Posadas

“La CCIP toda la vida se usó como trampolín político”

Carlos Palombo y Jorge Jantzon coincidieron en esta dura acusación contra la cúpula de la CCIP, en el marco del reclamo de comerciantes autoconvocados contra la presión fiscal en la provincia, que afecta especialmente a Posadas, por las asimetrías comerciales.

“La CCIP toda la vida se usó como trampolín político”

Carlos Palombo y Jorge Jantzon coincidieron en esta dura acusación contra la cúpula de la Cámara de Comercio e Industria de Posadas, en el marco del reclamo de comerciantes autoconvocados contra la presión fiscal en la provincia, que afecta especialmente a Posadas, por las asimetrías comerciales.

POSADAS. Los comerciantes de Posadas se autoconvocaron para reclamar medidas para salir de la grave crisis comercial que golpea al sector, jaqueado por las asimetrías comerciales y la presión fiscal que impone la provincia y el municipio, en poder de la Renovación desde 2003. En declaraciones a MisionesCuatro, los comerciantes Carlos Palombo y Jorge Jantzon apuntaron a la nula representatividad de la cúpula de la CCIP (Cámara del Comercio e Industria de Posadas), que no convocó a esta movilización y se mantiene en silencio frente a los despidos y cierres de comercios. Sobre todo, a partir de una reunión del año pasado, entre  presidente de la CCIP, Fernando Vely y del ex presidente Nicolás Trevisán, y el presidente de la Cámara de Representantes y conductor de la Renovación Carlos Rovira. Sin mencionarlos, Jantzon y Palombo cuestionaron a la cúpula empresaria de la entidad y opinaron que la CCIP “toda la vida se usó como trampolín político”. Lo curioso del caso es que el propio Trevisán estaba en la plaza, a metros de los mencionados comerciantes.

En diálogo con MisionesCuatro, Palombo dijo que este reclamo es “más de lo mismo, (hay) insensibilidad política. Ahora la crisis pasó a mayores: afecta al te, la madera, la yerba… La gente piensa que (la crisis) es del comercio solamente, pero es un problema de toda la industria en general. El gobernador (Hugo Passalacqua) tendría que estar presente y escuchando el clamor de todos”, señaló Palombo, advirtiendo sobre “el gran desempleo que hay y que va a haber”.

“Llama la atención. Voté a este gobierno, quiero que un  gobierno bueno y que no esté cuestionado. No hay que tomarlo como una cuestión política. Va a haber un gran problema social. Las protestas están a la vista pero pareciera que (para el gobierno) está todo bien, que todo es de color rosa”, enfatizó Palombo, quien recordó que el propio Ejecutivo Municipal y Provincial admitió públicamente que cayó la recaudación. “Ellos mismos dicen que cayó la recaudación de la provincia y del municipio. Es un problema grave y hay que sentarse a dialogar”, acotó Palombo.

Asimismo, el comerciante dijo que se trata de buscar un consenso sin medidas de fuerza, porque “el comercio podría hacer un corte en el puente internacional”, pero ello no sería la solución que buscan.

En cuanto a las medidas que pretende el sector, Palombo dijo: “Esto ya está hablado y planteado, faltan respuestas”.Por su parte, Jantzon se mostró más duro y apuntó a la falta de representatividad de la dirigencia provincial y municipal, que no estaría defendiendo a los comerciantes en un contexto crítico, por las asimetrías comerciales y ahora, las asimetrías internas. “Está a la vista que estamos todos ahogados y no tenemos a ninguno que nos represente a nivel provincial o nacional. Y menos a nivel local. Son todos trampolines políticos. La cámara no hace nada por nosotros”, sentenció Jantzon, quien puso de relieve que la Cámara que los nuclea, no encabeza reclamos a la provincia y al municipio.

“La CCIP tendría que convocar, pero no los vas a ver porque usan (a la entidad) como trampolín político”, cuestionó Palombo, apuntando a la actual dirigencia de la CCIP, que concentra sus reclamos hacia el gobierno nacional, tal y como pretende el partido de la Renovación.

Retomando la palabra Palombo argumentó que no es nuevo el uso político de la CCIP, que permite a dirigentes obtener un mayor grado de visibilidad lo que después les permite competir en elecciones. La CCIP, “toda la vida se usó como trampolín político”, advirtió el empresario, insistiendo en que la entidad, debería estar en la plaza, encabezando el reclamo de los autoconvocados.

Asimismo, Palombo ensayó una especie de autocrítica y planteó que parte de esos problemas “son culpa nuestra”, por “poner gente que no nos representan” y por “nosotros darles la espalda. No es fácil estar dentro de la Cámara y pelear con los políticos de turno, dijo.

Sin embargo, ambos comerciantes apuntaron a la ubicuidad de la cúpula de la CCIP, que pretende estar bien con el gobierno y representar a los comerciantes, lo que resulta imposible si se piensa en la política fiscal asfixiante de la Renovación. “Hay que poner gente que represente al comercio local, no eso de estoy bien acá y bien allá. El gobernador (Passalacqua) tiene que entender que la CCIP está para defendernos a nosotros”, bramó Palombo poniendo de relieve el problema de la cooptación de la Cámara, por parte de Rovira y el partido gobernante.

Recordemos que la CCIP ha tenido un perfil crítico respecto de la política impositiva de la provincia, pero en los últimos tiempos, y sobre todo, tras la cumbre entre Rovira, Vely y Trevisán, la entidad bajó el tono de los cuestionamientos y apuntan casi exclusivamente al gobierno nacional por los problemas derivados de la política económica. Se cuidan puntillosamente de criticar la política fiscal de la Dirección General de Rentas. Y mucho menos, cuestionan los manejos turbios con EMSA, la empresa provincial de energía y principal caja política de la Renovación.Oxt.

Comentarios
Más noticias