Política

El casino flotante de Closs y “Balero” Torres, otro negocio que fracasó

Así como las aerosillas de Salto Encantado, el negocio del hotel casino flotante del ex gobernador Maurice Closs quedó abandonado. Ahora, empresarios argentinos pretenden recuperar el antiguo barco e instalarlo en el Paraguay.

El casino flotante de Closs y “Balero” Torres, otro negocio que fracasó

IGUAZÚ. El año 2013, durante el gobierno de Maurice Closs, el Instituto Provincial de Loterías y Casinos (IPLYC) que dirigía Eduardo “Balero” Torres, anunciaba la construcción de un hotel casino flotante en la ciudad de las cataratas.

La embarcación “Nicolás Mihanovich”, de 90 metros de eslora y ocho cubiertas, arribó a Posadas y amarró en la zona de Miguel Lanús para luego continuar viaje rumbo a Iguazú.

Eduardo Torres, ex titular del IPLyC

El buque quedó fuera de servicio en el año 1962. Había prestado servicios en la ruta Buenos Aires- Colonia (Uruguay). Luego se reinventó como museo flotante y, por último, como hotel en un astillero de Buenos Aires.

El proyecto tenía previsto que la embarcación fuera amarrada frente al predio de Selva Iriapú, en inmediaciones del Puente Tancredo Neves, una zona donde funcionan otros emprendimientos turísticos.

Ocho años atrás, cuando llegó a Misiones, el barco contaba con ocho pisos, 52 habitaciones cinco estrellas, pileta, solarium y gimnasio, salones de eventos y teatro, además de cuatro salones para salas de juegos, con tragamonedas de última generación.

Al dejar la gobernación en 2015, el proyecto de Closs y Torres quedó trunco y desde entonces se encuentra amarrado en el lado argentino, en la costa de Puerto Iguazú, en aguas de los ríos Iguazú y Paraná, totalmente abandonado.

Polémica con trabajadores marítimos

Incluso antes de comenzar, el proyecto de Closs y Torres generó polémica con el sindicato de trabajadores marítimos que reclamó por los más de 500 puestos de puestos de trabajo que se iban a generar.

Sobre el tema, “Balero” Torres había dicho a la prensa “es una plataforma flotante. Por eso no entendemos cuál es la actividad marítima”, indicó en referencia al reclamo gremial.

A la deriva

En el año 2014, una fuerte tormenta provocó que la antigua embarcación soltara sus amarras y navegara durante más de una semana a la deriva por el rio Paraná. Finalmente fue recuperada por personal de Prefectura y con ayuda de tres remolques pudo ser controlado.

Nuevo proyecto

Medios paraguayos informaron que se iniciaron los trámites ante el Gobierno Nacional de Paraguay para llevar la embarcación al vecino país. Al parecer, prevén instalar el barco en la localidad de Presidente Franco.

Se trataría de una empresa de Argentina que busca instalar un hotel casino flotante en las aguas del río Paraná, con una inversión de USD 60 millones a ejecutarse en un plazo aproximado de 7 meses, en caso que se logre la autorización de los diferentes estamentos gubernamentales que regulan este tipo de iniciativa en el país, informaron medios de Iguazú.

La intención sería instalarla en la zona costera, donde está siendo construida la segunda unión física a través del Puente de la Integración que unirá las ciudades de Foz de Iguazú, Brasil y Presidente Franco, Paraguay. El proyecto asegura la generación de unos 200 puestos de trabajo.

Este proyecto es acompañado por el Consulado de paraguayo en Puerto Iguazú, Misiones, Argentina, en el marco de la captación de inversiones extranjeras, como propuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Comentarios