Opinión

Recambio democrático: Iguazú; la excepción a la regla

Nota de opinión del periodista Eduardo Pérez para MisionesCuatro.com

Se cumplen 36 años de la recuperación de la democracia luego de la dictadura cívico militar. Un día como hoy, asumió como presidente Raúl Alfonsín. Y por suerte, hoy se pudo disfrutar plenamente de estos logros.

En toda la Argentina hubo institucionalidad, hubo democracia. Menos en una ciudad de Misiones; Puerto Iguazú.

Allí ocurrió una batalla campal; allí no se respetó la voluntad popular. Es que ahí manda un capanga. En esa ciudad gobierna Claudio Fillipa y un selecto grupo de amigos del poder local.

“Desde el 2011 hasta la fecha, el Concejo Deliberante de esta ciudad corrió a nueve concejales”, graficó con claridad uno de los destituidos ediles de esa localidad, Gabriel Llamas.

Es que este 10 de diciembre, el intendente Fillipa desplegó otra de sus maniobras en el cuerpo deliberativo de Iguazú: no dejó asumir a un concejal opositor.

A Fabián de Sa, concejal electo en esa ciudad, le plantearon que no tenía el tiempo necesario de domicilio en Iguazú debido a que realizó publicaciones en Facebook desde Buenos Aires. Otra ridícula excusa del poder para pasar por encima de la democracia.

Así las cosas, la violencia y los ataques ocurridos en Iguazú, solo fueron el resultado de la poca vergüenza que evidencian muchos dirigentes políticos de la ciudad de las Cataratas, y también quizás de algún distraído en la conducción política provincial.

Así la bella Iguazú, fue la excepción explícita de una maravillosa jornada democrática en Argentina. Una lástima.

Comentarios
Más noticias