Política

Mundial educativo: Argentina afuera en primera ronda

Surge de un nuevo informe. El desempeño en matemática de un estudiante argentino de 15 años equivale al de un islandés de 12

Mundial educativo: Argentina afuera en primera ronda

Surge de un nuevo informe. El desempeño en matemática de un estudiante argentino de 15 años equivale al de un islandés de 12Por suerte se trata de fútbol y no de educación. En ese caso, Argentina hubiera quedado eliminada en primera ronda. En fase de grupos, hubiera sucumbido ante Islandia y Croacia.

De hecho, si de calidad educativa se tratara, Argentina no hubiera ni clasificado al Mundial. Según las pruebas PISA, que evalúa alumnos de 15 años en matemática, habilidad lectora y ciencias, el país quedó en el puesto 59 sobre 65 participantes cuando al Mundial de fútbol solo entran 32 selecciones.

Los datos se desprenden de un nuevo informe que hoy publica el Observatorio Argentinos por la Educación. El boletín ofrece un análisis pormenorizado del grupo D, que hasta hace unas horas integró Argentina. Si se tienen en cuenta dos variables -calidad de conocimientos y tasa de escolarización- Islandia hubiera liderado el grupo y sería uno de los serios candidatos al título.

La OCDE considera que 40 puntos en PISA implican una diferencia de un año escolar. A tal punto hay disparidad que los alumnos islandeses (493 puntos) están tres años adelante que los chicos argentinos (388). Es decir, el desempeño en matemática de un estudiante argentino de 15 años equivale al de un islandés de 12.

En tasa de escolarización, el “partido” sería más parejo. Islandia también se lleva el liderazgo del grupo con una tasa bruta de escolarización del 119,1% en secundaria, pero Argentina (107,1%) está por encima de Croacia (97,8%) y duplica a Nigeria (56,2%). En el país africano, casi la mitad de los adolescentes está fuera de la escuela.

La diferencia de gol que se observa surge de una metodología con dos variables. Por un lado, las tasas brutas de escolarización: a los países que superan con 10 puntos porcentuales a su rival se les computa un gol; si la diferencia supera los 50 puntos se contabiliza uno más. Por otro lado, se compararon los resultados de desempeño en la PISA de matemática de 2012, la última participación argentina: quienes superan por 20 o más puntos al otro marcan un gol. Cuando la diferencia es mayor a 80, se computa un segundo gol y cuando supera los 130, un tercero.

Si bien el informe distingue inclusión y calidad como dos variables diferentes, lo cierto es que resultan inseparables. Así lo entiende Guillermina Tiramonti, investigadora de FLACSO y profesora de la UNLP: “Para que las oportunidades de la escolarización generen posibilidades equitativas, es necesario que la experiencia escolar otorgue los instrumentos y recursos que el mundo contemporáneo exige para participar activamente del intercambio social, político, económico y cultural. De no ser así, nuestras escuelas alimentan en los alumnos esperanzas que terminarán necesariamente en frustración”, señaló.

Esas “esperanzas frustradas” se expresan en estudiantes que están escolarizados, pero no aprenden. De allí una conclusión alarmante: si Argentina fuera un equipo, 7 de los 11 miembros tendrían nivel bajo en matemática, es decir, presentarían dificultades para resolver consignas sencillas. Solo el 0,3% alcanza altos niveles de conocimientos en la materia. Esa estadística, en Islandia, es del 11%.

Las diferencias entre los alumnos en los niveles más altos (5 y 6) y los más bajos (1 o menos) son notorias. Los primeros son capaces de “seleccionar, comparar y evaluar estrategias para resolver problemas complejos”. Los otros solo pueden “realizar acciones obvias que se deducen de los estímulos presentados”.

“En comparación, estos datos son más graves que la crisis que mostró nuestra selección de fútbol en el Mundial. Deberían generar mayor urgencia e indignación, pero no lo hacen. ¿Acaso renunciamos a nuestras aspiraciones para el sistema educativo? Esta es una renuncia que no podemos permitirnos. Les debemos un compromiso mayor a las próximas generaciones”, sostuvo Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación.

La perspectiva para octavos de final también sería desalentadora. Aunque la tasa de escolarización en la secundaria es pareja, Francia supera ampliamente a Argentina en nivel de conocimientos. 107 puntos los separa en matemática, 109 en lectura y 93 en ciencias. Por suerte, el sábado se definirá con una pelota de por medio.

Leé también:

“Argentina va a jugar con el cuchillo entre los dientes”


Fuente INFOBAE/xp

Comentarios