General

Agua de azahar para el cuidado de la piel

cargando anuncio

El agua de azahar es un producto de origen natural que ayuda al cuidado de la piel. Debido a sus propiedades, se recomienda para hidratar, tonificar y proteger.

Compartir
Compartir articulo
Agua de azahar para el cuidado de la piel

El agua de azahar es un producto de origen natural que se ha popularizado como complemento para el cuidado de la piel. Se obtiene de la destilación al vapor de pétalos de flor de azahar de naranjo amargo (Citrus aurantium), caracterizada por tener un aroma agradable y ligero.

Se puede encontrar en farmacias y tiendas cosméticas como un complemento para el cuidado facial. 

Si bien no es un producto mágico, es una buena opción para mantener el cutis suave, hidratado y libre de impurezas. Veamos en detalle sus propiedades.

Hidrata y refresca

Por su composición, el agua de azahar es un producto idóneo para hidratar y refrescar el cutis. De hecho, es apta para todos los tipos de pieles, incluyendo aquellas que son sensibles y delicadas. Se recomienda para humectar en caso de sequedad, descamación o aspecto opaco.

También puede ser una buena opción en caso de eccema y alergias; sin embargo, en estos casos hay que tener en cuenta que no es un tratamiento de primera línea y solo sirve para calmar de manera temporal las molestias. Cualquier afección cutánea debe ser tratada por el dermatólogo.

Limpia y regula el exceso de grasa

No solo es buena para pieles secas, sino también para aquellas con exceso de producción de grasa. Se le atribuyen propiedades astringentes y, por tanto, su aplicación ayuda a retirar el exceso de sebo que segregan las glándulas sebáceas en personas con este problema.

De paso, limpia y disminuye la presencia de gérmenes en la superficie cutánea, lo cual reduce el riesgo de problemas como el acné. También matifica y reduce ese aspecto brillante que hace lucir la piel sucia.

Ayuda a proteger la piel

Por su contenido de compuestos fenólicos, unas sustancias con efectos antioxidantes, el agua de azahar contribuye a proteger la piel contra los efectos de los rayos UV del sol y los radicales libres del ambiente. Gracias a esto, su uso regular complementa los hábitos para reducir el riesgo de envejecimiento prematuro.

¿Cómo usarla?

La mejor manera de emplearla es humedeciendo un disco de algodón; luego se frota con suaves toques por todo el rostro, el cuello y el escote.

También se puede introducir en una botella con atomizador para rociarla sobre el rostro antes del maquillaje. Así, tras secarse, contribuye a que los cosméticos se fijen con más facilidad.

Otros momentos para utilizarla incluyen: después del afeitado, en días calurosos, cuando hay exceso de brillo, ante irritaciones o rojeces.

El agua de azahar puede contribuir a mantener la piel sana debido a sus propiedades. No obstante, si existe algún problema cutáneo, mejor consulta al profesional en dermatología antes de probar este producto.

Comentarios