Policiales

Caso Lucía Maidana: la Corte denegó el sobreseimiento a Sotelo

cargando anuncio

El máximo tribunal de justicia del país desestimó el recurso de queja por falta de sobreseimiento a Nicolás Sotelo, el único procesado en la causa por el femicidio impune de Posadas, ocurrido el 6 de abril del 2013.

Caso Lucía Maidana: la Corte denegó el sobreseimiento a Sotelo

El máximo tribunal de justicia del país desestimó el recurso de queja por falta de sobreseimiento a Nicolás Sotelo, el único procesado en la causa por el femicidio impune de Posadas, ocurrido el 6 de abril del 2013.POSADAS. La Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) no hizo lugar a un recurso de queja de la defensa del ex estudiante de la UNaM, Nicolás Sotelo (24) con respecto a un recurso de casación denegado por el Superior Tribunal de Justicia de Misiones (STJ) en el cual se cuestionó la falta de sobreseimiento definitivo de quien sigue imputado por el abuso sexual y posterior femicidio de Lucía Maidana (23) en Posadas.

El planteo extraordinario había sido elevado por los abogados posadeños Alberto Kühle y Alejandro Jabornicky debido a lo que consideran incumplimiento del sobreseimiento obligatorio que establece el nuevo Código de Procedimiento Penal. Adujeron que su defendido ya debería haber sido sobreseído, porque pasaron seis meses de la falta de mérito dictada por el Juez de Instrucción Uno, Marcelo Cardozo.

Desde la defensa resaltaron los argumentos para el pedido de sobreseimiento: los resultados de las pruebas de histocompatibilidad genética (ADN) que dieron negativas, hace tres años.

En su dictamen el STJ se justificó haber fallado distinto a las aspiraciones del sospechoso en que el rechazo en primera instancia fue decidido bajo las reglas del viejo Código Procesal y con eso avaló todo lo actuado por el magistrado encargado de la investigación.

En consecuencia, ese fallo negativo motivó la elevación en queja a la máxima esfera judicial de la Nación cuyos integrantes; Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda; coincidieron en que “el recurso no se dirige contra una sentencia definitiva o equiparable a tal” por lo que la desestimaron y dejaron otra vez la cuestión en manos del STJ misionero.

Cabe aclarar que ese pedido de sobreseimiento formal avanza en paralelo con otro de fondo, basado en la valoración de pruebas, testimonios y otros elementos que figuran en el expediente y a criterio de la defensa alejan a Sotelo del cruento femicidio, como pruebas genéticas incompatibles con el del sospechoso y el resultado de las pericias telefónicas que lo ubican en otro sitio durante la noche en que se cometió el asesinato.

Ese segundo planteo se encuentra en estudio por los ministros del Superior Tribunal pero al igual que el otro, fue motivado por los extensos tiempos procesales que dilatan la respuesta en torno a los pedidos de sobreseimiento del acusado de haber tenido participación en el crimen que actualmente tiene otras líneas investigativas con otras personas bajo sospecha.

Desde luego, la defensa no se refiere a los datos que sí ubican a Sotelo como cómplice o autor intelectual del crimen: las llaves de la joven estudiante de Comunicación Social, fueron encontradas frente a la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, en una zona señalada por uno de los testigos como el lugar en donde Sotelo intentó “descartar” ese elemento que lo incriminaba.

Por otra parte, cabe acotar que según planteos de la querella, hay un círculo de silencio en torno al femicidio de Lucía, que no se puede quebrar por la influencia que ostentan los autores materiales del crimen. “A lo largo del año hubo muchas medidas judiciales que no trascendieron pero se está avanzando de a poco, porque los datos que se están obteniendo son muy difíciles de conseguir, es muy difícil lograr que los testigos declaren hay un tema de miedos y temores que no podemos quebrar todavía”, señaló Roxana Rivas, la abogada representante de la familia de la víctima.

La abogada sostuvo en Abril del 2015, al cumplirse dos años del femicidio, que “este crimen no es un misterio, se sabe quién fue, cómo fue y por qué. Lo que falta es que esas personas aparezcan donde tienen que aparecer y contarlo. Si quebramos el cerco de silencio que hay por temor a una respuesta violenta y que las personas digan lo que escucharon y de quién, esto se puede llegar a aclarar. Por ahora es más fuerte el silencio y no sabemos bien por qué”, se lamentó la letrada.

Fuentes de este medio que prefieren mantener el anonimato, hablan de una conexión de Sotelo con peligrosos delincuentes de una conocida barra-brava de Posadas. Y el vínculo de los matones con el narcotráfico y la política, estarían garantizando la impunidad de los implicados. Siendo Sotelo uno de ellos, aunque no el autor material de la agresión sexual y posterior asesinato.Oxt.

Comentarios