cómo le cambió la vida a partir de encontrar su verdadera vocación.

Ver esta publicación en Instagram

Ahí viene el que te gusta, actuá normal. ⁣

Una publicación compartida de Paulina Cocina - Recetas y eso (@paulinacocina) el

»El tema de la fama repentina es algo que yo estoy experimentando recién ahora. La anécdota del supermercado chino es verdad, bajé en pantuflas, pijama y sobretodo, me faltaba leche para el desayuno, estaba haciendo el desayuno y dije ‘ay, no me visto’. La primera persona que me saludó en la calle por Paulina Cocina fue en esa situación», rememoró entre risas.

«Pero bueno, eso antes pasaba una vez cada tanto, después tres veces por semana que te reconocía alguien. Ahora salgo a la calle y no es algo constante, pero sí de repente cinco o seis personas por día me saludan y, depende a dónde vaya, es más o menos intenso. Todavía me resulta un poco raro», se sinceró sobre cómo fue creciendo su popularidad.

«Las recetas cantadas son una ridiculez, como el 80 por ciento de lo que hago (risas). Yo canto todo el día, soy de esas personas que cantan por la calle, y me mandé con esa. No sabía si ponerla o no, pensé que me estaba yendo al cara…, pero funcionó re bien, le encantó a la gente, y a mí me encantó cantar las canciones», reflexionó sobre el éxito de sus «recetas cantadas», un verdadero hit entre sus publicaciones.

«Soy bastante así. Hay dos cosas, no creo que haya construido un personaje, no tengo un personaje de Paulina Cocina, pero fui mejorando la forma de cómo llevar mi programa. Hay algo que está claro, si vas a hacer un programa y lo orientas hacia el humor no te vas a mostrar pute…, pero creo que lo fui mejorando», se explayó.

«Soy así de ridícula, intento contar una historia que va por determinados lugares que a veces los conozco y me meto directamente ahí, muestro solo esa parte mía, pero eso que muestro es así», concluyó.


Teleshow

Más noticias
Conversación
Policiales