General

De muertes, energía y desperdicios, reflexiones sobre el Día Mundial del Agua

cargando anuncio

Hoy se celebra el Día Mundial del Agua con el objetivo de fomentar la gestión sostenible del preciado recurso. Más de 663 millones de habitantes del mundo no tienen acceso al agua potable, lo que deriva en la muerte de 3,5 millones de personas. Las cifras trágicas en Argentina.

De muertes, energía y desperdicios, reflexiones sobre el Día Mundial del Agua

La resolución A/RES/47/193 se decretó el 22 de diciembre de 1993 en conformidad con las recomendaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó cada 22 de marzo como fecha homenaje al elemento vital. El Día Mundial del Agua surge con el propósito de concientizar sobre el uso responsable de un recurso escaso. Las estadísticas son crueles y grafican con números de tragedia la naturaleza del caso.

Diego Pasjalidis, director de las Carreras Ingeniería Industrial y Licenciatura en Gestión Ambiental de la Fundación UADE, reflexionó sobre la trastienda de esta problemática en un informe que bautizó “lo que no te cuentan sobre el agua”. Detrás de cada gota, se desperdician de modo diario entre 120 y 150 litros de agua por persona, según reportes de consumo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La ecuación se magnifica: por año se derrochan 50 mil litros del recurso preciado; lo que representa a nivel país y únicamente en hogares un despilfarro anual de 2.100 millones de metros cúbico.Pero la problemática del agua no impacta solo al agua: para extraerla, tratarla y distribuirla se precisa energía. El profesional aborda la teoría de la “energía invisible”, aquella que desarrolla cada uso irresponsable del elemento líquido.

Recuperó el informe “relevamiento de asentamientos informales 2016” difundido por la organización Techo de Argentina para transformar en recursos energéticos las gotas derrochadas.

“Con la energía que se lleva el agua desperdiciada en nuestras casas podemos abastecer con electricidad a unos 400.000 hogares por año, lo que equivale a satisfacer las necesidades energéticas del 100% de las familias que viven en asentamientos en la provincia de Buenos Aires”, explicó Pasjalidis.

En relación al panorama nacional, cerca de siete millones de argentinos -el equivalente al 17% de la población- no tiene acceso a agua potable según cifras del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación. La cifra asciende a un 21% de acuerdo al criterio de organizaciones no gubernamentales. La estadística se encrudece en zonas de pobreza extrema, donde la restricción puede alcanzar al 100% de sus habitantes. Un reporte elevado por la Fundación Vida Silvestre, que lanzó en honor a la efeméride mundial un corto bautizado “102 Millones” que brega por la promoción de conciencia sobre la problemática del recurso más preciado del mundo.Los siete millones de argentinos sin acceso al agua potable se suman a las 663 millones de personas que carecen del recurso vital próximo a sus hogares. Este trágico fenómeno inspiró el lema escogido para la edición 2017 del Día Mundial del Agua: “Aguas residuales, ¿por qué desperdiciar agua?”, un concepto que promueve la reducción de las aguas residuales mientras se fomenta su reutilización.

A efectos de esta desidia humana, las consecuentes cifras trágicas. Por día 4.500 niños mueren por falta de acceso al agua limpia de acuerdo a estudios del Consejo Mundial del Agua -World Water Council, WWC-.

El agua o sus enfermedades relacionadas al nulo acceso al agua potable causan más muertes que el virus del Sida y los siniestros automovilísticos: provocan el deceso de 3,5 millones de personas al año en todo el mundo. La organización WWC denuncia que 319 millones de subsaharianos (32%), 554 millones de asiáticos (12,5%) y 50 millones de latinoamericanos (8%) no tienen acceso a agua potable. La entidad mundial que propone crear conciencia sobre la visceral problemática del agua acuñó una frase abismal: “Sin agua no hay vida, alimentos ni desarrollo. Sin agua ni los países ni las sociedades pueden desarrollarse económica, cultural, social o políticamente”.Infobae / vm.

Comentarios