Política

La “grieta” llegó a la CELO

cargando anuncio

La “grieta” llegó a la CELO. Y esto recién empieza.

La “grieta” llegó a la CELO

OBERÁ. En diciembre pasado el ahora diputado provincial por la renovación Rafael Pereyra Pigerl, daba por descontado que dejaría el cargo de presidente de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá-CELO-, pero no el poder en la entidad. Lo iba a suceder Pedro Andersson, su número dos. La jugada le salió mal. Y ahora el Consejo de Administración debe lidiar, además de los estructurales problemas con la energía eléctrica, el agua, las cloacas, los aumentos tarifarios y las deudas de arrastre, con ellos mismos.

Quién resultara electo presidente de la CELO en diciembre, el tradicional dirigente agropecuario Carlos Ortt, dialogó con Misiones Cuatro sobre el universo de desafíos que enfrenta su gestión. Ortt, ligado al Frente “Cambiemos”, se las tiene que ver con consejeros y síndicos que acompañaban todo lo que hacía Pereyra Pigerl y ahora cuestionan cada decisión que toma él.

-La CELO llamó a concurso para auditor externo. Concurso ganado por el estudio obereño “Bárbaro y asociados”, cuyo titular es Mario Bárbaro, titular del comité radical comunal e hijo del primer alcalde electo en Oberá tras el retorno a la democracia. Conocida la decisión, el síndico Jorge “Coqui” Duarte y los consejeros que responden a Pereyra Pigerl-Néstor Mattos, Odulio De Lima, Pedro Anderson, Julio Zorrilla, Hipólito Cardozo-, presentaron una nota pidiendo a Ortt que deje sin efecto esa designación. Argumentaron que el estudio seleccionado “no tiene experiencia en materia de auditorías” y reflotaron una presunta irregularidad con cheques sin fondos perpetrada por una empresa en la que trabajo un colaborador del estudio Bárbaro.

Ortt desmintió todo de modo categórico: “Esas son pavadas. Nada que ver. Pedimos toda la información. Al Veraz y a dónde corresponde y el estudio Bárbaro reúne las condiciones de idoneidad, experiencia y éticas que se piden. Además toda Oberá conoce la honestidad de “Marito” (sic) Bárbaro”.

Ortt fue más allá y cuestionó al síndico Duarte, que es, además, el secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), seccional  Misiones: “Me gustaría que el señor síndico estuviera más en la cooperativa, que para eso lo eligieron. ¿Dónde está ahora? ¿En Porto Alegre? (Nota de la redacción: Duarte viajó a Brasil al acto de apoyo a Lula Da Silva). A mí me llaman o me vienen a ver los socios y los atiendo. Pero el síndico está poco y nada por la cooperativa”.

Y fue más a fondo: “en la gestión anterior nombraron para auditor a un señor de Corrientes que no tenía matrícula en Misiones, que fue nombrado sin concurso, a dedo por el presidente y con antecedentes judiciales. Y nadie escuchó al señor síndico decir una palabra. Es más. Quería que ese señor siga siendo el auditor” (se refiere al contador Mauro Federico Mecozzi, de Paso de los Libres, Corrientes, que estuvo imputado en una causa penal por estafa y administración fraudulenta a una cooperativa).

En cuanto a los sustantivos problemas de la cooperativa Ortt señaló que “estamos tratando con el nuevo titular de EMSA la deuda que tenemos, que asciende a 96 millones de pesos. Tenemos muy buen diálogo y el martes que viene (por el 20 de enero próximo),nos vamos a reunir y presentar un plan de pago. Creo que está casi descartado que pidamos un crédito para pagarle a EMSA, al menos en las condiciones que el Banco Macro nos ofrecía. Si bajan el interés veremos. Siempre con la garantía del gobierno provincial, que en esto nos ayudaría pero que, lamentablemente, no pone un peso para ayudar a la CELO siendo que el estado provincial es responsable de lo que pasó en esta cooperativa”.

El presidente de la CELO reconoció que la obra de toma de agua del arroyo Bonito “está mal hecha” por lo que con cada lluvia, el cauce arrastra hojas, ramas y basura tapando la boca. “Pusimos un tejido pero cuando llueve las hojas tapan y el agua no entra, estamos limpiando una vez por semana para que no se quede sin agua”, trabajo que implica apagar las bombas porque pueden quemarse al funcionar en seco. Trabajo que fue hecho por la empresa Borcom S.A. Y agregó que los caños viejos que se suelen romper en diferentes puntos de Oberá, también  son causantes de las pérdidas de agua: “Por nuestra topografía es muy difícil sacar el aire, el purgado lleva días. Y los caños son muy viejos. Por eso arreglás un montón, ponés nuevos, pero siempre se rompe otro. No se invirtió en nada de eso durante años”, remarcó.

Alertó que, en materia técnica, la cooperativa “se va a pique. Son muchos años de no invertir. El año pasado cambiamos dos mil  postes de luz y no se nota, se siguen cayendo. Hay transformadores que tienen cuarenta años y se prenden fuego solos”.

 “La solución de fondo pasa por mega-obras como el proyecto del troncal norte, en dónde se planificó una cisterna de cinco millones de litros de agua que se construirá en el parque termal. O la línea de 132 kv II (obra que inauguró el gobernador Passalacqua y se abandonó). Pero si el estado nacional no pone el dinero es imposible hacerlas. La CELO no puede y el estado provincial dice que tampoco”, finalizó Ortt.

Verano de 2018

La Lista Blanca, armada de modo heterogéneo frente al enemigo en común que era Ewaldo Rindfleisch, logró vencerlo y arrebatarle el poder en la CELO, una cooperativa administrada desde entonces de modo prolijo y transparente. Ya sin Rindflesich enfrente surgió la división. Para los consejeros que responden a Pereyra Pigerl, de esa clase de peronista kirchnerista y aliado a la renovación que se mueve como si los tres espacios fueran lo mismo, Ortt y sus apoyos “son Macri”. También para el síndico Duarte, que repite en escala la alianza que en lo nacional se ve entre los “K” y la CTA frente al “enemigo Macri”.

La “grieta” llegó a la CELO. Y esto recién empieza.

 

Walter Anestiades para www.misionescuatro.com

Comentarios