Todos para uno y uno para todos

Categorías: Opinión.

Palabras destacadas: dumas, exalcalde, omisión, lindstrom, behler, fernández behler, behler y lindstrom, fernández behler y lindstrom, convirtió, rindfleisch, 2015, fernández, daniel, oberá, pro, justicia, le, carlos, fue, y uno.
Visibilidad: Lo Más Leído y Noticias Destacadas – Segundo Bloque.

Escribe: Walter Anestiades

De un modo que provoca reflujo gastroesofágico muchos electores parecen haber olvidado que los renovadores Carlos Fernández, Daniel Behler y Carlos Antonio Lindstrom han sido, son y serán, por acción o por omisión, los garantes de la impunidad del también renovador Ewaldo Rindfleisch, el intendente que saqueó a Oberá.

Dibujo de Nicolás Eugenio Aguilar

Otros, aún no comprenden cómo funciona la ley de lemas. Ignoran que votando a cualquiera de ellos el exalcalde podrá seguir descansando en alguna playa de Brasil riéndose del pueblo que primero lo entronizó, luego le permitió lo que a nadie y que ahora elige a dirigentes que son indulgentes con él. Algunos se olvidaron de lo que pasó. Otros parecen no saberlo. Y no sé que es peor.

“Unus pro omnibus, omnes pro uno” es una frase en latín que significa “uno para todos, todos para uno”. Alejandro Dumas la eternizó en “Los tres mosqueteros”, la clásica novela de capa y espada de 1844 en la que el joven D’Artagnan aspira a ser un mosquetero como lo eran Athos, Porthos y Aramís.

-Carlos “Aramìs” Fernández es el actual alcalde y va por un período más. Siempre miró para otro lado mientras “DArtagnan” Rindfleisch hacía de las suyas. Primero como concejal entre 2007 y 2011. Y ahora como su sucesor desde 2015, cuándo se convirtió en cómplice por omisión y le hizo pagar a los contribuyentes los 62 millones de pesos que don “Tito” dejó de deuda. ¿Deuda de qué? Algunos funcionarios municipales dicen que para investigar eso está la justicia. ¿En serio? Tengo uno de Jaimito.

-Daniel “Athos” Behler fue la mano derecha del exalcalde durante doce años y tres gestiones. Primero fue funcionario municipal y luego concejal. Y fue también su delfín en 2015 (derrotado por Fernández). Ahora se postula de nuevo a la intendencia por el «titismo» residual. La única respuesta que debería dar Behler no es sobre ninguna propuesta de gobierno, sino ¿dónde está la guita?

-Tony “Porthos” Lindstrom convirtió su nombre en el paradigma del periodismo sirviente del poder. Ahora vuelve a postularse a alcalde tras su frustrada experiencia de hace cuatro años. Cuando Rindflesich gobernaba, en vez de hacer su trabajo (investigar, hacerles reportajes incisivos a los funcionarios y denunciando lo que se estaba perpetrando), Lindstrom se convirtió en el capitán de un club de periodistas aduladores que lo blindaron.

Demasiado silencio hay con todo esto. Mucho dirigente, incluso opositor, anda haciéndose el otario sin mencionar nada aún ahora en plena campaña electoral (?). El saqueo de Oberá existió, fue obsceno, y para buscar justicia no se precisa ser opositor a la renovación. Alcanza con tener dignidad.

Uno para todos. Todos para uno. Rindfleisch para Fernández, Behler y Lindstrom. Fernández, Behler y Lindstrom, para Rindfleisch. Oberá se quedó sin luz, sin agua, sin cloacas, endeudada y atrasada, por Rindfleisch y por los suyos, antes de diciembre 2015 y antes de Macri. Guste o no, fue así. Y ninguna justicia le va a pedir explicaciones mientras Rovira y sus tartufos sigan manejando Oberá y Misiones.

“Sacad provecho de todo, y vivid felizmente y por mucho tiempo”, dice también Dumas en “Los tres mosqueteros”.

Es lo que seguirá haciendo Rindfleisch. Gracias a Fernández. O a Behler. O a Lindstrom.

Y a cada gil que los vote…

Comentar