Policiales

Femicidio de Gisel: exigen que se fije fecha al juicio

cargando anuncio

“Pasaron dos años, el tiempo se agota y a mí se me agotó la paciencia. Queremos justicia”, expresó Waldemar Rodríguez Da Silva, padre de la joven asesinada en marzo de 2016. Su ex pareja Martín Ruiz Díaz confesó públicamente ser el autor del crimen y está preso. La familia exige fecha del juicio.

Femicidio de Gisel: exigen que se fije fecha al juicio

“Pasaron dos años, el tiempo se agota y a mí se me agotó la paciencia. Queremos justicia”,  expresó Waldemar Rodríguez Da Silva, padre de la joven asesinada en marzo de 2016. Su ex pareja Martín Ruiz Díaz confesó públicamente ser el autor del crimen y está preso. La familia exige fecha del juicio.POSADAS. Gisel Rodríguez Da Silva fue asesinada dentro de su casa en marzo de 2016. Tenía 26 años y era madre de una niña de 3. Su ex pareja Martín Ruiz Díaz fue atrapado en Paraguay cuando intentaba fugarse y confesó públicamente ser el autor del crimen. El hombre está preso, pero no hay fecha de juicio.

Waldemar Rodríguez Da Silva, padre de la joven, visitó los estudios de Misiones Cuatro y repasó los últimos movimientos del femicida antes de escaparse al país vecino. “Habiendo asesinado a mi hija en su casa, apareció fríamente con mi nieta en brazos”, recordó.

Gisel había denunciado a Ruiz Díaz

La joven estuvo en pareja con Martín Ruiz Díaz durante 9 años, pero llevaban 4 meses separados cuando ocurrió el hecho.

Waldemar Rodríguez Da Silva contó que después de la muerte de su hija se enteró que Ruiz Díaz era violento con Gisel al encontrar las dos denuncias. “Él había golpeado a mi hija y creo que también había una orden de alejamiento”, indicó.

Aquel 20 de Marzo de 2016

El padre de Gisel repasó lo que vivieron aquel 20 de marzo cuando sus vidas cambiaron para siempre. “Ese muchacho (Ruiz Díaz) empezó a escribir haciéndose pasar por Gisel diciendo ‘Hola mamá, ¿puedo llevar a mi hija para que quede con ustedes?’, porque decía que tenía que cuidar a la abuela de él en el sanatorio”, contó.

“Así fue que, habiendo asesinado a mi hija en su casa, apareció fríamente con mi nieta en los brazos. Le saludó a mi señora con dos besos, con total frialdad”, agregó.

Cuando Ruiz Díaz se fue, la madre de Gisel revisó el bolso de ropa de la niña, “Gisel era muy organizada, ponía todas las cosas bien ubicadas. Mi señora miró y vio todo desordenado, había ropita que ella no usaba y me dijo: ‘Gisel nunca me deja la ropa así’. Ya estaba preocupada”, reveló.

Para darle tranquilidad a su esposa, Waldemar fue a la casa de Gisel para asegurarse que estuviera bien. “Cuando llego, veo la puerta abierta y el auto de él metido marcha atrás con el baúl abierto. Quise entrar y el portón estaba cerrado”, dijo.

“Golpeo las manos y él sale medio asustado y dice: ‘Suegro, ¿qué le trae por acá?’. Le dije que no podíamos comunicarnos con Gisel y me contestó: ‘Quédense tranquilos que Gisel está en el sanatorio cuidando a mi abuela y ella rompió su celular’”, continuó.

Waldemar le dijo que si Gisel no llamaba en 10 minutos iba a volver a la casa y esto habría provocado que Ruiz Díaz se fugara en ese mismo momento. “Él estaba por hacer desaparecer a mi hija en el baúl”, dijo el padre de la joven.

Una vecina de la zona vio cómo Ruiz Díaz se aseguró de que su suegro se había alejado e inmediatamente subió a su vehículo y se fue dejando la casa totalmente abierta.

“Mi esposa, como toda mamá, sintió en el corazón y se preocupó. Me dijo: ‘Mirá el mensaje que me mandó Gisel. Dice que se fue con la moto, ¿vos no viste la moto en la casa?’, y le dije que sí, que la moto estaba y ella se puso a llorar”, contó.

Ruiz Díaz limpió la escena del crimen

“Cuando llegamos, encontramos la casa abierta y entramos a buscar desesperados pieza por pieza. Todo estaba ordenado, el tipo hasta extendió la cama, limpió la casa, el baño estaba mojado porque le había bañado a mi hija”, describió.

La beba de Gisel estaba con sus abuelos revisando la casa, “Mi señora estaba en una parte y yo estaba dando vuelta la casa cuando escuché que mi señora gritó”, recordó.

La perrita de Gisel fue quien guió a su madre hasta el lugar donde estaba el cuerpo sin vida de la joven. “Tenía un sofá esquinero y ahí estaba mi hija acostada tapada con unas toallas. Ya estaba muerta”.

“Mi hija tenía muchos golpes en el cuerpo, pero el golpe que le mató fue en la cabeza. Después le estranguló y como si fuera poco le ató con un cordón y la ahorcó. Yo encontré el cordón en el basurero”, señaló.

Justicia por Gisel Vanesa Rodríguez Da Silva

“Yo no me olvidé de mi hija. Quiero decirle a los jueces que hagan justicia. Pasaron dos años, el tiempo se agota y a mí se me agotó la paciencia. Queremos justicia”,  expresó.

A través de la pantalla de Misiones Cuatro, el padre de Gisel pidió a los legisladores de la provincia que hagan un llamado al juez para pedir que se agilice la causa.

Si bien Ruiz Díaz permanece detenido, la familia Rodríguez Da Silva exige que se fije una fecha de juicio. “Tienen todas las pruebas. El tiempo se agotó. Queremos justicia y estoy decido a salir a gritar en las esquinas”, aseguró.

La familia de Gisel afirma que el femicida tiene un abogado que logra “manipular” la causa para evitar que Ruiz Díaz sea juzgado y la hija de ambos fue abandonada por el Estado sin asistencia psicológica.

“En un primer momento aparecieron todos, pero desde hace 2 años somos nosotros los que  llevamos a nuestra nieta a Hospital Madariaga para ser atendida por una psicóloga”, denunció.Leé también: “El femicidio de Gisel se pudo haber evitado”

Policías “no respondían” a los llamados de Gisel, cuando Ruiz Díaz la acosaba


vm.

Comentarios