General

Consejos para el cultivo del Aloe Vera

cargando anuncio

La planta de Aloe Vera es muy conocida en todo el mundo por sus propiedades medicinales. Desde hace miles de años forma parte de los jardines y macetas de las viviendas familiares.

Consejos para el cultivo del Aloe Vera

Con algunos cuidados básicos, el Aloe Vera podrá crecer espléndida para disfrutar de sus propiedades ornamentales y medicinales.

Consejos para el cuidado del Aloe Vera

Luz

El Aloe es una planta que gusta del calor, la sombra o media sombra. Puede cultivarse tanto en exterior como en interior (aunque no es lo ideal) sólo será necesario que reciba al menos 3 horas de sol diarias, preferentemente por la mañana para no sufrir quemaduras.

En la media sombra al exterior, sus hojas se desarrollarán anchas, fuertes, de un verde brillante y por supuesto, con mejores propiedades medicinales.

En interior, hay que tener cuidado de no dejarla detrás de un vidrio que pueda potenciar los rayos y quemar sus hojas. Habrá que girar la planta cada 6 meses aproximadamente para que crezca pareja.

Riego

Las hojas y raíces gruesas del Aloe vera tienen la capacidad de almacenar agua. Ante un exceso de humedad, la planta tiene tendencia a sufrir ataque de hongos y pudriciones.

Para que esto no suceda, lo ideal es dejar que la tierra se seque casi por completo antes de volver a regar. Además, hay que asegurar que no quede agua encharcada si se la cultiva en maceta. El drenaje es clave.

En verano se la riega una vez por semana, pero en invierno, los riegos se disminuyen hasta una vez al mes ya que la planta entra en reposo.

Suelo

La tierra a utilizar es clave ya que se relaciona con el riego, sobre todo si se cultiva en maceta. Hay que tener en cuenta que la mezcla o sustrato permita un buen drenaje y aireación, para evitar pudriciones. Las raíces también respiran.

Hay mezclas especiales para cactus y suculentas que se consiguen en los centros de jardinería y viveros. Pero sino, puede mezclar tierra de jardín con algo de perlita y compost.

Temperatura

Toleran hasta un mínimo de 5°C (41°F) sin problemas, aunque prefieren las temperaturas cálidas y templadas.

Algunas variedades pueden llegar a resistir los -2°C (bajo cero) pero pueden verse afectadas por las heladas. Por ello es conveniente en zonas muy frías, preservarlas bajo invernadero durante los meses de invierno.

Alimentación / Fertilización

El aloe no es exigente ni necesita fertilización. Como la mayoría de las suculentas, la fertilización no es realmente necesaria.

Con agregar una capa de 1 a 2 cm de humus de lombriz con una capa de compost cada 6 meses será más que suficiente.

En la primavera, a los Aloes cultivados en maceta, se les puede reforzar con harina de pescado. Si se desea que entren en floración de manera más abundante, puede agregarse algo de fósforo o potasio adicional con tés de banana.

Poda y cosecha

Solo hace falta recortan los tallos florecidos cuando se secan para que el aloe no pierda fuerza y por razones estéticas, y hojas dañadas o secas de la base.

Para cosecharla correctamente, se cortan las hojas desde la base y cuidando de mantener la forma de la planta.

Para el corte hay que utilizar un cuchillo limpio y afilado y en lo posible desinfectado para evitar contagio de enfermedades entre plantas.

Comentarios