General

La “ventilación cruzada”: por qué es clave para evitar contagios en espacios cerrados

cargando anuncio

La ventilación cruzada permite que el aire circule y elimine los aerosoles del virus. Este tipo de ventilación es la que se recomienda para evitar contagios de Covid-19 en el marco de la “segunda ola que ya comenzó”, en el país, de acuerdo con autoridades sanitarias.

La “ventilación cruzada”: por qué es clave para evitar contagios en espacios cerrados

Este martes por la mañana, la ministra de Salud Carla Vizzotti dijo que la segunda ola ya comenzó en Argentina, que regirán nuevas restricciones y remarcó que una de las claves de las medidas de cuidado en el marco de la segunda ola de coronavirus es la ventilación de los ambientes. “Tiene que ser cruzada y constante; no es suficiente abrir la ventana un ratito. Tiene que haber corriente de aire, nos tiene que molestar, aunque haga frío y se vuelen los papeles”, declaró la ministra.

En enero, Natalia Rubinstein, docente de la UBA e investigadora del Conicet, se propuso medir el dióxido de carbono (CO2) en lugares clave de la localidad bonaerense de Pehuajó, para mejorar la ventilación.

Cuando fue consultada sobre la información recolectada, recordó que el SARS-CoV-2 se acumula en aerosoles y que “a mayor cantidad de aerosoles acumulados, mayor probabilidad de respirarlos y contagiarnos, aun usando barbijo y manteniendo distancia social”. “La ventilación más eficiente es aquella que se produce al abrir una ventana/puerta de forma cruzada, distribuida y constante”, explicó la investigadora.

Por esta vía, las personas pueden ser infectadas de una forma muy eficiente y las cargas virales directamente conducidas a la zona baja de los pulmones o aparato respiratorio debido a su pequeñísimo tamaño.

La página web del Ministerio de Salud nacional señala, que “para reducir el riesgo de transmisión por aerosoles, se recomienda sumar la ventilación a las medidas de prevención ya conocidas, como el distanciamiento social, uso de barbijo e higiene de manos”.

Los tipos de ventilación

La Universidad de Harvard recomienda 5-6 renovaciones de aire por hora para espacios de 100 m2. Esto equivale a unos 14 litros por persona y segundo. Teniendo en cuenta esto, se puede hablar de dos tipos de ventilación: natural y mecánica.

La ventilación natural es aquella que se consigue por medios no mecánicos, lo que equivale a abrir y cerrar puertas y ventanas. Si bien esto es eficaz, depende mucho de las condiciones del clima. 

Ventilación cruzada

La mayor eficacia se consigue con una ventilación natural cruzada, esto se logra abriendo dos puertas o ventanas ubicadas en paredes opuestas.

Para que se produzca la ventilación cruzada no basta con abrir una sola ventana o puerta, sino por lo menos dos, que deben estar opuestas, lo que permitirá que el aire circule desde la zona con alta presión a las de baja. Eso generará una corriente de aire interior, que permite la ventilación y renovación del aire que se respira.

La clave es favorecer la circulación de aire exterior mediante la apertura de puertas o ventanas en lados opuestos.

La ventilación cruzada busca generar corrientes de aire natural dentro de espacios cerrados, que permitan no sólo ventilar, sino también renovar el aire.

Con respecto a la ventilación mecánica, controla las entradas y las salidas de aire, controlando el caudal introducido, pero no es algo que pueda hacerse en los hogares teniendo en cuenta su elevado costo.

Cabe recordar que no se recomienda el uso de ventiladores, porque estos no renuevan el aire interior con aporte de aire fresco, sino que contribuyen a remover y dispersar los aerosoles susceptibles de contener el virus dentro de la propia sala.

Comentarios