Política

PASO 2017: Cambiemos se impuso a nivel nacional

cargando anuncio

El oficialismo arrasó en Córdoba y Capital Federal y vencía en Mendoza y Santa Fe. El Gobierno lograba oxígeno para las reformas tributarias, laboral y en jubilaciones. Pero en la Provincia había un empate técnico con Cristina.

PASO 2017: Cambiemos se impuso a nivel nacional

El oficialismo arrasó en Córdoba y Capital Federal y vencía en Mendoza y Santa Fe. El Gobierno lograba oxígeno para las reformas tributarias, laboral y en jubilaciones. Pero en la Provincia había un empate técnico con Cristina.Datos: Elisa Carrió arrasó en la Ciudad de Buenos Aires y llevó al oficialismo a hacer la mejor elección desde que Macri fue elegido jefe de Gobierno en 2007. En Córdoba, segundo distrito electoral del país, no hizo falta que se confirmara ninguna tendencia: el gobernador peronista, Juan Schiaretti, reconoció la derrota a manos macristas cuando todavía no se habían cargados datos oficiales. Cambiemos también conquistaba Santa Fe, tierra del socialismo. Y conservaba su poderío en Mendoza, donde ya gobierna. En sus peores pesadillas, la oposición tal vez se había preparado para un escenario de triunfo macrista a nivel nacional, pero nunca para lo que ocurría en la provincia de Buenos Aires: la boleta encabezada por Bullrich le sacaba un puñado de votos a la de Cristina Kirchner, pero el final era voto a voto. La ex presidente peleaba por no resignar el último bastión que le queda de aquel histórico 54% de 2011.

La performance de Cristina marcaba al cierre de esta edición un claro retroceso en tierra bonaerense. En 2015, la boleta del Frente para la Victoria que promovía a Daniel Scioli presidente había sacado 37,08 % y la de Aníbal Fernández como candidato a gobernador el 35,38%. La última vez que Cristina había competido con su nombre en la lista fue en 2011: sacó más del 56%.

 

María Eugenia Vidal aparecía como la contracara. “Es la gran protagonista del triunfo de Cambiemos”, asumían en el búnker de Costa Salguero. ¿Cuántos puntos logró remontar la gobernadora cuando empezó a levantar fuerte su perfil, que terminó con su apasionada presentación en Intratables? Nadie lo sabe. Pero, ciertamente, coincidió con el repunte. En el principal distrito del país, Sergio Massa padeció el efecto de la polarización: su desempeño cayó con relación a las presidenciales y resignó más de la mitad de los sufragios que obtuvo en 2013.

El macrismo logró otros resultados sorpresivos. En San Luis, por ejemplo, donde también se eligen senadores se impuso Claudio Poggi. Le ganó ni más ni menos que a Adolfo Rodríguez Saá, que viene de pegar una pirueta inexplicable: fue antikirchnerista en el apogeo de Néstor y Cristina y se apuró a hacer una alianza con la ex presidenta para esta elección. Su caída marca un hecho inédito: es la primera vez que los hermanos Saá pierden en las urnas desde el regreso de la democracia.

En Santa Cruz, la única provincia que el jefe de Estado no pisó nunca -ni como candidato ni en ejercicio de la presidencia- cayó el Frente para la Victoria. El distrito que los Kirchner gobernaron con mano de hierro pagó el costo de la crisis fenomenal que sufre Alicia. Ningún dato refleja mejor esa curva que este: ayer las escuelas públicas abrieron por primera vez en el año para la votación. El comienzo del ciclo lectivo sigue esperando. Los santacruceños votaron categóricamente a Eduardo Costa.

El macrismo también se imponía en Jujuy, que al igual que Santa Cruz elegirán senadores en octubre. El resto de las provincias en las que se votarán senadores quedaron en manos de la oposición: Formosa, La Rioja, Misiones y San Juan. O sea: de las ocho que pelean por la Cámara alta la división era por partes iguales. En el resto del país, donde sólo se eligen diputados, el tablero quedaba para Cambiemos en Entre Ríos, Neuquén, La Pampa, Corrientes y Río Negro y se inclinaba para la oposición en Chaco, Catamarca, Tierra del Fuego y Santiago del Estero.Clarín / vm.

Comentarios