Política

Petterson, del “tractorazo” en 2001, a un 2020 con sólo 3 proyectos de ley presentados

cargando anuncio

El otrora “combativo” dirigente yerbatero, hasta ahora se mantiene como un diputado renovador de escasa productividad legislativa. Apenas presentó un puñado de proyectos de ley y ninguno relevante, ni siquiera para el sector que supuestamente representa.

Petterson, del “tractorazo” en 2001, a un 2020 con sólo 3 proyectos de ley presentados

POSADAS. Varios dirigentes de la oposición, ya sea que formaran parte o no de un espacio político, fueron cooptados por el partido de la Renovación en los últimos años y en algunos casos queda en evidencia, el cambio drástico en el perfil político de tales representantes.

Uno de estos casos puede ser el de Julio Petterson, dirigente yerbatero que siendo muy joven -17 años- participó del “tractorazo” contra la política económica de la provincia y de la Nación en 2001. Ahora, devenido en diputado renovador, se pasó todo el pasado año legislativo, presentando, en su mayoría, proyectos de resolución y de comunicación.

De hecho, en 2020 y con la Legislatura “funcionando” sin inconvenientes pese a la pandemia y la no presencialidad, Petterson presentó sólo tres proyectos de ley. Uno proponiendo crear el Programa para la Promoción de Industrias locales de Yerba Mate; otro proponiendo declarar Patrimonio Cultural de la Producción de la Provincia a la planta de Yerba Mate; y un tercero proponiendo crear un Sendero Recreativo para el Desarrollo del Bienestar de la Mujer y la Familia, en la localidad de Comandante Andresito. Justamente, el pueblo del que es oriundo.

El otrora “combativo” dirigente yerbatero, hasta ahora se mantiene como un diputado renovador de escasa productividad legislativa. Apenas presentó un puñado de proyectos de ley y ninguno relevante, ni siquiera para el sector que supuestamente representa.

Beneplácitos sin propuestas para erradicar la explotación infantil

En cuanto a los demás proyectos, son de declaración y de comunicación, de los cuales puede destacarse el pedido de informes sobre la yerba canchada y molida ingresada a Misiones en 2020, desde Paraguay y Brasil. Otros son más bien pintorescos, como el beneplácito por el Día Nacional del Tarefero, que se celebra el 17 de junio de cada año. O el beneplácito por el Día de Mundial contra el Trabajo Infantil, que se conmemora el 12 de Junio de cada año.

Sin embargo, pese a sus proyectos de declaración, en concreto, Petterson no propuso ninguna iniciativa para erradicar la explotación infantil en los yerbales. Como es de público conocimiento, buena parte de la sociología y antropología rural vinculan la explotación infantil con el trabajo a destajo. Petterson conocedor de la realidad de la producción yerbatera, no se preocupó en impulsar una iniciativa que modifique esa forma de organizar y pagar el trabajo de los cosecheros de la yerba.

El problema del robo de la yerba y la propuestas de los productores

Por otra parte, uno de los problemas más graves que vienen sufriendo los productores yerbateros desde el año pasado, es el robo de yerba mate. Frente a este problema, productores propusieron endurecer las multas, porque el hurto y el robo simple no desalientan los atracos de un producto con muy buen precio en estos momentos.

Al respecto, Jorge Butiuk, presidente de la regional del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) y dirigente agrario misionero, solicitó multas más severas “por más que vaya como causa común a un Juzgado de Paz, necesitamos apoyo de las autoridades de la provincia para que se cobren multas más elevadas, así van a pensar bien antes de robar”.

“Una camioneta que lleva 500 kilos hoy son prácticamente 20 mil pesos, entonces la multa debería ser 3 o 4 veces más, que le duela robar al delincuente, hay que analizar y poner en acción a través de las denuncias que se están haciendo”, sostuvo Butiuk en declaraciones a la prensa.

Nimias multas para los millonarios robos de yerba

En la misma línea, el referente de APAM, Cristian Klingbeil pidió que se cambie la carátula de los delitos rurales de este tipo, que son tomados como hurtos o robos menores. “Tiene que tener más peso, como robo calificado, con pago de daños y perjuicios porque si en la carátula dice hurto. El juez ya no lo mira y esto no es un simple hurto. Necesitamos que haya penas más severas, porque hoy, así como está, es un negocio ser delincuente: robás por un millón de pesos, pero pagás la fianza con 200 mil pesos. Debería ser al revés, si robás un peso, devolvés por tres”, planteó Klingbeil en las últimas horas.

Petterson, en lo que va de su gestión, no presentó ningún proyecto de comunicación exigiendo saber qué está haciendo el gobierno para proteger a los productores frente al robo de yerba. Tampoco presentó una iniciativa de ley para endurecer las multas a este tipo de delitos, que es lo que reclaman los productores.

Mutismo sobre la presión fiscal sobre la actividad yerbatera

Por supuesto, como era de esperarse, Petterson se mantiene en silencio y sin proponer iniciativas sobre el problema de la presión fiscal sobre la actividad yerbatera. En las últimas horas, CAME reveló a través de un lapidario informe, que los impuestos explican el 39,3% del precio de un kilo de yerba mate en góndola. Mientras que el productor primario sólo es responsable del 22,4%. Pero la presión fiscal no aparece en la agenda del joven productor, que, en otro tiempo, fuera combativo y “revolucionario”.

Comentarios