Política

Argentina pasó de 11 a 19 millones de personas bajo la línea de la pobreza en los últimos 3 años, revelan

cargando anuncio

Por la recesión económica, inflación, caída de salarios, jubilaciones e ingresos, 7.700.000 personas cayeron en la pobreza.

Argentina pasó de 11 a 19 millones de personas bajo la línea de la pobreza en los últimos 3 años, revelan

BUENOS AIRES. En tan solo 3 años, por la recesión económica, la inflación, la caída de salarios, jubilaciones e ingresos de la mayoría de la población, por la pandemia y la cuarentena, y a pesar de las ayudas oficiales, 7.700.000 personas cayeron en la pobreza. Y de ese total 2,4 millones descendieron aún más y pasaron a ser directamente indigentes, según publicó este miércoles, el diario Clarín.

Con el dato que difundirá este miércoles el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos), se estima que proyectado a todo el país la pobreza habría alcanzado a 19 millones de personas, a fines del 2020. Pero, a fines de 2017, sumaban 11.300.000. Es decir, el 25,7% de la población. Y desde entonces, según las mediciones semestrales del INDEC, la pobreza no paró de subir. En el primer semestre del año pasado, la cantidad de pobres subió a 18,5 millones de personas, vale decir, el 40,9% de la población.

Este miércoles se conocerá la cifra de la segunda mitad del año pasado, que los especialistas estiman en torno del 40-42%. Aunque podría ser una cifra mayor. De hecho, las mediciones de la UCA (Universidad Católica Argentina) darían cifras más dramáticas aún.

Las cifras de la Canasta Básica y los jóvenes en la pobreza

De acuerdo con el citado diario nacional, en el conurbano bonaerense, en tres años, la pobreza pasó de 3,5 millones a 6 millones de personas. Y la pobreza de chicas y chicos menores de 14 años, de 4,3 millones a poco más de 6 millones.

Todas las cifras se refieren a la pobreza proyectadas a todo el país por carencia o falta de ingresos con relación a una línea de pobreza o canasta básica familiar (matrimonio y 2 hijos) que, a febrero último, según el INDEC, trepó a $ 57.997,48. Y que a marzo rondará los $ 60.000. Cabe aclarar que en las mediciones de la Canasta Básica Total (CBT), no se incluye el costo de los alquileres.

Con ingresos familiares por debajo de ese valor, están la mayoría de los asalariados y cuentapropistas no registrados. Pero también están buena parte de los asalariados formales o registrados ante la Seguridad Social. Sólo en los últimos 3 años, sufrieron caídas del salario real del orden del 15 al 25%. El mismo retroceso de ingresos tuvieron los jubilados y pensionados.

En tanto, si en lugar de los ingresos de las personas o familias, se toman en cuenta la gente que vive en forma precaria, en hacinamiento, con problemas de asistencia escolar, precariedad en el empleo o en el acceso a la salud, la pobreza asciende al 47% de la población. O sea 21 millones de personas.

Los más afectados son los menores de 18 años. Se estima que un 55% de los menores de edad, viven en esa condición.

La explosión de la pobreza en 2019 y 2020 y la pobreza estructural

Estos datos son oficiales del primer semestre de 2020, del Sistema de Información, Evaluación y Monitoreo de Programas Sociales (SIEMPRO) un organismo que depende de la Presidencia de la Nación. Corresponde a la medición de Pobreza Multidimensional, que complementa la medición tradicional de pobreza por ingresos del INDEC.

Ya antes de la irrupción de la pandemia, en 2 años, la pobreza subió del 25,7% (11,3 millones) en 2018 al 35,5% (16 millones) en 2019 y en 2020 habría sumado otros 3 millones.

De todas estas cifras oficiales se desprende que, si tan solo unos años atrás la Argentina tenía una pobreza estructural medida por ingresos del 25% difícil de perforar, ahora saltó al 40%.

Pero con otra diferencia no menor: hay que agregar un aumento del desempleo -subió del 7 al 11% de la población activa – y una gran cantidad de gente asistida por el Estado, por ejemplo, los 2,3 millones de padres o madres que perciben la AUH por 4,4 millones de chicos, chicas y adolescentes menores de 18 años, la tarjeta alimentar, o los planes sociales.

Comentarios