General

Cómo cultivar cebollas en la cocina

cargando anuncio

Cuando nos planteamos cómo cultivar cebollas en casa nos viene a la cabeza el hacerlo en nuestro huerto urbano de terraza, balcón o jardín, pero rara vez pensamos en la cocina.

Cómo cultivar cebollas en la cocina

Sin necesidad de comprar semillas y aprovechando las cebollas que tienes en la cocina o los desechos de la comida de hoy, ¡podrás conseguir un cultivo de cebollas totalmente casero! Es más fácil de lo que te imaginas y lo que necesitas es muy fácil de conseguir.

La cebolla es un bulbo fácil de cultivar siempre y cuando se elijan las variedades correctamente. Su sabor, tamaño y color dan una infinita gama de usos. Las cebollas son sensibles a la luz, por lo que debemos elegir variedades para nuestra zona. México, durante el verano tiene aproximadamente 13 horas de luz. Las variedades que se utilizan son de día corto, tienen un sabor dulce, jugosas y se almacenan por unas cuantas semanas a temperatura ambiente o en el refrigerador. También pueden sembrarse variedades de día intermedio, su sabor es más picante y se almacenan por mayor tiempo. Para ambas opciones, existen cebollas de color blanco y morado.

En todos los casos es un cultivo muy fácil e interesante porque es una de las hortalizas importantes en la cocina mediterránea y por ello, en esta ocasión explicaremos cómo cultivar cebollas en la cocina, con lo que además obtendremos nuevas forma de consumir esta interesante hortaliza de bulbo.

Lo primero es saber que no necesitaremos elementos complicados para su cultivo sino todo lo contrario y lo segundo que no pasará desapercibido para nuestras visitas ya que seguro llamará su atención. Por supuesto, este será un cultivo que nos permitirá realizarlo de forma participativa con los más pequeños de la casa… desde su plantación a su recolección y de esta forma seguro que la consumirán con más agrado.

Adelantábamos que con este método vamos a conseguir consumir la cebolla de forma diferente y bajo un nuevo concepto: recolectaremos sólo sus hojas. Una nueva forma de degustar el sabor de la cebolla sin consumir sus bulbos. Por lo tanto, ya sabemos que el objetivo no es cultivarla de forma tradicional para obtener sus bulbos, sino todo lo contrario. Por otra parte, nos permitirá recuperar aquellas viejas cebollas que han empezado a brotar en el verdulero y ya no son las adecuadas para su consumo tradicional.

Eso sí, independientemente de la época en la que nos encontremos intentaremos en la medida de lo posible ubicar las cebollas plantadas en lugares cercanos a una buena fuente de luz. Con ello conseguiremos hojas más tersas y con mayor sabor.

¿CÓMO PLANTAR LAS CEBOLLAS BROTADAS?

El método es muy simple y sencillo. Consiste en coger una cebolla que está comenzando a brotar y eliminaremos con cuidado la cobertura de la parte superior para mejorar la emisión de las nuevas hojas. Si la cebolla aún no ha comenzado su brotación también eliminaremos esta zona pero con cuidado de no dañar el centro de la misma, zona por donde se desarrollan sus hojas.

Una vez preparadas llenaremos con agua un pequeño bote de cristal o botella de plástico previamente recortada. Seguidamente colocaremos la cebolla apoyada sobre la apertura del frasco de modo que el agua toque ligeramente la base de la cebolla. Este agua se irá consumiendo e incluso evaporando por lo la iremos reponiendo según veamos que baja el nivel y cambiándola periódicamente cada cuatro o cinco días para evitar de se deteriore.

Una vez ‘plantadas’ las cebollas las podemos poner en un estante, encima de la nevera o simplemente sobre el banco de la cocina. Los más pequeños de la casa disfrutarán viendo cómo crecen sus hojas día a día.

En cuanto a cuántas cebollas necesitaremos en cultivo, es aconsejable mantener en cultivo tres o cuatro plantas en constante rotación y que se pueden reponer conforme se van agotando cada una de ellas. El cultivo de cebollas brotadas no necesita prácticamente mantenimiento, simplemente reponer o cambiar el agua del recipiente ya que estas cebollas brotan gracias a las reservas de su bulbo. Una vez finaliza su cultivo, se tira el bulbo agotado a la basura y se pone otro nuevo en su lugar.

¿CÓMO RECOLECTAR EL CULTIVO DE CEBOLLAS EN LA COCINA?

Al desarrollar sus nuevas hojas muy tiernas se pueden ir recolectando de forma periódica, exactamente cada vez que las necesitemos utilizar.

La recolección se realiza con una tijeras cortando los extremos de las hojas y trocearlas muy finas para su uso en la elaboración de diferentes platos. Su sabor suave con gusto a cebolla nos permite utilizarlas sin recurrir a los tradicionales bulbos.

Estas hojas troceadas se cocinan de igual forma que su bulbo pero en menor tiempo y cantidad. Son ideales para dar un toque de cebolla a la tradicional tortilla de patata con cebolla, a la pizza que deseemos aportar este ingrediente e incluso a ensaladas en las que además cambia el aspecto de la misma. Su forma de troceado irá en el gusto particular de cada uno y como desee que intervenga en el plato elaborado ya que todos conocen e identifican la cebolla en una ensalada… pero ¡nunca de color verde!.

Comentarios