Semana del prematuro: el rol familiar en la internación

Categorías: Opinión.

Palabras destacadas: prematuros, contacto piel, nacidos prematuros, enfermería neonatal, neonatos internados, piel a piel, equipo de salud, recién nacidos prematuros, contacto piel a piel, prematuro, universidad austral, cuidados, piel, crecimiento, recién nacidos, recién, inclusión, cuenta, familia, y salud.
Visibilidad: Destacadas por categoría – General, Lo Más Leído, y Destacadas en Artículo individual.

«La inclusión de la familiagarantiza un crecimiento saludablede los neonatos internados», destacan desde la Universidad Austral.

Por Ana Quiroga. Directora de la Especialización en Enfermería Neonatal de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral.

Una vez más, la Secretaría de Salud de la Nación y UNICEF unen sus esfuerzos para la celebración -por noveno año consecutivo- de la Semana del Prematuro, que tendrá lugar del 12 al 18 de noviembre de 2018 y convoca a todos los servicios de neonatología públicos y privados.

Esta iniciativa comenzó en el año 2010, con la participación de 72 instituciones y 16 provincias, quedando plasmados en aquella primera campaña los derechos del recién nacido prematuro. Desde ese momento, cada año se celebra uno de ellos. El centro de la iniciativa es crear conciencia sobre la problemática de la prematurez, la visualización de sus derechos y su cumplimiento efectivo, además de movilizar a los equipos de salud, a los gobiernos y la sociedad en general en torno a ellos.

Este año, la campaña gira alrededor del tercer derecho, que es integrador de los 9 restantes. Pone el foco en que los recién nacidos prematuros deben recibir cuidados especializados, que tengan en cuenta su edad gestacional, peso al nacer y las características propias de cada prematuro, teniendo en cuenta su futuro.

Pensar en su futuro, es que puedan sobrevivir con la menor morbilidad asociada posible, y que su neurodesarrollo sea tenido en cuenta desde el primer día de vida. Es por eso que el derecho se centra en el reconocimiento de los cuidados básicos que protegen su cerebro en desarrollo, como son las modificaciones ambientales en la unidad de cuidados intensivos neonatales, luz y ruidos, la postura, la protección del sueño y el dolor, así como también la nutrición y el cuidado de la piel.

Socios del cuidado

Se reconoce, además, a las familias como “socios del cuidado” con el equipo de salud, en pos del mejor interés de su hijo, entendiendo que el desarrollo normal de una persona no puede ocurrir sin la familia, especialmente la madre o el padre, para poder apegarse y generar un vínculo desde el instante mismo del nacimiento.

Es momento de dejar de llamar “visitas” a los padres, y que se facilite su presencia permanente en las unidades y su participación activa en los cuidados. No solo contribuye al bienestar de su hijo, sino a brindar un cuidado seguro y de calidad.

Neuroprotección

El cuidado centrado en la familia cumple un rol preponderante en la neuroprotección, y la estrategia principal propuesta es el contacto piel a piel, precoz y en forma frecuente y prolongada.

Los familiares, junto con el equipo de salud, aprenden a interpretar a través de la conducta cuándo los recién nacidos prematuros manifiestan estrés ante el exceso de luz y del ruido, la manipulación excesiva, la falta de protección de sus ciclos de sueño, la aplicación de cuidados de rutina y la falta de contacto piel a piel.

Cuidados simples, que no dependen de inversión o equipamiento, como la inclusión de la familia son lo más costo-efectivo para garantizar un crecimiento saludable de los neonatos internados en neonatología. Los profesionales especialistas en enfermería neonatal tienen la posibilidad de implementar estos cuidados para brindar una atención integral y que proteja el neurodesarrollo de los prematuros.

Que sea la Semana del Prematuro una oportunidad de celebración y de repensar como implementar cuidados seguros y de calidad.

vb

Comentar