Política

Diputados renovadores se negaron a firmar un repudio a Nicolás Maduro

cargando anuncio

Junto al bloque del FpV, el Movimiento Evita, y el Frente Cívico de Santiago, rechazaron firmar un documento sobre la crisis en Venezuela, en el que se cuestionan las medidas del presidente venezolano como la intervención del poder legislativo y la restricción a la libertad de expresión.

Diputados renovadores se negaron a firmar un repudio a Nicolás Maduro

Junto al bloque del Frente para la Victoria, el Movimiento Evita, y el Frente Cívico de Santiago, rechazaron firmar un documento sobre la crisis en Venezuela, en el que se cuestionan las medidas del presidente venezolano como la intervención del poder legislativo y la restricción a la libertad de expresión, entre otros puntos. El kirchnerismo y la Renovación se negaron a suscribir porque rechazan la definición de “crisis humanitaria” en Venezuela. El documento fue firmado por todos los bloques de la Cámara de Diputados de la Nación, excepto los kirchneristas.CAPITAL FEDERAL. La Cámara de Diputados acordó un documento sobre la crisis de Venezuela, sin el respaldo del Frente para la Victoria-PJ, que se negó a firmar porque el texto incluye la definición de “crisis humanitaria” en el país gobernado por Nicolás Maduro. Entre los bloques que tampoco suscribieron al documento, figuran también el Movimiento Evita, el Frente Cívico de Santiago y el Frente Renovador de la Concordia Social.

Según el kirchnerismo esa definición fue la utilizada por el Comando Sur de Estados Unidos para describir la situación política de la región ante el Congreso y es una excusa para justificar la intervención. Lo planteó Guillermo Carmona, diputado del FpV-PJ y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, pero ninguna otra fuerza lo tomó en serio.

Y en la tarde del viernes, acordaron sin él un documento, firmado por los jefes de bloque diputados Mario Negri (Cambiemos), Graciela Camaño (Frente Renovador), Margarita Stolbizer (Progresistas) y Darío Giustozzi (Juntos por Argentina).

El texto es en líneas generales el borrador adelantado por este medio. Reivindica a la OEA y repudia las limitaciones sobre la libertad de prensa y los presos políticos en Venezuela. Y rechaza medidas de Maduro como la intervención de la asamblea nacional y la convocatoria a una convención constituyente.

También exhorta a Maduro a “llegar a un acuerdo con las distintas fuerzas políticas sobre un cronograma electoral que incluya veedores internacionales”. Y en sus fundamento alerta sobre “la crisis humanitaria que sufre el pueblo venezolano”, esa frase que tanto temen en el kirchnerismo.

El texto se dio a conocer este viernes a modo de pronunciamiento político -y no como proyecto de declaración-, mientras crece la cifra de muertes por protestas contra el régimen Nicolás Maduro.

No suscribieron el Frente para la Victoria-PJ, el Movimiento Evita y espacios provinciales aliados al kirchnerismo como el Frente Cívico por Santiago y el Frente de la Concordia Misionero, entre otros. El kirchnerismo era el bloque más reacio a avalar una redacción dura y en cambio proponía hablar de “diálogo”. Desde luego, los K tratan de evitar un pronunciamiento fuerte contra el régimen de Maduro, un aliado político del gobierno de Cristina Kirchner. Suscribir a ese documento representaría un giro de 180 grados respecto de las posiciones asumidas respecto del gobierno “bolivariano” en los últimos años. Ello pese a las decenas de muertes que se registraron en el presente año, en las masivas protestas contra el presidente venezolano.

Mauricio Macri está interesado en posicionarse como líder regional en el rechazo a Maduro y por eso empujó una declaración en la Cámara de Diputados cuando viajó a visitar a Donald Trump. Pero lo hizo a las apuradas, Negri no pudo sentar a otras fuerzas políticas en el recinto y Elisa Carrió, que preside la comisión de relaciones exteriores, propuso crear una subcomisión para negociar una declaración entre los bloques más grandes.

(Fuentes: LPO – Parlamentario)

Comentarios