Política

Sin votos en contra, Diputados aprobó la modificación de Ganancias

Luego de 20 horas y con un fuerte apoyo de la totalidad de los bloques políticos, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de Sergio Massa que lleva el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, a 150.000 pesos. Ahora deberá ser tratado por el Senado.

Sin votos en contra, Diputados aprobó la modificación de Ganancias

BUENOS AIRES. Con apoyo de todos los bloques políticos y el respaldo de las centrales obreras, el proyecto que eleva el piso a partir del cual se paga el impuesto a las Ganancias fue aprobado en la Cámara de Diputados y, una vez que sea convertido en ley en el Senado, 1.267.000 trabajadores y jubilados dejarán de pagar el tributo.

La iniciativa encabezada por el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, fue avalada con 241 votos afirmativos, tres abstenciones y ninguno en contra, al cabo de un debate maratónico que se extendió durante más de ocho horas, y que contó con la presencia del ministro de Economía, Martín Guzmán, desde una de las bandejas laterales al estrado.

Según publicó LPO, las abstenciones fueron del macrista Luciano Laspina, del radical Facundo Suárez Lastra y de la diputada de la Coalición Cívica, Mónica Frade, todos de Juntos por el Cambio.

El texto establece que los trabajadores que ganen por debajo de 150.000 pesos brutos dejarán de pagar Ganancias, y aquellos salarios de entre 150.000 y 173.000 pesos tendrán deducciones especiales que serán determinadas por el Poder Ejecutivo.

En el caso de los jubilados, el piso pasará de seis a ocho haberes mínimos. Aquellos que además perciban ingresos distintos al haber jubilatorio, como por ejemplo una renta de alquiler o intereses de un plazo fijo, podrán acceder igualmente al beneficio.

Prolongado debate y denuncias de agresión física contra un opositor

Tanto Juntos por el Cambio como el Interbloque Federal, Unidad Federal para el Desarrollo y los bloques minoritarios, entre ellos el Frente de Izquierda, acompañaron la iniciativa, aunque pidieron algunos cambios e hicieron planteos de fondo sobre el diseño del proyecto.

El debate del tema comenzó a las 23.28 y finalizó, junto al levantamiento de la sesión, a las 8.46. Entre la votación en general y en particular, hubo un cuarto intermedio por un escándalo desatado ante la denuncia del macrista Fernando Iglesias, quien afirmó haber sido agredido físicamente en uno de los pasillos por el oficialista Carlos Vivero, a quien no nombró, pero acusó luego en Twitter.

La iniciativa fue la última en tratarse, de una reunión que comenzó el sábado por la mañana y durante la que se trató además la modificación de la ley de dopaje, una iniciativa sobre educación ambiental, el proyecto que facilita la transición del monotributo al régimen general y, sobre tablas, se convirtió en ley la declaración de la emergencia en zonas patagónicas azotadas por los incendios.

El debate en la Cámara baja

Uno de los miembros informantes del proyecto fue el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, quien destacó que con los cambios introducidos a la ley “sólo el 7% de los trabajadores y trabajadoras registrados quedarían alcanzados” por el tributo.

El oficialista recordó que “en los últimos años (en referencia al gobierno anterior) tuvimos un cambio sustancial” que fue que se pasó de un 10% de trabajadores alcanzados por el impuesto a “un 25%, es decir uno de cada cuatro trabajadores alcanzados”.

A su turno, la presidenta de la Comisión de Legislación del Trabajo, Vanesa Siley, remarcó que “estamos en el medio de una pandemia, en la puerta de la segunda ola, y la Argentina va a hacer un esfuerzo fiscal de alrededor de 50 mil millones de pesos para que miles de cientos de trabajadores y trabajadoras recuperen el valor adquisitivo de sus salarios”.

En tanto, el santafesino del Pro Luciano Laspina, inició su intervención aclarando que el gravamen “no es un invento de Perón” y sostuvo que es “el impuesto más progresivo que se conoce, y por lo tanto se aplica en todas las economías del planeta”.

“Para los que no saben de impuestos, solo acá en la Argentina el pseudo progresismo sube Ingresos Brutos, que pagan los pobres. Y bajan impuesto a las Ganancias, que pagan los que ganan 650 mil pesos”, disparó el macrista. Aclaró luego que “por supuesto que estamos a favor de pagar menos”.

Sin embargo advirtió que 8% de lo que se paga en un supermercado son Ingresos Brutos, “que el Pacto Fiscal que ustedes derogaron empezó a subir de manera salvaje en todas las provincias. Cuando uno paga en un supermercado, 41% de lo que se paga son impuestos”, fustigó.

Lo que planteó Pastori

Por su parte, el radical misionero Luis Pastori, planteó las disidencias formuladas respecto del dictamen de comisión. Tienen que ver con cuestiones como que “este diseño raro que se ha elegido genera una doble discriminación: discrimina contra aquellos que están superando los 150 mil pesos. Y la siguiente discriminación es contra los autónomos. Los cuentapropistas, son los grandes olvidados de este proyecto, cuando no hay ninguna razón que justifique el trato desigual”, manifestó.

Puso como ejemplo que un médico, un abogado o un contador, que estén en relación de dependencia y cobren hasta 158 mil pesos. “Van a pagar cero. Pero el mismo médico, contador o abogado que trabaje por su propia cuenta y tenga la misma ganancia, ¿cuánto va a pagar de impuesto a las Ganancias? Diez mil pesos mensuales, más o menos. Contra cero del otro. La única diferencia es que no trabaja en relación de dependencia y el otro no”, expresó.

Pastori indicó que otro problema del proyecto es “poner monto fijo. Aquella franja que esté en el orden de los 120, 130 mil pesos promedio, va a tener el problema de la inflación y las paritarias que se están cerrando en el orden del 30%. Ese trabajador que se va a beneficiar de entrada con esta ley, en muy corto tiempo va a pasar 160, 170 mil pesos y pierde todo el beneficio que había acumulado hasta aquí”.

Por eso, consideró que “es una ley de muy corto alcance. Pan para hoy y hambre para dentro de dos o tres meses”.

Las respuestas de los oficialistas y aliados

Ya cerca del final, el oficialista Itaí Hagman señaló que “estamos tratando de revertir la cantidad de trabajadores alcanzados por el impuesto a las Ganancias”. Apuntó además que “se ha convertido en un discurso casi demodé decir que en la Argentina hace falta que un día nos sentemos y podamos discutir todos los impuestos; es difícil que eso pase. Pero cada ley que sancionamos va en una dirección, y en los últimos años en Argentina hubo muchas leyes que implicaron una reforma tributaria”.

En el tramo de los cierres, el diputado mendocino José Luis Ramón arrancó eufórico porque “hoy en el Congreso hemos logrado ponernos de acuerdo en un proyecto de ley que favorece a la economía de las familias”. Y pidió un aplauso para “el presidente de la Cámara, autor del proyecto, y todas las fuerzas que lo estamos apoyando”.

Desde Consenso Federal, su presidente, el bonaerense Alejandro “Topo” Rodríguez aseguró “la convicción de acompañar y tratar esta iniciativa”, pero coincidió con su par Sarghini, quien “con amargura planteó que no hemos podido incorporar un componente que es sustantivo”.

En ese sentido, se refirió a la propuesta de su espacio para pensar en quienes “estando en un trabajo en relación de dependencia no llegan al piso mínimo de Ganancias, cobran 70 mil pesos o menos”. “Esas son las familias que no cobraron el IFE porque no corresponde, tampoco la AUH”, explicó y lamentó que “tampoco van a tener hoy un refuerzo neto de sus ingresos”.

Dura réplica de Negri a las acusaciones contra Cambiemos

Por su parte, el jefe del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, observó que “no haber abordado la cuestión del piso del mínimo no imponible es una limitación de carácter negativa, que puede estar en peligro rápidamente”. “El achatamiento de la pirámide tiene consecuencias negativas”, continuó, además de recordar a “los que han quedado excluidos, que no es un número menor”.

El radical dijo que no “iba a entrar” en contestar las chicanas del oficialismo sobre la promesa incumplida durante el gobierno de Mauricio Macri respecto a Ganancias, pero rememoró que “en el 2016 era 15 mil pesos, después de 13 años el mínimo no imponible, y todo el mundo festejó. Y se alivió cuando paso a 43 mil pesos, y cuando se modificaron las escalas y cuando se modificaron las exenciones”, acotó.

“Argentina es uno de los países en el que los contribuyentes pagan la alícuota máxima de impuestos con niveles de salarios menores, en comparación con todos los países más o menos desarrollados. Argentina se está convirtiendo en un infierno tributario. Estamos escalando ya el 32% de la presión tributaria. Con cualquier gobierno, si sigue por ese camino, no nos va a ir bien. Se incineran las empresas y los trabajadores. Y por supuesto no vienen inversiones“, alertó el cordobés.

Los beneficios extra del proyecto

Las arduas negociaciones con las centrales obreras y diputados de extracción sindical permitieron que el proyecto original, que tendrá un costo fiscal superior a 47.600 millones de pesos, incorpore mayores beneficios.

Así, se eximirá del impuesto al reintegro por gastos de guardería para los hijos de hasta tres años, con un tope de hasta el equivalente al 40% de la ganancia no imponible -67.000 pesos al año, es decir 5.590 pesos mensuales-.

Asimismo, se aumentará la deducción por hijo con discapacidad hasta los 18 años. Y finalmente, se prorrogará hasta el 30 de septiembre de este año la exención de las horas extras y guardias -activas o pasivas- del personal de salud debido a la pandemia.

Anteriormente, el proyecto original había incorporado otras mejoras: se estableció que el beneficio será retroactivo al 1ro. de enero y que el aguinaldo quedará exento del pago de Ganancias.

Se agregó también la deducción del concubino -actualmente se permite solo el cónyuge- y se mantuvo el diferencial del 22% que perciben los trabajadores de la Patagonia en concepto de zona desfavorable.

Comentarios