Política

Ya hay 31 millones de planes sociales y sigue aumentando la pobreza

cargando anuncio

Según datos oficiales, cerca del 70% de la población percibe alguna asistencia económica o alimentaria por parte del Estado, bajo la administración de Alberto Fernández, cuya imagen se desplomó 40 puntos en 16 meses.

Compartir
Compartir articulo
Ya hay 31 millones de planes sociales y sigue aumentando la pobreza

BUENOS AIRES. Mientras avanza la segunda ola de la pandemia del coronavirus en Argentina, en un contexto de fuerte recesión económica y pronunciada inflación, el gobierno nacional llegó a asistir a través de programas sociales de transferencias de ingresos y asistencia alimentaria, a nada más y nada menos de 31 millones de personas. Esto representa más del 70% del conjunto de habitantes del país. Más aún, este dato representa más del doble de la población económicamente activa, que, según el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos), asciende a 13,3 millones de personas.

La asistencia social y el desempleo

En septiembre del 2020, según datos oficiales, el Estado asistió a 27 millones de personas, a través del pago de jubilaciones, asignaciones familiares, AUH (Asignación Universal por Hijo) y diversos planes sociales. Ahora, esa cifra llegó a 31 millones. Estos datos por sí solos explicarían la enorme caída en la credibilidad del presidente Alberto Fernández, que está teniendo problemas para presentarse en distintas provincias, como ocurrió recientemente en Córdoba, donde manifestantes repudiaron su presencia.

De acuerdo con mediciones de la UCA (Universidad Católica Argentina), la “desocupación real”, es decir, el conjunto de personas desempleadas, más la gente que ya no sale a buscar trabajo porque no lo encuentra, asciende al 28,5%. Es decir, casi 3 de 10 argentinos con posibilidades de trabajar, no tienen empleo, o están precarizados.

En el contexto de la pandemia del coronavirus y las medidas de restricción dispuestas por el gobierno, que en la oposición denominan, la “cuarentena eterna”, se dispararon todos los indicadores de deterioro social.

Pobreza, indigencia, inflación y el “asado para todos”

Actualmente, la pobreza asciende al 42% y afecta a 20 millones de argentinos, que no cubren la canasta básica total (CBT). Mientras que, la indigencia trepó al 10,5% y golpea a 5 millones de personas. Se trata de personas que no llegan a cubrir sus necesidades alimentarias diarias. Estos datos fueron informados por el INDEC en las últimas semanas.

Vinculado a estos números, mediciones de la consultora D’Alessio Irol determinaron que el 73% de las familias de clase media tienen algún tipo de deuda.

Por otra parte, el aumento de la pobreza está correlacionado a la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, por el aumento de la inflación. En los últimos 12 meses, según el INDEC, los precios aumentaron un 48,8%. Y algunos productos, casi duplicaron su precio en un año. Tal es el caso del “emblemático” asado argentino, que aumentó el 92% en un año.

Y la inflación podría acelerarse aún más en el segundo semestre del año, no sólo porque la zafra de la cosecha gruesa de la soja ya concluyó. Sino también porque existe mucha incertidumbre sobre el rumbo económico del país, mientras se dilata el acuerdo con el FMI, que para el kirchnerismo es inaceptable en tiempos de campaña electoral.

Así, el dólar libre o dólar blue trepó a los 173 pesos. Ese dato es significativo porque a la cotización paralela influye en las expectativas de inflación y en la remarcación de precios.  

En tanto, la actividad productiva también sufre las consecuencias de la gestión del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. De acuerdo con la CAME, en 2020, quebraron 41.200 Pymes.

Las muertes por Covid y la imagen del presidente

Sin embargo, todo el enorme sacrificio que realizó la población en términos de restringir actividades para evitar el colapso sanitario, no tuvo el efecto esperado por el gobierno. Actualmente, Argentina superó holgadamente la penosa cifra de 93 mil fallecidos por coronavirus (Covid-19). Y los 4,4 millones de contagiados desde que se inició la pandemia.

Así pues, la imagen del presidente Alberto Fernández, que, en marzo del 2020, al inicio de la pandemia del coronavirus era de 68 puntos, retrocedió a 28 puntos. Inclusive, quedó por debajo de la valoración del ex presidente Mauricio Macri. Y también está peor visto que la actual vicepresidenta Cristina Kirchner.

El malestar con el gobierno del Frente de Todos se hace palpable. Y en las primeras dos elecciones provinciales, en Misiones y en Jujuy, el espacio kirchnerista cosechó abultadas derrotas electorales.

Comentarios