Internacionales

Trump acusó a Irán de financiar al terrorismo

cargando anuncio

El presidente de EEUU inició su visita a Israel y reiteró el compromiso estadounidense para avanzar hacia la paz entre israelíes y palestinos.

Trump acusó a Irán de financiar al terrorismo

El presidente de EEUU inició su visita a Israel y reiteró el compromiso estadounidense para avanzar hacia la paz entre israelíes y palestinos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inició este lunes su visita a Israel con un acto oficial en Jerusalén junto a su homólogo israelí, Reuven Rivlin, donde resaltó la relación estratégica entre Tel Aviv y Washington y reiteró el compromiso estadounidense para avanzar hacia la paz entre israelíes y palestinos.

Además, y en consonancia con la postura fijada en Riad, primer destino de su primera gira oficial en el extranjero, el mandatario apuntó contra la República Islámica de Irán a la que acusó de apoyar y financiar al terrorismo.

“He venido a esta tierra antigua para reafirmar la duradera amistad entre Estados Unidos y el estado de Israel. No solo somos antiguos amigos, somos grandes aliados y socios” aseguró, antes de añadir que en este momento, “la historia pide que fortalezcamos nuestra cooperación, ya que Israel y América se enfrentan a amenazas comunes”.

En este punto, Trump volvió a repetir, con los matices del caso, la necesidad de comprometer tanto a los países árabes como a Israel en la lucha contra el yihadismo que exige enfrentar amenazas que van “desde ISIS (acrónimo para Estado Islámico de Irak y el Levante) y otros grupos terroristas, a países como Irán que impulsa el terrorismo y financia y fomenta violencia terrible”.”Sus vecinos árabes se dan cada vez más cuenta de que tienen una causa común con ustedes con la amenaza que supone Irán”, dijo, y añadió: “Tenemos muchas oportunidades increíbles ante nosotros y mi esperanza para esta visita es que aprovechemos cada una de ellas”.

No obstante, el ministro de Energía de Israel, Yuval Steinitz, criticó este lunes el acuerdo armamentístico por unos 110.000 millones de dólares que el presidente de Estados Unidos suscribió en Arabia Saudita durante su visita oficial.“Este es un asunto que realmente debería preocuparnos”, afirmó Steinitz, en referencia al pacto que prevé la entrega a Riad de buques de guerra más grandes que los que se suministrará a Israel, lo que le permitirá que el reino saudita tenga mayores posibilidades de interceptar misiles de largo alcance. “Arabia Saudita es un país enemigo” sentenció el ministro.

Las negociaciones de paz entre Israel y Palestina. Otros de los temas centrales que atraviesa la visita del presidente norteamericano son las estancadas negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, a las que Trump llega con una posición contradictoria que oscila entre una alianza cerrada con Tel Aviv y la propuesta de crear un Estado palestino, que cada vez despierta menos entusiasmo en Israel.

“Estamos ante una oportunidad poco común de traer la seguridad y la estabilidad a la región, de crear armonía, prosperidad y paz”, señaló Trump durante la ceremonia de inicio de su visita oficial en la que durante las 28 horas que dure recorrerá Jerusalén y Belén, donde se espera que se reúna con dirigentes israelíes y palestinos.

Trump instó a Rivlin a trabajar juntos para acabar con el azote de la violencia que “se ha llevado tantas vidas aquí y alrededor del mundo” y afirmó que ambos deben declarar “con una sola voz” que “nunca se deberá permitir que Irán tenga armas nucleares” y que ese país continúe su “sangrienta financiación, entrenamiento y equipación de terroristas y milicias”.

Lo cierto es que la víspera de la llegada de Trump a Tierra Santa no estuvo exenta de polémicas; por el contrario, el premier hebreo, Benjamín Netanyahu, debió convocar formalmente a sus ministros para que concurran a recibir a la comitiva estadounidense ya que había rumores de que varios integrantes del gabinete no concurrirían.

Además, durante la campaña electoral, Trump había anticipado su intención de trasladar la sede diplomática estadounidense desde Tel Aviv a Jerusalén, una propuesta controvertida que sería vista como la aceptación estadounidense de la anexión unilateral israelí de la parte Este de la ciudad, ocupada en 1967, pese al frontal rechazo de la comunidad internacional.

Durante el acto en el aeropuerto, aprovechó la ocasión para recordar que en unos días se cumple el 50 aniversario de la Guerra de los Seis Días, en la que los israelíes conmemoran lo que consideran la “liberación y reunificación” de Jerusalén.

Para los palestinos y la comunidad internacional esa guerra marca el comienzo de la ocupación de territorios palestinos y sirios.

El presidente israelí agradeció a Trump que reconozca “el significado de Jerusalén para los judíos en todo el mundo”.

Sin embargo, y en consonancia con lo que el propio presidente había anticipado días atrás, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, enfrió la posibilidad del traslado de la embajada.Fuente TELAM

JK

Comentarios