Posadas

Ferrys, 28 años a la deriva

Analía Colazo Bidegain, referente de la Asociación de Ferroaficionados Posadas habló con MisionesCuatro, recordó que 28 años atrás comenzó el rescate de los ferrys Exequiel Ramos Mejía y Roque Sáenz Peña que continúan abandonados.

Ferrys, 28 años a la deriva

Analía Colazo Bidegain, referente de la Asociación de Ferroaficionados Posadas habló con MisionesCuatro, recordó que 28 años atrás comenzó el rescate de los ferrys Exequiel Ramos Mejía y Roque Sáenz Peña que continúan abandonados.Una reparación definitiva de los ferrys le costaría al Gobierno provincial 4.5 millones de dólares; pero la Asociación de Ferroaficionados Posadas presentó proyectos alternativos para restaurarlos. Una alternativa que le costaría solamente el traslado y del resto se harían cargo los Ferroaficionados.

Por contexto histórico, y porque la estación de trenes de Posadas ya no existe, la idea es trasladarlos a la estación de trenes Miguel Lanús. Podrían ser quitados del agua, restaurados y en un predio con una laguna simulada, solamente a flote y sin tener que atravesar extrictos controles de Prefectura.

Historia de los barcos

Los ferrobarcos “Ezequiel Ramos Mejía” y “Roque Sáenz Peña” llegaron desde Escocia a Posadas el 18 de octubre de 1913 y su inauguración se realizó con ceremonias en la capital misionera y en Encarnación, con la presencia del vicepresidente paraguayo José Montero, el gobernador de Misiones, coronel Gregorio López y el intendente posadeño Walter Grobli.

Fueron construidos en un astillero de la ciudad de Glasgow y vinieron navegando hasta el Río de la Plata y luego el Paraná por marinos europeos guiados por conocedores locales.

En aquellos años en la Argentina se construyeron los ferrocarriles que unirían a Buenos Aires con Asunción, en Paraguay. Para trasladar los trenes a través del río, el presidente argentino Sáenz Peña y el Ministro de Obras Públicas, Ramos Mejía, encargaron al astillero escocés la construcción de los ferrobarcos que después llevarían sus nombres.

Así llegaron a Misiones estos ferrys que contaban con la tecnología de punta para la época y están hechos con materiales nobles de muy alto valor.

Además actualmente son únicos en el mundo, por ser los últimos ejemplares que funcionan a leña. Funcionaron recorriendo el Paraná hasta 1990, cuando se inauguró el puente Roque González, que une a Posadas con Encarnación.

Leé también:

Los ferrys siguen abandonados

Reflote de ferrys: Se perdió $1.300.000 de inversión

Los ferrys, abandonados y olvidados en la costa


vb-JK

Más noticias
Comentarios
Policiales
General