Política

Schiavoni: “La criminalización del aborto fracasó”

cargando anuncio

El senador nacional por Misiones, Humberto Schiavoni, publicó un artículo de opinión en defensa de la Ley IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo), enfatizando la perspectiva de la reducción de daños frente a una práctica que se mantiene, pese al abolicionismo vigente.

Schiavoni: “La criminalización del aborto fracasó”

El senador nacional por Misiones, Humberto Schiavoni, publicó un artículo de opinión en defensa de la Ley IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo), enfatizando la perspectiva de la reducción de daños frente a una práctica que se mantiene, pese al abolicionismo vigente.CAPITAL FEDERAL. Humberto Schiavoni publicó un artículo de opinión en el que defiende el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, poniendo de relieve que la política de la criminalización, fracasó rotundamente, como queda en evidencia en la persistencia del aborto, en contextos de suma vulnerabilidad para las mujeres.

“Los abortos ocurren, más allá de lo que diga la ley. Y suelen ocurrir de la peor manera: en la clandestinidad, con total ausencia de condiciones razonables de higiene y salubridad y bajo el temor de una actitud punitiva por parte del Estado. No podemos desviar la mirada ante esta realidad cruel y perversa, que provoca enormes sufrimientos en las mujeres, muchas de las cuales quedan en el camino justamente por la imposibilidad de acceder a una práctica segura y legal”, sostuvo el senador que preside el bloque del PRO en la Cámara alta.

“Todos coincidimos en que eso debe cambiar. También lo consideran así los jueces: son contados los casos de condena a una mujer que decidió interrumpir su embarazo. Más aún: esos pocos casos generaron una enorme controversia. La conclusión salta a la vista. La ley actual es letra muerta y quienes tenemos la responsabilidad de legislar debemos extremar los esfuerzos por transformar una normativa obsoleta en una letra viva, de aplicación posible, y que recoja los cambios en las necesidades y en la vocación de la sociedad. El Código Penal no ha funcionado como disuasivo sino como estímulo a la marginalidad”, argumentó el legislador misionero.

“No se trata de salvar una o dos vidas. Debemos comprometernos a salvar miles de vidas. Con ese espíritu retomamos en el Senado el debate sobre la legalización de la interrupción del embarazo, que tuvo un amplio y pormenorizado recorrido en la Cámara de Diputados. Nuestras posturas y fundamentaciones quedarán en la historia. ¿Podremos extremar esfuerzos para evitar que nos envuelva la intolerancia y la radicalización, y proponernos un camino con puntos de encuentro que nos movilicen para ampliar derechos?”, puntualizó.

“Entre 2010 y 2014 se produjeron en todo el mundo 25 millones de abortos peligrosos, casi la mitad de los abortos totales, según un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La mayoría de abortos peligrosos, el 97%, se registró en países de África, Asia y América Latina”, informó Schiavoni, uno de los promotores de la ley IVE en el Senado, y el primer legislador misionero en sentar su posición frente a este debate.

“Es, entonces, una realidad que nos toca de cerca. Los países desarrollados han abordado esta cuestión hace tantos años y luego de intensos y fundamentados debates que resulta inaceptable que los argentinos no hayamos encarado con decisión una alternativa para enfrentar este grave problema de salud pública. ¿Qué nos impide hacerlo? ¿Acaso la preservación de un negocio deleznable con la salud de las personas como es la red de abortos clandestinos? Queremos suponer que no, porque sería un motivo aberrante. ¿Razones confesionales o religiosas? Países con fuerte raigambre católica, como España o Italia y ahora Irlanda, han resuelto este problema. Solo los fundamentalismos religiosos aspiran a imponer urbi et orbi, su cosmovisión del mundo”, planteó Schiavoni en la publicación que apareció en el portal Infobae, en las horas previas al inicio del debate en comisiones del Senado.

“Los datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) revelan que en los países donde al aborto está prohibido o se permite solo para salvar la vida de la mujer o en casos de violación, apenas uno de cada cuatro abortos fue seguro. En cambio, en los países donde el aborto es legal, 9 de cada 10 abortos se realizó de manera segura. Fijar un cepo para acceder a un aborto no los desestimula, pero sí los hace riesgosos”, alertó.

“En mi provincia, Misiones, más del 70% de los embarazos adolescentes son no deseados. Es decir, que una enorme cantidad de chicas de entre 13 y 19 años se ven hoy en la encrucijada de afrontar la gestación de un hijo no querido, con las consecuencias sociales y económicas que pueden marcar definitivamente su horizonte de vida. Abandono de escolaridad, limitaciones para la incorporación a la vida laboral, y la reproducción intergeneracional de condiciones de pobreza y vulnerabilidad son realidades que nos golpean y que debemos atender”, aseveró.

“La criminalización del aborto ha fracasado. Es una evidencia incontrastable que nos indica que es necesario cambiar. Nadie promueve los abortos, miente quien se embandere en esa falacia; se trata, por el contrario, de evitarlos y existen herramientas idóneas para hacerlo. Los países desarrollados han marcado un camino posible, porque la gran mayoría ha legalizado la interrupción del embarazo de manera coordinada con políticas de prevención, educación y contención que han permitido evitar un incremento en la tasa de abortos, en ciertos casos, y en otros, directamente reducirla”, planteó.

“Entonces, es necesario que quienes desempeñamos un papel fundamental en el diseño normativo para la ejecución de políticas públicas no quedemos encerrados en dogmas y posturas inamovibles que nos impidan ampliar nuestra mirada en beneficio de una sociedad más justa, que tenga en cuenta los intereses del conjunto en materia de salud y que atienda especialmente a los más desprotegidos. Por eso hablamos de legalizar y no solo de despenalizar. El Estado está llamado a tener una presencia indispensable en esta materia. ¿O vamos a consagrar al mercado como el gran ordenador de las prestaciones médicas para este tema tan sensible?”, enfatizó.

“Una de cada cinco muertes maternas en la Argentina es consecuencia de un aborto. Actuemos con urgencia para impedir la perpetuación de esta triste realidad”, finalizó Schiavoni.

Infobae/jmm.

Comentarios