General

Cómo quitar las manchas más difíciles de la ropa de una forma sencilla

cargando anuncio

Desde una cena en un restaurante, hasta esa salsa que se cayó durante el almuerzo en el trabajo. Cómo sacar esas manchas de la ropa que parecen imposibles.

Compartir
Compartir articulo
Cómo quitar las manchas más difíciles de la ropa de una forma sencilla

Las manchas de la ropa son cosas que no podemos evitar, ya sea durante una comida en familia, o la transpiración después de un día muy caluroso.

Sin embargo, hay algunos trucos muy sencillos y eficaces que pueden aplicarse contra cada una de ellas, según sea el caso.

Pero hay un elemento que es muy importante, independientemente de cuál sea la mancha a quitar de la ropa: hay que actuar con rapidez.

Unas que son muy comunes son las manchas de grasa, y en este caso conviene acudir de inmediato a polvos de talco, dejar secar en la zona, y luego limpiar la ropa con agua y detergente. Para las salsas, el truco es mezclar agua fría con detergente para platos, y dejar la prenda en remojo.

¿Te gusta mucho el café? Es probable que arranques el día con uno, así como también es probable que si estás apurado vuelques un poco a la ropa.

Ve a la cocina y haz una mezcla con vinagre y agua y aplícala sobre el área, para después enjuagar con normalidad. Si estás en tu casa, también puede usar yema de huevo.

Otras de las manchas de la ropa que suelen traer dolores de cabeza son las de sudor: una posible solución, es preparar una mezcla de bicarbonato de sodio y limón.

¿Y qué sucede con las manchas por el esmalte de las uñas? Un clásico, aunque muchos caen en el mismo error al utilizar el quita esmaltes. Eso solo provocará que la mancha se expanda. Debemos utilizar aceite de oliva (sólo en la zona afectada).

Llegó el momento del postre, pero hemos sufrido con el chocolate: una posible solución es rascar con un cuchillo o usar agua oxigenada, aunque debes tener cuidado si la ropa es delicada.

Para el final, y si te gusta el vino, también hay un método sencillo contra ellas: agua con gas, bicarbonato de sodio, vinagre blanco, leche o el agua hirviendo.

Comentarios