Política

Cristina desaira a sus militantes verdes y se junta con evangélicos

cargando anuncio

La ex presidenta Cristina Kirchner convocó a los evangelistas para que armen el “peronismo celeste”; se reunirán en el Instituto Patria la próxima semana y el acercamiento deja totalmente desairados a los sectores feministas que la apoyan.

Cristina desaira a sus militantes verdes y se junta con evangélicos

La ex presidenta Cristina Kirchner convocó a los evangelistas para que armen el “peronismo celeste”; se reunirán en el Instituto Patria la próxima semana y el acercamiento deja totalmente desairados a los sectores feministas que la apoyan.BUENOS AIRES. La ex presidenta Cristina Kirchner habría convocado a pastores evangelistas a una reunión en el Instituto Patria, dejando desairados a los sectores políticos y sociales vinculados al feminismo, que veían en la senadora una defensora del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Según trascendió, Cristina busca ampliar sus bases y le ofrecerá a referentes de la iglesia evangélica que armen el “peronismo celeste”, la pata que se movilizó masivamente en contra de ley del aborto que se discutió en el Congreso y tuvo al kirchnerismo al lado de los “pañuelos verdes”.

Con un pragmatismo claramente electoralista, ahora Cristina busca tejer un puente con quienes se opusieron a la legalización del aborto que está sostenida por dos grandes columnas: la iglesia católica, con la que ya tiene aceitados vínculos; y las evangélicas, con las que se reunirá la semana próxima.

Gustavo Legname, un referente del culto que integrará la comitiva que viajará al Instituto Patria, aseguró que hacia adentro del movimiento “se empezó a hablar de la crisis económica y de las malas decisiones que hay en la materia y que perjudican a la sociedad. Lo vemos porque estamos muy cercanos a la gente”, dijo el referente evangélico que visitará a Cristina.

“Estamos peor que en el 2001, hoy la gente tiene hambre, no puede sostener la casa, la venta de leche cayó terriblemente, no se puede comer carne, es gravísimo lo que está ocurriendo con el alimento de la gente”, sostuvo el referente evangélico, otro de los que apoya el regreso de la ex presidenta a la Casa Rosada.Por otra parte, consultado por el reciente bautizado Alfredo Olmedo quien se presenta como el candidato de los evangelistas, Legname sostuvo que “tiene un buen equipo de marketing, pero nosotros no tenemos nada que ver con la ultra derecha. Si nosotros estamos en contra del aborto, no podemos estar a favor de la pena de muerte”, comentó.

Para el evangélico, un sector de la iglesia apoya al salteño “porque no tiene otra estructura y fue el primero que apareció pero estamos organizando nuestra posición. La semana próxima nos reuniremos en el Instituto Patria y es uno de nuestros deseos trabajar fuerte ahí”, remató.

Sea como sea, con este pacto de Cristina y los evangélicos, quedó en evidencia que la ex presidenta jamás tuvo en su agenda, la despenalización del aborto u otras reivindicaciones feministas, como se pretendió proyectar el año pasado, en el fragor del debate por el aborto legal.

Es más, todos los sectores feministas y pro-derechos del kirchnerismo, quedan descolocados por esta maniobra de la senadora, que es perfectamente coherente con lo que hizo durante sus 8 años como presidenta respecto del debate por el aborto: jamás permitió siquiera abrir la discusión sobre esa deuda de la democracia para con las mujeres y niñas.

Ahora, los sectores “verdes” del kirchnerismo, difícilmente podrán apoyar una candidatura de Cristina sin caer ellos mismos en una profunda incoherencia política. Para estos sectores, ya de por sí era complejo explicar cómo armonizaban la postura a favor de la legalización del aborto con el acompañamiento a Cristina Kirchner, reconocida militante celeste hasta el año pasado, cuando explotó el reclamo del aborto legal motorizado por el Movimiento de Mujeres.

LPO/jmm.

Comentarios