Opinión

Hoy es aquél mañana que ayer no te importó

Columna de opinión por Walter Anestiades

Hoy es aquél mañana que ayer no te importó

Los esfuerzos del aparato de propaganda del gobierno misionero por ligar al futuro gobernador Oscar Herrera Ahuad con el candidato presidencial Alberto Fernández son patéticos. Solo falta que les inventen un romance.  

Recordemos que la estrategia de Carlos Rovira de no pegar la lista de precandidatos a diputados nacionales con ninguna fórmula presidencial fue presentada por los medios pauta-dependientes como otra jugada maestra del dueño de la provincia.

Pero resultó que en las P.A.S.O de agosto la renovación, que el 2 de junio había sacado 491 mil votos y el 69% para los comicios provinciales, bajó a 153 mil votos y al 22% (perdió unos 340 mil votos y 47 puntos).

Fue tercera y si en una semana se repitieran los guarismos, estaría poniendo a uno solo de los cuatro candidatos a diputados nacionales. En veinticuatro horas la maniobra de la “boleta corta” pasó de ser “la jugada del año” a ser “la cagada del año”.

Desde entonces la estrategia comunicacional consiste en tratar de poner a Oscar Herrera Ahuad hasta en la foto del D.N.I. de Alberto Fernández, holgado vencedor en agosto en el país y en la provincia.

Además, en un acto de sinceramiento  que da pena, los popes renovadores ya no saben cómo explicarles a sus potenciales electores el modo en que pueden agarrar con cualquiera de sus dos manitos una boleta con la cara de Cristina y el otro que ella puso, uno que tiene bigotitos.

Luego cortar con una tijerita por el medio (una de esas que los chicos llevan al colegio) y tirar al canasto del aula donde se vota, la mitad de abajo en la que están la chica morocha (Brítez) y “el Cacho” (Bárbaro). Luego juntarla con la otra que tiene a “uno de anteojos” (Diego Sartori) y a una señora rubia de pelo largo (la ministra de Educación), y a otros dos, y poner las dos boletas en el sobre, salir del aula, y meterlo en la urna.

El árbitro Néstor Pitana, quién va tercero en la lista, presentó un video basado en “El joven manos de Tijera” (aquél film de Tim Burton que hace tres décadas protagonizó Johnny Deep), para tratar de explicar cómo cortar boleta. Por suerte no debió explicar cómo usar un preservativo porque si no, vaya uno a saber qué videíto mostraba.

Kirchneristas y renovadores comparten mucho más que una fórmula presidencial. Todo lo que Carlos Rovira hizo en Misiones en las últimas dos décadas ya lo había hecho Néstor Kirchner en Santa Cruz en los años noventa. Ambos construyeron un poder territorial en el que la ley ha sido su voluntad.

Renovadores y kirchneristas son igual de responsables del profundo atraso que vive Misiones. La Oberá que dejó Rindfleisch es un ejemplo irrefutable de eso. Aunque ahora tengan a la amnesia como poderosa aliada.

Por una vez, ese elector sin la más elemental formación cívica que tantos éxitos electorales le trajo a la renovación, les jugó en contra.

¿Pueden remontar la cuesta? Pueden. Dependerá en parte del esfuerzo de los intendentes, quiénes habiendo ratificado su poder territorial en junio, descansaron en agosto.

“Hay que educar al soberano”, fue la obsesión en vida y el legado de Domingo Faustino Sarmiento.

Muchachos renovadores: había que educar al soberano. No lo hicieron porque pensaron que eso era parte de un futuro que no verían.

Y hoy es aquél mañana que ayer no les importó.

Más noticias
Comentarios

Más de opinion

Policiales
Espectáculos
Nacionales
General