Política

Interna entre Sturzenegger y la Rosada por la baja de las tasas

cargando anuncio

El presidente del Central cedió al pedido del gobierno para relajar la meta de la inflación para el 2018. Pero lo hizo de una manera tan brutal que alimentó las sospechas de una fuerte interna en el gabinete de Mauricio Macri.

Interna entre Sturzenegger y la Rosada por la baja de las tasas

El presidente del Central cedió al pedido del gobierno para relajar la meta de la inflación para el 2018. Pero lo hizo de una manera tan brutal que alimentó las sospechas de una fuerte interna en el gabinete de Mauricio Macri.CAPITAL FEDERAL. El mercado reaccionó con inquietud a la decisión de la Casa Rosada de intervenirle el manejo de la política monetaria al Banco Central, una reacción que en el gobierno creen que Federico Struzenegger alentó. Este jueves por la mañana el Jefe de Gabinete Marcos Peña confirmó que desde el Gobierno le habían fijado nuevas metas de inflación al Central, acompañado por los ministros Nicolás Dujovne y Luis Caputo a su derecha y el presidente del organismo monetario a su izquierda.

El mercado no tardó en responder. Lejos convalidar la confianza que Peña pretendía transmitir, antes de que terminara la rueda de preguntas, la cotización de la moneda estadounidense ya había saltado quince centavos en las pizarras de bancos privados al pasar de $18,80 a $18,95. Y una hora más tarde habían cruzado los $19 en bancos y casas de cambio del microcentro porteño. Escaló a $ 19,46 para la venta minorista para retroceder y cerrar en $ 18,92.

Sturzenegger por su parte, en una jugada que en la Casa Rosada vieron como al límite de la desestabilización, forzó una baja brusca de las tasas. Ese era el objetivo del gobierno, pero no de esa manera tan abrupta, reconocieron fuentes cercanas al Palacio de Hacienda.

En la Casa Rosada miraron con suspicacia la brutal baja de tasas que dispuso Sturzenegger que alimentó el salto del dólar. “Se puso al borde de la conspiración”, afirmaron fuentes del ala económica.

Sturzenegger forzó en el mercado secundario de Lebac una baja en las tasas del tramo medio y largo, con caídas de hasta 382 puntos básicos, lo que impactó en el precio del dólar y por eso la suspicacia con el Central.

“Da la impresión que buscó generar un impacto negativo tras los anuncios”, se lamentaban en la Rosada, aunque reconocían que, como se movió en el sentido que le habían marcado, no podían recriminarle demasiado sin que escalara una tensión ya muy elevada.

La gran pregunta es cómo impactará el salto del dólar y el relajamiento de las tasas en la inflación, algo que en la conferencia de prensa los funcionarios de Macri buscaron minimizar.

Con la excepción del retorno de las letras de corto plazo, que subió 68 puntos básicos al 28,3% anual, todas las letras evidenciaron retrocesos y terminaron la jornada, en algunos casos, con un mínimo de 24,88%, lo que terminó por invertir nuevamente la pendiente de la curva de este instrumento.

Según reconocieron fuentes del organismo, el Central vendió este jueves en el mercado secundario de Lebac (Letras del Banco Central) unos $ 600 millones.

Con su intervención, la entidad que conduce Sturzenegger buscó igualar e incluso perforar las tasas de las Letes en pesos que sacó al mercado el ministro Nicolás Caputo. La idea fue la de “forzar” el progresivo paso de las Lebac a los instrumentos del Tesoro, otro de los objetivos anunciados en la conferencia de este jueves.

O sea, Sturzenegger hizo exactamente lo que la Casa Rosada dijo que quería que hiciera. Pero lo hizo en una magnitud que para algunos funcionarios del propio gobierno, quedó orillando la desestabilización.

Como resultado del impacto combinado del anuncio del cambio de metas que inquietó al mercado y la fuerte baja de tasas que definió Sturzenegger, el dólar tuvo su mayor depreciación diaria (4%) desde la salida del cepo cambiario.

Desde que el martes pasado, el Gobierno obligó al Banco Central a expandir la emisión monetaria y bajar la tasa de interés del tramo largo de la curva, la demanda de dólares se había disparado.

“Hemos decidido recalibrar nuestras metas de inflación”, dijo Dujovne este jueves pasando por arriba de las competencias de la autoridad monetaria. Y de esta forma habilitó a Sturzenegger a confirmar que las tasas de interés van a bajar.

Luego de que expusieran todos los ministros, el presidente del Banco Central aseguró que “la política monetaria la calibramos de acuerdo a los objetivos que tenemos”. Así reconoció que ya no deberá sostener la tasa de interés en 28,75% nominal anual para forzar la inflación a converger a la meta de 2018 de 8% a 12% anual. Y agregó que el nuevo objetivo del 15% “permite relajar la política monetaria”.

LPO/JMM.

Comentarios