Opinión

Debate presidencial: “Muchos clip para Tik Tok, pocas propuestas” 

cargando anuncio

Conociendo a los actores y sus temperamentos, las expectativas por lo que pasaría en Santiago del Estero eran altísimas y  así lo demostró también el rating que rozó los 46 puntos de a ratos. Sin embargo, al finalizar el domingo, las redes sociales y los analistas coincidimos en algo: mucho guión, poca espontaneidad, mucho tik tok, pocos planes de gobierno.

Debate presidencial: “Muchos clip para Tik Tok, pocas propuestas” 

Es difícil que un debate modifique la intención de voto, podríamos decir que las personas que tienen una decisión tomada ven el debate mediante algoritmos de instagram, que refuerzan lo que ya pensaban o las ideas que defienden. Lo que no se puede obviar es que existe una gran cantidad de electores que no fueron a votar en las P.A.S.O y que son los que pueden cambiar o intensificar las tendencias que se vieron. Pero tampoco parece que los candidatos hayan logrado hablarles a ellos.

Si tuviéramos que describir en un solo renglón lo que sucedió el domingo, diría que no hubo sorpresas. Con un poco de inteligencia artificial y todos los posteos y spots  de los candidatos armábamos un debate mucho más interesante, por lo menos más polémico.

De propuestas o planes de gobierno, muy poco. Los grandes ausentes fueron los “cómo” van a llegar a resolver los problemas estructurales de la Argentina y Cristina Fernandez de Kirchner, a quien no se nombró ni una sola vez durante las dos horas de debate.

La República de AMBA vs la República de Córdoba

Juan Schiaretti no supo o no quiso sacarse el traje de gobernador de Córdoba y todo el debate se enfocó en hablar de su gestión. Si estabas viendo el debate medio distraído haciendo otra cosa, parecía que se estaba presentando para ser reelecto en su provincia.

Más allá de su enfoque cordobés, que se llevó todos los memes, lo cierto es que “El Gringo” fue uno de los que se mostró más sólidos a nivel discursivo o que por lo menos supo hablar sin relojear una hoja cada diez segundos y apuntó directamente al poco federalismo que se ve en nuestro país.

Planteó que “soy el único candidato que nació, vive y trabaja en el interior de la Patria. Los demás candidatos son expresión de la República del AMBA, que viene siendo beneficiada por los últimos gobiernos nacionales, sin que sea responsabilidad de los habitantes del AMBA, sino de la rosca política. Esto debe terminar”.

Hablando de federalismo, son ocho las provincias que el 22 de octubre eligen cargos legislativos. Entre esos, nuestra querida tierra colorada, donde el voto en blanco fue el ganador para senadores y diputados, respondiendo a que Javier MIlei sacó el 43,03% de los votos y los misioneros decidieron poner únicamente esa boleta en el sobre,. Habrá que ver si los candidatos misioneros logran revertir esta tendencia en las generales.

Un gatito mimoso

Uno de los cruces que más dió que hablar fue el de Myriam Bregman con Javier MIlei, a quien describió como un gatito mimoso, sacándole el peso del “león” como lo llaman sus militantes.

Este intercambio se da a razón de que la candidata de la izquierda acusó a Milei de negociar con la casta y comportarse como uno de ellos “Milei llega hasta acá hablando contra la casta. Pero, hace alianzas con Barrionuevo; Sergio Massa le hace las listas; ya se mudó a un barrio privado como muchos de los políticos que él critica”, resaltó.

Myriam fue la quizás la que se llevó todos los laureles en cuanto a oratoria y polémica. Pero también hay que decir todo, la izquierda polemiza porque tampoco tiene nada que perder. En nuestra provincia, la fuerza no llegó a sacar ni siquiera el 1,50% de los votos.

Salarios, trabajadores, agenda de género, defensa a la manifestación, fueron las temáticas protagonistas de su discurso. Todo  a lo que la izquierda nos tiene acostumbrados, pero con una gran fuerza discursiva, exactamente lo que le faltó a Patricia Bullrich.

Con el voucher a la puna

No es novedad la dificultad que tiene Patricia para explicar algunas ideas, sobre todo las económicas. Eso también se vió en el debate, ¿por qué cambiaría de repente?. Por eso también fue una de las primeras en poner en escena a su equipo económico, liderado por Melconian. Otra vez, nada que no hayamos visto o escuchado antes.

Lo que queda claro es que Patricia dió algunas declaraciones que, bien recortadas, pueden servir para clips de Tik Tok. Un antikirchnerismo marcado y un ataque a Massa muy al hueso con una pregunta retórica que se habrá festejado en más de una sede PRO “cómo siendo el peor ministro de Economía, podés ser un buen presidente?

Lo mismo con Milei, a quien cruzó fuertemente en tema educación, y mandó con sus voucher a la Puna, donde no hay escuelas. Buen material para redes sociales.

Perdón, yo no soy ellos

Nuestro flamante ministro de Economía se desligó del gobierno de Alberto Fernandez y trató de mostrarse empático con la situación actual de los argentinos. “Tengo claro que los errores de este Gobierno lastimaron a la gente. Y aunque yo todavía no era ministro de Economía cuando ocurrieron, pido disculpas”, textualmente fueron sus palabras. Es difícil decodificar este mensaje en un contexto en el que nada mejoró desde su asunción como Ministro.

Massa se despegó del gobierno actual y disparó para todos lados.

A Patricia, intentó chicanear sosteniendo que “ a los dos años lo van a echar a Melconian como lo echaron del Banco Nación”

Mientras que a Milei, atacó por la dolarización, destacando que su planteo solo se asimila a lo llevado adelante en países como “El Salvador, Zimbabue y Ecuador”, ilustrando con una referencia clara y fácil de identificar para los televidentes.

35 años para ser Estados Unidos

Hablando de referencias, de construir horizontes, el candidato de La Libertad Avanza, pidió a los argentinos 35 años para que lleguemos a tener un nivel de vida similar al de Estados Unidos. En este debate fuimos de  Zimbabwe a Estados Unidos sin escalas.

Es interesante porque Milei, que se llevaba todas las miradas previas al debate por su desaparición de la esfera pública y por su intensidad ya conocida, se mostró muy moderado y guionado, como la mayoría. Su discurso fue por los mismos lugares a los que nos tiene acostumbrados y con el que, no podemos obviar, salió primero en las P.A.S.O. No arriesgó y no tenía porqué hacerlo.

En síntesis, más de lo que ya venimos escuchando pero moderado por periodistas que marcan el tiempo y los derechos a réplica.

Por María Belén Rolón – Mgtr. Análisis de Discurso.

Comentarios