Política

El tribunal atacado por Cristina, tiene que revisar decenas de causas por corrupción

Se trata de la Cámara de Casación penal, integrada por dos jueces que la vicepresidenta Cristina Kirchner, cuestionó públicamente, lo que fue visto como un elemento de presión contra los magistrados.

El tribunal atacado por Cristina, tiene que revisar decenas de causas por corrupción

BUENOS AIRES. Cada día más cercada por causas de corrupción en el Estado, para Cristina Kirchner la Cámara de Casación penal federal se convirtió en un objetivo estratégico, no sólo para garantizarse un futuro sin condenas, sino también para proteger a sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner, ambos también procesados en diversas causas.

En ese marco se dieron una serie de ataques por parte de la propia vicepresidenta, y otros funcionarios que responden a ella, a jueces y fiscales federales que entienden en causas que complican a la familia Kirchner. Pero en particular, a dos magistrados de la Cámara de Casación.

Según Clarín, las recientes denuncias contra el presidente del tribunal Gustavo Hornos por sus encuentros con Mauricio Macri y la denuncia contra el juez Juan Carlos Geminiani por mensaje machistas, apuntan a desgastar a la Cámara que viene fallando en contra de los intereses de la vicepresidenta y del kirchnerismo en su conjunto.

En carpeta, además, Casación tiene que resolver sobre una decena de causas que involucran a la vicepresidenta y a ex funcionarios y dirigentes K.

El tribunal que revisa las quejas contra juicios iniciados o en proceso

Las críticas de Cristina contra el tribunal se enfocan ahí, entienden varios jueces y fiscales de los tribunales de Retiro, “porque es el organismo que tiene superintendencia sobre los Tribunales Orales”. En otras palabras, es responsable de resolver los planteos y quejas sobre lo resuelto en los Tribunales que realizan los juicios o que están por iniciarlos. Por otro lado, es la Cámara responsable de confirmar o no las condenas dictadas en los juicios.

Así es que la vicepresidenta cuenta con ocho causas elevadas a juicio oral, donde se la acusó de diferentes hechos de corrupción. Entre otras causas, figuran el expediente por las operaciones con Dólar Futuro, la causa por la firma del Pacto con Irán, el presunto direccionamiento en la obra pública a Lázaro Báez, los casos Hotesur y Los Sauces (lavado de activos) y la investigación conocida como los Cuadernos de las Coimas (asociación ilícita y cohecho, entre otros delitos). Pero hay más expedientes pendientes.

En algún momento, cuando Cristina Kirchner sea juzgada en esas causas, Casación podría intervenir.

Una decena de causas que salpican al kirchnerismo

Sin embargo, además de esas causas, hay al menos una decena de investigaciones sobre las que deben pronunciarse en diversas instancias, las salas de la Casación. Y que también involucran a la vicepresidenta como parte de su ex gabinete.

Por ejemplo, la Sala IV integrada por los jueces Mariano Borinsky, Javier Carbajo y Ángela Ledesma debe resolver si Amado Boudou vuelve a prisión o no a cumplir la condena que el 3 de diciembre confirmó la Corte. Cuando avance en el debate oral el caso Ciccone II (se investiga la ruta de dinero que permitió la compra de la ex calcográfica), esa misma sala es la que deberá intervenir.

Justamente, esta Sala IV deberá pronunciarse sobre la condena a doce años por lavado de activos contra Lázaro Báez conocida como la Ruta del Dinero K.

Qué pasará con el único juicio en curso contra Cristina: Vialidad

Sin embargo, esta esta triada de jueces intervienen en el caso del presunto direccionamiento de la obra pública, el único juicio que Cristina Kirchner tiene en desarrollo desde hace más de un año y medio. Todos los recursos para que el debate oral no continúe o los diferentes reclamos, los resuelve la Casación.

Por otro lado, esperando que el Tribunal fije fecha de inicio, la Casación también interviene en lo concerniente a la causa por el Pacto con Irán. En ese expediente, la vicepresidenta está procesada por encubrimiento agravado del atentado contra la sede de la AMIA por el memorándum de entendimiento. Este caso arrancó con la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

Asimismo, hay otros expedientes sobre los que debe expedirse la Cámara de Casación: las condenas contra Milagro Sala, el caso por enriquecimiento ilícito contra Julio De Vido, como también el caso conocido como Sueños Compartidos que involucra a Hebe de Bonafini y los hermanos Schoklender por desfalcos en la obra pública.

Fue el máximo tribunal penal el que recientemente, ordenó que la causa por presunto espionaje contra el gobierno macrista que se encontraba radicada en Lomas de Zamora, tramite en Comodoro Py. El kirchnerismo con diversos planteos, se opuso a ese traslado. Es que sospechan que en Comodoro Py, el ex presidente gozaría de cierta protección. O lo que es lo mismo, en Lomas de Zamora, el kirchnerismo tendría más influencia sobre la justicia.

El expediente que más le interesa a Cristina Kirchner

En tanto, la Sala I, donde realizó su exposición Cristina Kirchner, es la que interviene en la causa del Dólar Futuro y en dos casos de suma relevancia para la vicepresidenta, Los Sauces y Hotesur. Allí se encuentran procesados Máximo y Florencia Kirchner por lavado de dinero. El TOF 5 estima que en la segunda etapa del año podrían fijar fecha de inicio del juicio. Cabe recordar que Florencia, carece de fueros parlamentarios, a diferencia de Máximo, que es diputado nacional.

Otros casos de corrupción durante el gobierno kirchnerista deben resolverse en la Sala III como la condena contra Ricardo Jaime en la Tragedia de Once, el caso Odebrecht donde está acusado Julio De Vido, Roberto Baratta, Daniel Cameron, entre otros, por haber cobrado coimas del gigante brasileño a cambio de garantizarle obras millonarias.

No obstante, el recuento de casos no termina aquí. La Sala II por ejemplo, debe pronunciarse sobre la condena por enriquecimiento ilícito contra José López, el caso en el que se investigó los bolsos con 9 millones de dólares no declarados que el ex Secretario de Obras Públicas (desde 2003 a 2015) buscó esconder en el convento de General Rodríguez.

Comentarios