Política

Puerta: “No quiero la desregulación, ni la fijación de precios mentirosos”

Diplomático pero incisivo, el ex gobernador Ramón Puerta fijo posición sobre un debate que discute sobre una eventual liberación de precios en la yerba canchada.

Puerta: “No quiero la desregulación, ni la fijación de precios mentirosos”

Diplomático pero incisivo, el ex gobernador Ramón Puerta fijo posición sobre un debate que discute sobre una eventual liberación de precios en la yerba canchada. En su rol de productor e industrial yerbatero de la zona sur, Puerta también invita a discutir la política de Ingresos Brutos en la actividad yerbatera que despliega, casi voraz, Rentas Generales de Misiones. “Cuando se fijan precios mentirosos el único que se beneficia es Rentas”, analizó. De la alícuota cero y el bajo costo de la luz en los ’90, al crecimiento exponencial de dos empresas correntinas que se quedaron con el 40% del mercado yerbatero, en más de una década de Renovación K. POSADAS. Unos de principales productores de yerba mate de la zona sur de Misiones, el ex gobernador y actual embajador en España, Ramón Puerta, también se sumó a la discusión de la pulseada entre industriales, secaderos y chacareros por los rumores de una posible desregulación de precios en el mercado del denominado “oro verde”.

Puerta se aferro a su posición de hace ya varios años: “Yo no quiero la desregulación; pero tampoco la fijación de precios mentirosos…”, resumió lacónico ante la pregunta de M4, sobre una versión que corre desde hace varios meses sobre un pedido de los industriales más poderosos de la región, al Gobierno de Mauricio Macri, para que la yerba canchada entre en el juego de la liberación de precio.

Hasta setiembre próximo, el kilo de hoja verde puesta en secadero tendrá un valor de $7,02 y el kilogramo de canchada de $26,04, un aumento poco significativo para la cadena de costos que deben enfrentar los principales eslabones de la producción primaria de la yerba mate.

Encima, fue el propio Ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, el que terminó laudando en el precio, ya que la mesa del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), por enésima vez, no logró ponerse de acuerdo en los montos.

Puerta, líder del grupo Yerbatera Misiones SRL, reiteró que “no alienta” ninguna “desregulación de precios” en el negocio yerbatero, como suelen reprocharle algunos dirigentes políticos ‘filorenovadores’, que cultivan su mercado electoral en las huestes de los pequeños productores.

Pero insistió, en coincidencia con muchos actores del mercado yerbatero, que es hora de avanzar en el equilibrio de la oferta y la demanda, como también en apostar por una mejor calidad del producto.

El actual embajador argentino en España insistió que también, en el debate, se debería insistir con discutir la presión tributaria. “Insisto, la fijación de precios mentirosos solo le sirve a Renta General de la Provincia para cobra más impuestos sobre los precios”, remarcó.

Lo que prefieren callar…

En los dichos de Puerta, con su mirada crítica al rol que ocupa la feroz presión tributaria ejercida por Rentas, se puede colegir que hay determinados dirigentes -mas políticos que agrarios- que prefieren alentar la “grieta” entre los distintos eslabones del mercado yerbatero; cargar las culpas a la Nación; y hacerse los distraídos con los últimos incrementos de Ingresos Brutos al sector.

Cabe recordar que hace poco, Rentas incrementó la alícuota de todo tipo de servicios: agrícolas, pecuarios, caza y pesca, forestales, entre ellos el secado de yerba y té y elaboración de yerba para terceros, comerciales, industriales, etc. del 2,5% al 5%, en tanto que eleva del 3,5 al 5% la prestación de servicios profesionales, científicos y técnicos.

Y por si acaso, también le aplicó una importante suba al suministro, generación y distribución de electricidad, gas, que pasó del 3,5% al 5%.

En los ‘90, tan cuestionado por los reciclados funcionarios del oficialismo provincial que abrazaron mágicamente la centro izquierda en tiempos de Néstor y Cristina Kirchner (ahora, más moderados con la Presidencia Macri), la actividad yerbatera tenia alícuota 0; el costo de la luz llegó a bajar sus costos en casi media docena de veces; no había “Aduanas Paralelas de la DGR” que te cobran dos veces la misma carga; y el norte correntino solo manejaba una porción minoritaria de la industrialización de la yerba de consumo interno en el país.

“Para muestra un botón…”, solía repetir un mariscal prusiano, cuando sostenía que era necesario mostrarlo o enseñarlo todo, e invitaba a lo que falta por descubrir. Como en la eterna discusión yerbatera.

En 2017, según registro oficiales del INYM, salieron de los molinos al mercado interno casi 260 millones de kilogramos. El 40% de ese mercado lo manejaron dos grupos del norte correntino: Las Marías y la Cooperativa de Colonia Liebig; que desde que Gobierna la Renovación K se han ubicado como las dos empresas que lideran el ranking de ventas.


FSV.

Más noticias
Policiales
Espectáculos