Los alimentos ultraprocesados aumentan el riesgo de cáncer

Categorías: General.

Visibilidad: Noticias Destacadas – Segundo Bloque.

La comida ultraprocesada podría tener una relación directa con el cáncer, según reveló un estudio realizado en la universidad de La Sorbona, en París, y que ha sido publicado en el British Medical Journal.

Estos productos no están diseñados para satisfacer las necesidades nutricionales de las personas sino para que se conserven por mucho tiempo, además, generan deseos incontrolados de consumo que llegan a dominar los mecanismos innatos de control del apetito.

“Por eso, resultan doblemente perjudiciales: son casi adictivos y eso lleva aumentar el sobrepeso y la obesidad, al tiempo que sustituyen los alimentos frescos, que son la base de una dieta natural rica en nutrientes”, señaló Enrique Jacoby, asesor sobre Nutrición y Actividad Física de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los alimentos ultraprocesados de manera industrial contienen ingredientes y aditivos ajenos a las cocinas domésticas y altos niveles de grasa saturada, sal y azúcar, y muy baja cantidad de fibra. En este grupo se encuentran los productos precocinados, tartas industriales, nuggets de pollo, gaseosas, barritas de chocolate o pan lacteado, entre otros.

Los investigadores que llevaron adelante el estudio de París detectaron que un aumento de un 10% en la cantidad de alimentos ultraprocesados ingeridos está relacionado con un riesgo más elevado de varios tipos de cáncer. El más detectado es el de mama y los menos significativos, el colorrectal y el de próstata.

En algunos países desarrollados, este tipo de alimentos supone el 50% del consumo de la dieta de una persona, añade la investigación.

El estudio, realizado con 105.000 personas (21,7% hombres y 78,3% mujeres, con una media de edad de 43 años) a las que se siguió durante cinco años, apunta que cuanto más se consume estos productos, más riesgos hay de sufrir cáncer.

Los alimentos fueron agrupados de acuerdo al nivel en que estaban procesados y se pidió a los adultos que indicasen si en algún momento habían sido diagnosticados de cáncer. Para evaluar los resultados, también se tuvieron en cuenta otros factores de riesgo como la edad, el género, si tomaban alcohol, si eran fumadores y si había antecedentes familiares de cáncer.

El estudio -sólo de observación y sin conclusiones definitivas- señala que los resultados sugieren que el incremento del consumo de estos alimentos “puede conducir a un aumento del cáncer en las próximas décadas”, aunque “debe ser confirmado por otros estudios a gran escala”.

TN / vm.

Comentar