Justicia

Rechazaron la prisión domiciliaria al acusado de matar a Marcelo Antúnez Sequeira

cargando anuncio

El único imputado en el caso es su empleador, quien seguirá detenido hasta que se resuelva su situación procesal.

Rechazaron la prisión domiciliaria al acusado de matar a Marcelo Antúnez Sequeira

SAN VICENTE. La causa, que investiga el crimen del peón rural Marcelo Antúnez Sequeira (33), comenzó desde el mismo día en que la víctima desapareció, el lunes 4 de enero. El cuerpo fue hallado 40 días en un pozo, con signos de haber sido asesinado a golpes.

Por el hecho, fue detenido un hombre que era su empleador y dueño de la propiedad donde fue encontrado el cadáver.

Debido a que el hombre es de edad avanzada (72 años) la defensa solicitó que le fuera concedido el beneficio de la prisión domiciliaria, que fue rechazada por el juez de Instrucción 3 de San Vicente, Gerardo Casco.

En su momento, el acusado fue citado a declarar ante el mismo magistrado, pero se abstuvo. Seguidamente fue imputado por “homicidio simple” y se ordenó que permaneciera detenido.

En la misma audiencia, su defensa argumentó que además de su edad, el hombre padecía problemas coronarios y que figura dentro del denominado grupo de riesgo en el marco de la pandemia por COVID-19, por lo cual, solicitó que no tuviera que volver a la prisión.

Según trascendió, tras conocerse los estudios médicos, el martes finalmente el pedido fue denegado.

Desaparición y muerte

Marcelo Antúnez Sequeira trabajó al menos durante cinco años para quien ahora es el principal sospechoso. La relación comenzó a ponerse tensa cuando el patrón comenzó a acusarlo, porque se le habían desaparecido garrafas y una cortadora de pasto.

Pero cuando una supuesta demanda laboral de parte del peón rural llegó a manos de su empleador y la situación pasó a mayores.

Tras la denuncia por su desaparición, la policía realizó rastrillajes, que dieron resultado el sábado 13 de febrero pasado. Ese día los efectivos se dirigieron a una chacra de picada El Progreso, a 30 kilómetros de San Vicente. En el lugar en el que habían citado a Antúnez Sequeira para que trabaje.

Los investigadores sintieron un penetrante olor que se extendía en un radio de 100 metros, entre plantaciones de pino, maíz y eucaliptos. Provenía de un pozo de agua que había en esa chacra.

Debajo de ramas y piedras encontraron el cuerpo. Si bien estaba en avanzado estado de descomposición, la familia lo reconoció por características particulares.

La autopsia determinó que a Antúnez lo mataron a golpes porque presentaba “traumatismo severo de cráneo y de tórax” y que luego lo arrojaron a la citada excavación.

Comentarios