Políticos argentinos expectantes por el futuro de Brasil

Categorías: Política.

Palabras destacadas: presidirá el principal, comercial del país, elecciones en brasil, candidato del pt, socio comercial, presidirá el principal socio, socio comercial del país, presidirá el principal socio comercial, haddad, bolsonaro, llegada, socio, comercial, militar, pt, macri, brasil, candidato, argentina, y fue.
Visibilidad: Lo Más Leído, Destacadas en Artículo individual, y Política – Homepage.

La dirigencia aguarda los resultados para saber quién presidirá el principal socio comercial del país hasta 2022.

Foto Télam.

Con el escenario de un balotaje por la presidencia entre el ultraderechista Jair Bolsonaro y el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, la primera vuelta de las elecciones en Brasil de este domingo mantuvieron en vilo a la política argentina, que aguardará los resultados de la segunda vuelta para saber quién presidirá el principal socio comercial del país hasta 2022.

En la Argentina, oficialismo y oposición calibran qué posición tomar ante la definición entre Haddad, un candidato de discurso moderado y ungido por el ex presidente Lula desde la cárcel, y Bolsonaro, un ex oficial del Ejército de perfil militarista, catalogado como “el Donald Trump de Sudamérica”, informa Télam.

La raíz del problema radica en la pertenencia política e ideológica de los candidatos.

Haddad cuenta con el apoyo de Lula y de Dilma Rousseff, figuras muy ligadas a Cristina Kirchner que avalan la idea de que las denuncias de corrupción son “una persecución política y judicial”, pero que, a priori, tiene un programa económico que mantendría el rumbo actual del país.

La alternativa al candidato del PT es Bolsonaro, un hombre que asusta no sólo por sus actitudes xenófobas, racistas y el apoyo expreso a la dictadura militar brasileña (1964-1985), sino por una doble característica: la imprevisibilidad y el discurso “antisistema”.
Sin embargo, y pese a las dudas, desde el Gobierno descartan “un escenario de conflicto” en el futuro.

“En Brasil están preocupados. Ni ellos saben lo que puede llegar a pasar. Pero pensamos que sin importar quien gane, Argentina y Brasil van a seguir manteniendo su vínculo de socio comercial preferencial”, confió a Télam un funcionario de Cambiemos con llegada directa al gabinete nacional.

Conocido de Macri

Por otra parte, Mauricio Macri conoce al candidato del PT desde hace años de cuando era alcalde de San Pablo, al punto que el propio Haddad afirmó esta semana ser “amigo personal” del presidente de Argentina y que “independientemente de las divergencias ideológicas, tenemos que unir a nuestros países”.

“Mauricio tuvo una muy buena relación con Dilma cuando ella fue presidenta. La afinidad o no del PT con el kirchnerismo no va a ser un límite para la relación entre ambos gobiernos”, afirmó la fuente.

Consultado esta semana por las elecciones en Brasil, el canciller Jorge Faurie manifestó tener “una gran atención” sobre el tema, pero eligió ser cauto en sus apreciaciones de los candidatos brasileños y calificó a Bolsonaro como “una opción de centroderecha”.

“En campaña se atribuyen muchas cuestiones, es muy importante ir conociendo al árbol por sus frutos. Démosle la credibilidad al dirigente que llegue y veremos cuáles son las propuestas económicas y sociales que tenga”, dijo Faurie a Radio Con Vos.

Entusiasmo kirchnerista

Desde la vereda de enfrente, en el kirchnerismo se entusiasman con un triunfo de Haddad y piensan que, al igual que en 2003, cuando Néstor Kirchner fue candidato un año después de la llegada de Lula al poder, un triunfo del PT sería un empujón clave para reforzar la oposición a Macri.

El resto de los partidos ha elegido, mayoritariamente, no hacer pública su postura, aunque algunos dejaron entender su rechazo a Bolsonaro, un candidato que dijo que “el error de la dictadura (en Brasil) fue torturar y no matar”, o que preferiría que un hijo se muriera en un accidente “a tener un hijo homosexual”

Semanas atrás, fue el senador peronista Miguel Ángel Pichetto quien, durante una sesión en el Congreso, advirtió por la “fragilidad democrática” de Brasil y la posible llegada de Bolsonaro al poder. “En Brasil se destruyó el sistema político, se restableció el poder militar y ahora el que se viene es un militar de ultraderecha”, sentenció.

Leé también: Brasil va a las urnas con voluntad de cambio

vb

Comentar