Nacionales

El kirchnerismo intentó bloquear la ley para que Odebrecht revele a quien pagó coimas

cargando anuncio

El titular de la bancada del FpV Héctor Recalde pidió levantar la sesión para que no quede expuesto el diputado y ex Ministro, Julio De Vido, uno de los implicados en las coimas. El massismo salvó el quórum, pero pedirá que el presidente Mauricio Macri no controle la información.

El kirchnerismo intentó bloquear la ley para que Odebrecht revele a quien pagó coimas

CAPITAL FEDERAL. Flamante candidato a senador suplente de Unidad Ciudadana, en la sesión de este mediodía Héctor Recalde buscó su primera travesura de campaña: pasada media hora de convocada la sesión para tratar la ley de responsabilidad penal empresaria, pidió levantarla porque no había quórum.

Faltaban un par de diputados de Cambiemos y el Frente Renovador, decididos a tratar el proyecto presentado en octubre ante un reclamo de la Ocde, pero convertido en el instrumento del presidente Mauricio Macri para controlar al información del caso Odebrecht, la constructora brasileña que asegura haber pagado coimas por 35 millones de dólares en Argentina.

Tras una prórroga de 15 minutos, Recalde pidió levantar la sesión y confirmó la estrategia de su bloque, que se ausentó del último debate en comisión para no exponer a su diputado Julio De Vido. Es que el ex Ministro de Planificación Federal durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, es uno de los principales implicados en las confesiones de Odebrecht.

Pero el Frente Renovador sí quiere tratar el proyecto, aprobarlo en particular y objetar el artículo 37, implantado por Cambiemos para que la Procuraduría el Tesoro, a cargo del ex abogado del Grupo Macri, Bernardo Saravia Frías, entreviste a empresarios que confiesen ilícitos anteriores a la norma. O sea, consiga -y controle- los datos que los constructores brasileños sólo aportaron a la justicia de su país.

Para evitar quedar pegado a ese tema, el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa ordenó a Graciela Camaño hacer de las suyas y la experimentada diputado puso manos a la obra: tomó la palabra y estiró un discurso hasta que sus pares y los de Cambiemos lleguen a 129 y griten quórum.

“Estamos convencidos de que hay que debatir, pero no queremos eximir a las empresas como platea el oficialismo”. Y recordó que el kirchnerismo llegó a esperar 6 horas para tener quórum y que alguna vez Eduardo Fellner, ex presidente de la Cámara, la calló cuando intentaba estirar la espera, en épocas de mayoría opositora.

El kirchnerismo no se atrevió a hacer un escándalo cuando la sesión empezó, aun habiéndose excedido del tiempo reglamentario. A Cristina Kirchner, siempre al teléfono de Recalde, tal vez le pareció quedar demasiado expuesta en su intento de protección a su lugarteniente, Julio De Vido.

(Fuente: LPO)

Comentarios