Política

El cruce de chicanas entre Lousteau y Cristina Kirchner que se hizo viral: “Me enseñaste de economía con la 125”

cargando anuncio

Ocurrió este jueves en el Senado, durante el primer informe del jefe de Gabinete, Agustín Rossi. El senador le dijo a la presidente del Senado que “deberían haber aprendido de economía” y la Vicepresidente replicó con dardos envenenados, recordando el papel del ex Ministro de Economía en las polémicas retenciones móviles del 2008.

Compartir
Compartir articulo
El cruce de chicanas entre Lousteau y Cristina Kirchner que se hizo viral: “Me enseñaste de economía con la 125”

BUENOS AIRES. La Vicepresidente Cristina Kirchner y el Senador Martín Lousteau se cruzaron este jueves con un picante ida y vuelta en la previa del inicio del informe de gestión que Agustín Rossi en el Senado.

Ante un cuestionamiento de Lousteau, la Presidente de la Cámara Alta dijo: “Senador, ya debería haber aprendido que no se necesita quórum para la sesión de hoy. Gracias”, lanzó la Vicepresidente. La respuesta de Lousteau no se hizo esperar: “Deberían haber aprendido de economía, también”.

Ante esto, Cristina Kirchner tomó el guante y fulminó al actual senador de Evolución y precandidato a Jefe de Gobierno Porteño. “Me enseñaste vos con la 125”, retrucó la Vicepresidente, enrostrándole al ex Ministro de Economía, su papel en el controvertido proyecto de retenciones móviles que el gobierno de CFK quiso imponer en el Congreso de la Nación, en 2008, conocido como la Resolución 125.

Según publicó Clarín, el video del cruce apareció rápidamente en las redes sociales y se hicieron eco algunos de los dirigentes más afines al kirchnerismo como Juliana Di Tulio y Juan Grabois. Por insólito que parezca, así como Lousteau acusa a CFK de no haber aprendido de Economía, esta última no lo niega, sino que lo hace responsable al senador de esa ignorancia en materia económica.

Qué fue la Resolución 125

Vale recordar que la resolución 125 que mencionó Cristina tuvo en 2008 a Lousteau y a quien entonces era Presidenta de la Nación como dos de los principales protagonistas. Fue la que generó el conflicto más grande entre el Gobierno y el campo, con el famoso voto “no positivo” del radical K, Julio Cobos, quien era vice de CFK, en el medio.

El 23 de marzo de ese año, el entonces ministro de Economía, Martín Lousteau, dictó una resolución, la 125/2008, refrendada por Cristina y Alberto Fernández, por entonces jefe de Gabinete, que transformaba en móviles las retenciones a los productores de granos. Vale remarcar que esta resolución, el gobierno de CFK trató de imponerla en tiempos de cosecha, es decir, cambiando las reglas impositivas para el sector agrario después de que los productores sembraran.

Retenciones que podrían llegar a un 49 por ciento, si el precio subía a niveles extraordinarios

Esta movilidad de las retenciones (impuestos) estaba basada en el precio: con granos, soja en este caso, vendidos a un precio bajo, las retenciones casi no existirían. A precios más altos, mayores retenciones. Un precio internacional de 400 dólares para la tonelada de soja, redundaría en una retención de casi el 38 por ciento a los productores. Si el precio de la soja aumentaba, y todo indicaba que iba a aumentar, y aumentó, las retenciones podrían llegar hasta el 49 por ciento: la mitad de lo producido por el agro pasaría así a manos del Gobierno de turno.

En ese contexto, las entidades rurales, históricamente enfrentadas entre sí, se unieron como una sola para rechazar la medida. Así nacieron los cortes de ruta en el interior, los cacerolazos en la Capital, las contra marchas K con el ex piquetero Luis D’Elía a las trompadas contra los opositores en Plaza de Mayo, el desabastecimiento en las grandes ciudades y un clima de tensión cada vez más visible.

La Presidenta no tuvo mejor idea que condenar las protestas por cadena nacional el 25 de marzo con una frase poco feliz: habló de “piquetes de la abundancia”. Y sostuvo que no se iba a dejar extorsionar, cuando era su gobierno el que presionaba al sector agrario con una fenomenal suba en las alícuotas a la exportación.

La pelea en el Senado y el famoso “voto no positivo” de Cobos

El 17 de junio, la Presidente anunció, también por cadena nacional, que la resolución de Lousteau (que había renunciado el 25 de abril) era ahora un proyecto de Ley que sería enviado al Congreso. El Gobierno estaba convencido de que en el Parlamento iba a ganar la batalla.

Diputados la aprobó por un margen escaso de siete votos, 129 a 122. Y el 16 de julio, en el Senado, empezó un largo y vehemente debate que duró dieciocho horas y que, antes de la primera votación, se vislumbró como un empate. Es que los senadores de las provincias afectadas por la 125, incluidos algunos “radicales K” que decidieron votar contra el proyecto del gobierno, pusieron las cosas tanto a tanto contra la “mano alzada” de los legisladores K.

El debate entró en un largo cuarto intermedio, supuestamente destinado a definir posiciones y a que Cobos no tuviera que zanjar diferencias. Ya entradas las primeras horas del 17 de julio, el Senado se preparó para votar el proyecto de ley que instauraría las retenciones móviles al sector agropecuario.

Votó el Senado: 36 votos a favor, 36 en contra. Un empate perfecto. Hundido por la responsabilidad, Cobos tomó la palabra: “La historia me juzgará. No sé cómo. Pero espero que esto se entienda. Soy un hombre de familia, como todos ustedes, con una responsabilidad en este caso (…) Estoy actuando de acuerdo con mis convicciones. Que la historia me juzgue. Pido perdón si me equivoco. Mi voto no es positivo, mi voto es en contra”, dijo, atribulado.

Al día siguiente, el Poder Ejecutivo retiró el proyecto de ley y la 125 quedó, casi, en el olvido.

Comentarios