Policiales

Anularon el juicio que absolvió a “Cacho” Santa Andrea

El locutor sufrió un durísimo revés judicial con la decisión del STJ de anular el juicio que lo absolvió en la denuncia por abuso sexual de una menor de edad. Por lo que Santa Andrea volverá a ser juzgado.

Anularon el juicio que absolvió a “Cacho” Santa Andrea

POSADAS y OBERA. El Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Misiones anuló el fallo que en marzo de 2016 absolvió por el beneficio de la duda al locutor y ex funcionario municipal de Oberá Pascual Alejandro “Cacho” Santa Andrea, acusado de abusar sexualmente de una niña de nueve años de edad en su propio domicilio de Oberá.

En marzo de 2018 los integrantes del Tribunal Penal Nº 1 de Oberá, Lilian Avendaño-presidente, José Pablo Rivero y Jorge Villalba (subrogante del camarista titular Francisco Aguirre que se inhibió por su amistad con el acusado), absolvieron de culpa y cargo a Santa Andrea por no encontrar pruebas suficientes de que haya cometido el abuso.

La fiscal Estela Salguero apeló mediante un recurso de casación presentado a fines de ese mismo mes. Fundamentó la apelación a favor de que las dos cámaras Gesell realizadas a la niña no dejaban dudas, dijo, sobre la culpabilidad del tradicional maestro de ceremonias de la Fiesta Nacional del Inmigrante (que en el momento del presunto abuso era también el secretario del Concejo Deliberante de Oberá, a favor de su ligazón personal y política con el entonces alcalde renovador kirchnerista Ewaldo Rindfleisch).

El aberrante hecho

El lunes 19 de agosto de 2013, Rosa Quintana, una mujer de 42 años de edad que vivía-y vive- con sus hijos en condiciones muy humildes en el obereño barrio de Villa Gunther, denunció en sede policial que una de sus hijas (Caterina, a la que apodan “Catita”) le contó que “le dolía ahí abajo” (por su vagina) y que un señor al que no conocía la había hecho entrar en su casa, le tapó la boca, la bañó, le metió los dedos en la vagina y, según señaló la fiscal Salguero en el juicio, la obligó a practicarle una “fellatio” (sexo oral).

Las niñas -también la acompañaba su hermana mayor de 12 años- solían recorrer el barrio en el que vive Santa Andrea pidiendo comida o dinero. Luego trascendió que el acusado era “Cacho” Santa Andrea, histórico conductor de la “Fiesta Nacional del Inmigrante”. La chiquita fue sometida a dos cámaras Gesell y la primera, hecha en Oberá, fue anulada por un tecnicismo legal. Hubo una segunda realizada en Puerto Rico.

El rol de la jueza Kunzmann

En un primer momento el juez de la causa fue Horacio Alarcón, quién procesó a Santa Andrea. Luego, estando de vacaciones, sufrió un accidente y fue subrogado por su colega Alba Kunzmann de Gauchat, para después retomar la causa manteniendo en libertad al locutor hasta el inicio del juicio oral en marzo de 2016.

Para la defensa de Santa Andrea, a cargo de los abogados obereños Manuel Elordi y Javier Millán Barreda, hubo contradicciones tanto en el testimonio de la niña como de la madre y su hermanita, y acusaron al juez Alarcón y a la perito psicóloga que evaluó el testimonio de la nena en la cámara Gesell, de “alterar los hechos a propósito” y de “inducir a la niña”. La fiscal Salguero había pedido trece años de prisión para el acusado.

Pascual Alejandro Santa Andrea tiene hoy 63 años de edad y sigue viviendo en Oberá. Ahora el Superior Tribunal de Justicia deberá designar a otro tribunal para el nuevo juicio.

Walter Anestiades para www.misionescuatro.com

Comentarios