Internacionales

Identificaron al hombre que habría traicionado a Ana Frank y su familia

cargando anuncio

Una investigación de un ex agente del FBI, determinó que el notario judío Arnold van den Bergh habría entregado a los nazis la información sobre el escondite de la familia Frank en Holanda.

Identificaron al hombre que habría traicionado a Ana Frank y su familia

Uno de los grandes misterios de la Segunda Guerra Mundial podría haber sido resuelto luego de que una investigación identificara a un notario judío como principal sospechoso de haber traicionado a Ana Frank, la niña alemana de origen judío, autora de su célebre diario.

Esta investigación fue realizada por Vincent Pankoke, un ex agente del FBI en torno a este misterio con casi ocho décadas sin resolver sobre quién traicionó a Ana Frank y su familia, y permitió que los nazis encontraran su escondite, según se reveló un libro recientemente lanzado.

Arnold van den Bergh podría haber revelado la guarida de Ana Frank en Ámsterdam para salvar a su propia familia, de acuerdo a una investigación que duró seis años y que fue plasmada en la obra “The Betrayal of Anne Frank” (“La traición de Ana Frank”) de la autora canadiense Rosemary Sullivan.

Las acusaciones contra Van den Bergh, que murió de cáncer en 1950, se basan en evidencias, incluyendo una carta anónima enviada al padre de Ana, Otto Frank, después de la Segunda Guerra Mundial, según extractos publicados por los medios holandeses.

“En ese momento, su escondite en Ámsterdam fue desvelado al Jüdische Auswanderung (‘Emigración Judía’, JA, que organizaba las deportaciones a Alemania y Polonia) por A. van den Bergh… El JA tenía una lista completa de direcciones que él había proporcionado”, decía la nota de 1945.

La adolescente de 15 años, cuyo calvario se volvió célebre tras la publicación de su diario escrito entre 1942 y 1944, cuando ella y su familia se encontraban clandestinos en un departamento de Ámsterdam, fue arrestada en 1944 y murió al año siguiente en el campo de concentración de Bergen-Belsen.

Las teorías sobre cómo llegaron los nazis al escondite que ocupó la familia Frank durante dos años, hasta que fueron descubiertos el 4 de agosto de 1944, abundan, pero el nombre de Van den Bergh no había recibido mucha atención.

Esta nueva investigación fue realizada usando técnicas modernas, incluyendo la inteligencia artificial para analizar enormes cantidades de datos, y contó con la participación de una veintena de expertos forenses, entre ellos criminólogos, psicólogos, analistas de datos, científicos forenses y Pankoke.

De esta manera, se redujo la lista de sospechosos a cuatro personas, incluido Van den Bergh, que fue un miembro fundador del Consejo Judío, una organización que los nazis impusieron a los judíos para organizar las deportaciones.

Los investigadores descubrieron que Van den Bergh consiguió evitar la deportación, pero que esta orden fue revocada en una fecha cercana a la traición que permitió a los nazis hallar a los Frank.

Según la investigación, el notario habría accedido a una lista de escondites elaborada por el Consejo Judío y se la guardó como “un seguro de vida”. También estaba el Anexo Secreto, una extensión de un almacén que se situaba en el número 263 de Prinsengracht de Ámsterdam.

Además, se desempeñó como notario en la venta forzosa de la colección de arte de Jacques Goudstikker a nazis como el líder militar alemán Hermann Göring.

Durante la guerra, su familia recibió un indulto temporal para evitar su deportación a los campos de concentración, un estatus especial del que fueron despojados más tarde.

Comentarios