El “Bluff” de la Defensoría del Pueblo de Oberá

Categorías: Política.

Palabras destacadas: bernabé, bernabé aguirre, 23 de junio, defensora, patricia nittmann, 22 de septiembre, adjunto, maternidad, nittmann, patricia, lesiuk, septiembre, aguirre, 22, logró, junio, defensor, cargo, licencia, y 23.
Visibilidad: Destacadas por categoría – Política, Lo Más Leído, y Destacadas en Artículo individual.

Con la licencia por maternidad a la Defensora Patricia Nittmann, y la renuncia de Bernabé Aguirre al cargo de defensor adjunto, el organismo quedaría acéfalo entre el 23 de Junio y el 22 de Septiembre.

OBERÁ. En la sesión del último martes el Concejo Deliberante de Oberá aprobó otorgar una licencia por maternidad de tres meses a la Defensora del Pueblo, la renovadora Patricia Nittmann. Licencia que abarcará desde el próximo domingo 23 de junio hasta el domingo 22 de septiembre.

La complejidad del asunto radica en que el defensor del pueblo adjunto, Bernabé Aguirre, renunció a su cargo tras denunciar públicamente que no era tenido en cuenta y que no era consultado ni para lo más mínimo por su compañera de fórmula.

Así las cosas, en las otras licencias que se tomó Nittmann, la subrogó el asesor legal Hugo Lesiuk (el mismo que permanece imputado por la justicia en una causa de mega estafa a la AFIP que data del verano de 2013).

Ahora el parlamento obereño autorizó a Lesiuk a volver a subrogar a Nittman pero por quince días. Luego la Defensoría quedará acéfala aunque Lesiuk dijo que “trabajarán como siempre”, algo que parece una simple expresión de deseos.

Lo de la defensoría vino mal parido y siguió peor. Primero Patricia Nittmann fue elegida por el alcalde Carlos Fernández (la controladora ungida por quién debe controlar).

En octubre de 2017 Nittmann logró ser electa gracias a la ley de lemas, a favor de que ella logró solo el diez por ciento de los votos y fue tercera, tras dos candidatos del Frente Cambiemos (Roberto Silverstone y Gabriel Tula) que la superaron holgadamente. Tras asumir, en abril de 2018, se dio la polémica designación de Lesiuk.

Después, en febrero de este año, renunció el adjunto, Aguirre. Después empezaron los períodos de licencias-uno en abril y otro en mayo-hasta llegar a la actual situación de futura acefalía.

En el medio hubo una intentona política de colocar en el cargo al abogado Andrés Moreira, el segundo más votado en el lema renovador. Pero parece que la aplastante reelección que logró Fernández habría sepultado el intento (Moreira trabajó para la candidatura del periodista Carlos Antonio Lindstrom).

En una sociedad como la obereña, con poca tradición de participación ciudadana, estos órganos constitucionales que tienen casi todo de declamatorio y casi nada de efectivo (como las audiencias públicas por el aumento de los boletos de colectivo, que no son vinculantes), desalientan aún más la participación.

Suele suceder que cuando se hace todo mal, las cosas no salen bien.

Walter Anestiades

Comentar