Política

La poca memoria, la herramienta política de los sospechosos de siempre

cargando anuncio

En el año electoral renace el cinismo de los dirigentes K. Reaparecieron en la escena pública sin sonrojarse y como si no tuvieran responsabilidades por la actual situación. Los personajes de la farándula kirchnerista se colgaron de la protesta yerbatera para hacer proselitismo.

La poca memoria, la herramienta política de los sospechosos de siempre

Según las publicaciones médicas, la pérdida de la memoria a corto plazo puede ser uno de los efectos naturales del envejecimiento o ser causada por enfermedades, lesiones, estrés o incluso como consecuencia del uso de drogas. Sin embargo, para el caso del ciudadano argentino medio se podría agregar otros factores; especialmente la actitud mezquina y la falta de compromiso con la sociedad.

Es decir, una gran parte de la sociedad al parecer ya se olvidó de la historia reciente del país, que derivó en el delicado momento actual. Es cierto que hay que vivir el presente, pero también hay que considerar la posibilidad no repetir los errores cometidos años atrás.

Esta afirmación tiene una razón: Es que esta semana comenzó activamente la campaña electoral y claramente la dirigencia política como siempre se aprovechó de esta «fragilidad» en la memoria del pueblo para sacar réditos partidarios. Y lamentablemente hubo una débil reacción ciudadana para recordarles a muchos de ellos que durante años se hicieron los distraídos ante problemas similares o peores.

Con un alto grado de cinismo se observó livianamente a muchos de los políticos; que fueron y son responsables directos de casi todos los problemas actuales, dando clases de cómo gestionar un gobierno y brindando lecciones de ética y moral sin sonrojarse.

Fue una semana con mucha actividad institucional y el inicio de las sesiones legislativas se convirtió en el puntapié del año electoral. En este marco es que aparecieron los sospechosos de siempre: El ex gobernador y actual diputado nacional Maurice Closs, el ex ministro de Gobierno y también legislador; Jorge Franco; la ex vicegobernadora y actual senadora, Sandra Giménez y otros tantos personajes de la farándula kirchnerista se presentaron a la sociedad con las soluciones a los conflictos como si no hubiesen tenido oportunidad de resolverlos y peor aún, como si no tuvieran responsabilidades en haberlos generados durante la pasada década K.

Para cualquier persona que no sufra de pérdida de memoria, mucho de lo ocurrido en estos días es una burla y una «tomada de pelo» a la ya castigada sociedad. Los responsables del desaguisado, los que siempre escondieron los problemas, ahora se convirtieron en denunciadores seriales.

Algunos ejemplos

La diputada kirchnerista, Cristina Britez, fue quien se llevó casi todas las miradas y quien mejor capitalizó la protesta yerbatera. La legisladora, que estuvo al frente del ANSES en Eldorado, nunca pudo resolver el reclamo de los tareferos de la zona norte, sin embargo ahora quiso convertirse en la «abanderada» de los productores en Buenos Aires. Su actitud generó mucha bronca entre los productores «Estamos podridos de que se cuelguen de nuestro reclamo para hacer política», disparó la productora Elena Torosky en medio de la protesta en Plaza de Mayo al referirse al “gesto” de la legisladora que le entregó al Presidente Mauricio Macri un paquete de yerba. “Esta gente siempre se prende de la gente que trabaja”, dijo la productora.

El ex gobernador Maurice Closs escribio en las redes sociales mientras transcurría el discurso de Macri. Con el hashtag #LejosDeLaGente señaló entre otras cosas que Cambiemos es un gobierno que se «encierra en sus ideas y percepciones» y que vive «lejos de la realidad real, cerca de la realidad virtual». Recordemos que Closs aplaudía a CFK y a cualquier otro funcionario K mientras aseguraban que se podía comer con $6 pesos o que en Argentina había menos pobres que en Alemania. Sin embargo, y al parecer para el gobernador eso no era parte de un «relato» o «realidad virtual» en la que efectivamente vivió el kirchnerismo.

La senadora Sandra Gimenez, con la excusa del «Yerbatazo» realizado en Plaza de Mayo por los productores, sacó a relucir unos «cartelitos» en el Congreso: «Reclamo al Presidente Macri. Asamblea Legislativa 2017. PRIMERO MISIONES. YERBA MATE PRECIO JUSTO», decía entre otras cosas. Giménez se sacó fotos y se mostró con mucho coraje para enfrentar a las autoridades de Cambiemos. Sin embargo, siempre se mantuvo en silencio cuando el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, insultaba a los productores misioneros, en esa oportunidad le faltó el coraje que quiso mostrar estos días. “Estoy cansado de los polacos pelotudos del interior que vienen a Buenos Aires a hacer reclamos. El precio lo defino yo y al que no le gusta que se ponga en cuatro”, había sido la terminante respuesta del ex secretario de Comercio ante el planteo de mejor precio para la yerba mate. En aquel momento no publicó nada en Twitter, incluso cuando Moreno había insultado al propio Closs: “Decile al gordo puto ese que el que define esto soy yo y nadie más”, ni ella, ni nadie en Misiones lo enfrentó.

El ex ministro Jorge Franco tampoco perdió la oportunidad de sacarse fotos con los productores en el Congreso. Hasta se animó a mostrarse en público con Hugo Sand y otros dirigentes históricos del sector productivo que durante la gestión de Franco en la provincia nunca fueron recibidos y hasta eran calificados como «piqueteros» cuando realizaban protestas en Misiones.

En definitiva, quizás sea como tuiteo la diputada Silvia Risko; tal vez los mismos sospechosos de siempre sigan aprovechando la poca memoria de los ciudadanos y en este año electoral continúen con sus discursos y actitudes que «subestiman la conciencia popular».XP.

Comentarios