Justicia

Caso Schoenfisch: hallaron restos de pólvora en los guantes del hijo de la pareja

La pericia determinó que los guantes que fueron secuestrados en la habitación del joven fue usado para disparar a su madre, que falleció y a su padre, que se salvó y confesó que su hijo lo disparó.

Caso Schoenfisch: hallaron restos de pólvora en los guantes del hijo de la pareja

SANTIAGO DE LINIERS. El 14 de mayo próximo se cumplirá un año del ataque a tiros que sufrieron el exintendente de Santiago de Liniers Arnoldo Schoenfisch y su esposa, Faustina Antúnez, en la vivienda que compartían con Pablo su hijo de 18 años. 

Faustina murió a causa de los disparos, mientras que Arnoldo quedó herido, pero salvó su vida luego que un proyectil le afectara los nervios ópticos.

A las pocas horas de lo sucedido, el hijo de la pareja fue detenido sospechado de haber tenido que ver con el ataque. Los meses pasaron y, si bien se recolectaron testimonios que sostenían la hipótesis acerca de la autoría, faltaba un elemento más consistente. Hubo demoras porque una pericia debió ser realizada en la provincia de Chaco y el resultado llegó a manos del Juzgado de Instrucción 1 de Eldorado, a cargo del magistrado Roberto Horacio Saldaña.

Este estudio pericial estuvo enfocado en un par de guantes que secuestraron de la habitación de Pablo Schoenfisch. En principio se presumía que el joven los podía haber utilizado para ocultar rastros de pólvora en sus manos, luego de supuestamente disparar con el arma calibre 38 que fue encontrada sobre la cama matrimonial.

Saber si esos guantes tenían restos de deflagración podía sustentar los dichos de algunos testigos, quienes dejaron constancia en su testimonio judicial que días antes el joven le había consultado a un gendarme cómo podía hacer para que no quedaran evidencias cuando alguien disparaba un arma.

La prueba de absorción atómica reveló que los guantes tenían restos de pólvora. Alguien se los puso para tomar el arma y gatillar contra la pareja que dormía cuando fueron atacados. Se mantiene firme la hipótesis que señala al hijo de ambos como el autor.

El hecho

A las 4.20 del 14 de mayo del año pasado, la comisaría de Santiago de Liniers recibió un alerta acerca de dos personas heridas de arma de fuego en la casa del exintendente.

El matrimonio fue trasladado al SAMIC de Eldorado, donde Faustina prácticamente llegó sin vida. En tanto, Arnoldo fue derivado a Posadas donde permaneció internado durante nueve días.

Los testimonios recabados mencionan la difícil relación que tenían los padres con el joven, más lo dicho por el hermano del exintendente (que fue uno de los primeros en asistirlo), quien dijo que Schoenfisch mencionó el nombre de quien “se mandó una cagada”. Entonces, volcaron enseguida las sospechas en el entorno íntimo.

El juez ordenó detener al joven bajo la acusación preventiva de “homicidio calificado por el vínculo y homicidio calificado en grado de tentativa”. Casi un año después, esta calificación toma más fuerza.

Comentarios