Policiales

El recuerdo de Jazmín Stang

cargando anuncio

Se cumplieron cuatro años del crimen de la maestra que fue asesinada por ladrones en el barrio Itaembé Miní, mientras esperaba el colectivo para ir a trabajar. Su hija Erika estuvo en los estudios de MisionesCuatro y contó cómo es la vida familiar después de la tragedia.

El recuerdo de Jazmín Stang

Se cumplieron cuatro años del crimen de la maestra que fue asesinada por ladrones en el barrio Itaembé Miní, mientras esperaba el colectivo para ir a trabajar. Su hija Erika estuvo en los estudios de MisionesCuatro y contó cómo es la vida familiar después de la tragedia.La maestra jardinera Isolina Jazmín Stang fue asesinada a puñaladas en Posadas en el 2014, cuando esperaba el colectivo para ir a trabajar. Por el hecho fueron detenidos un niño de 13 años y otro joven de 23.

Estaba en la parada de calle 127 y avenida 147, en Itaembé Miní, a la espera del colectivo que la llevara a su trabajo en un centro materno-infantil de la avenida Francisco de Haro casi Almirante Brown.

La mujer, de 34 años, madre de dos hijos, fue asesinada a las 6.00, cuando en su cartera sólo tenía 8 pesos y una libreta de anotaciones.

Para homenajearla, en forma reciente los vecinos pusieron su nombre a una plaza situada cerca de la parada donde perdió la vida. En el marco del cuarto aniversario de su fallecimiento, su hija Érika estuvo en los estudios de MisionesCuatro para recordar a su mamá y contar cómo continuó la vida familiar después de la tragedia.

CONDENA POR EL CRIMEN

En el 2016, Eduardo Luis Guzmán (23) fue condenado a quince años de prisión por el asesinato de la docente Stang en un juicio abreviado que se realizó en el el Tribunal Penal 2 compuesto por los jueces Roque Martín González (presidente), Ángel Dejesús Cardozo y Martín Errecaborde, ambos últimos subrogantes.

Guzmán fue condenado como autor del delito de “robo con arma en grado de tentativa, con participación e intervención de un menor de 18 años”, y “homicidio en ocasión de robo con intervención de un menor”.

En ese sentido, Erika rememoró palabras de su madre con respecto a la delincuencia juvenil y la intervención de la Justicia. “Mi mamá decía que cuando la Justicia llegaba era tarde, lo que se debe hacer es prevenir. Tampoco en la cárcel encuentran algo para ser mejores y cuando salen, tienen más ganas de llevarse la vida por delante”, dijo la joven.

A su vez, relató que después del extremo dolor, pudo seguir adelante con el respaldo fundamental de su abuela, a quien definió como una mujer con mucha energía que representa un pilar para toda la familia.

Asimismo Erika comentó con orgullo que se graduó en una carrera hace poco tiempo y agregó que su hermana también se encuentra abocada a los estudios, después de haber superado inconvenientes de salud que surgieron como consecuencia de la tristeza por la trágica muerte de su mamá.

vb

Comentarios