Política

Oscar Thomas sigue prófugo y está en boca de todos

cargando anuncio

En la causa de los cuadernos de las coimas, quedaron en calidad de prófugos el ex director de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) Oscar Thomas y Francisco Rubén Valenti, director de Impsa, con domicilio en Mendoza.

Oscar Thomas sigue prófugo y está en boca de todos

Este fin de semana, todos los ojos quedaron puestos sobre el ex director de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) Oscar Thomas y los medios nacionales se centraron en mostrar su lujosa mansión de Candelaria. En la causa de los cuadernos de las coimas, quedaron en calidad de prófugos el misionero Thomas y Francisco Rubén Valenti, director de Impsa, con domicilio en Mendoza.
El escándalo desatado por el cuaderno de las coimas dejó en la mira al ex titular de la EBY y lo apuntó como uno de recaudadores. Hoy todos hablan sobre su mansión en Candelaria y la fuerte protección que siempre tuvo por parte del conductor de la Renovación, Carlos Rovira y el ex funcionario kirchnerista (preso en la actualidad) Julio De Vido.

Protección

Thomas es hombre de confianza del exgobernador de Misiones Carlos Rovira y mantuvo estrechos lazos con el exministro de Planificación Federal, Julio De Vido. Sobre él pesa un pedido de detención internacional por la causa de los cuadernos de las coimas, debido a que está prófugo de la justicia y según confiaron fuentes del Ministerio de Seguridad se encuentra en un país árabe.

La investigación que Rovira hizo cajonear

En 2010, Thomas fue denunciado por el fallecido diputado, Julio “Beto” Ifrán, quien había pedido informes para conocer con qué recursos se pagó la obra ya que se realizó, coincidentemente, en el mismo momento en el que se terminaba la última etapa de la costanera de Posadas.

Ese pedido de informes, nunca fue contestado por las autoridades. Entre algunas de las sospechas solicitaba conocer cómo se efectuó el tratamiento costero con piedras que hacen de muro de contención de las aguas y también cómo realizó el relleno final con arena.

Gracias a esa faraónica obra, Thomas disfruta de una playa privada de casi 100 metros de largo y de treinta a cuarenta metros de ancho. Incluso, en aquel momento el exdiputado Ifrán había aportado pruebas concretas para demostrar el desvío de fondos y logro constatar con imágenes en video que la embarcación que trabajó en la costanera de Posadas es la misma que construyó la playa privada de Thomas. “La gente cree que el costo lo asumió la EBY”, había denunciado el exlegislador a M4.

En el pedido de informe presentado al gobierno, se pedía que la EBY demuestre cuáles fueron los costos de la construcción del cuarto tramo de la costanera y que Thomas explique cómo pagó su suntuosa obra, exhibiendo contratos con firmas certificadas, montos de la inversión, expresando los números de cheques y banco con los que efectuó los pagos, habida cuenta que no puede alegar pagos en efectivo por estar prohibidos por la ley.

Comentarios