Posadas

Mamá de una niña con microcefalia, pide ayuda

cargando anuncio

Gladys Lourenco, madre de dos niños, apeló a la solidaridad de la sociedad posadeña, tras recibir una vivienda del Iprodha luego de una ocupación. “Mientras mi hija duerma en un colchón, ya está bien. Con lo que puedan colaborar ya es suficiente”, dijo la mamá. Carecen de muebles, ropa y abrigos.

Mamá de una niña con microcefalia, pide ayuda

Gladys Lourenco, madre de dos niños, apeló a la solidaridad de la sociedad posadeña, tras recibir una vivienda del Iprodha luego de una ocupación. “Mientras mi hija duerma en un colchón, ya está bien. Con lo que puedan colaborar ya es suficiente”, dijo la mamá. Carecen de muebles, ropa y abrigos.POSADAS. Gladys Lourenco, una madre de dos niños de 3 y 7 años, pidió ayuda a la comunidad posadeña, luego de conseguir una vivienda de madera del Iprodha. La joven contó que necesitaba una vivienda porque no le alcanzaba para pagar el alquiler –la hija mayor padece microcefalia y es epiléptica-, por lo que decidió ocupar una vivienda del Iprodha que estaba abandonada en el barrio Néstor Kirchner.

Luego de una puja, el organismo decidió –según ella- cederle la vivienda. Pero carece de muebles, ropa y abrigos para los niños. Por el momento, tienen un colchón y algunos elementos prestados.

Lourenco habló con MisionesCuatro y sostuvo: “Vivía al fondo del Yaguar (Garupá). Vi la vivienda vacía y anteayer, a las 5 de la mañana, tomé coraje y me metí con mis dos hijos. Estaba sucio, había ratas y víboras, las matamos y tiramos afuera. Alquilaba en un lugar chiquito y húmedo. Mi hija no puede estar en lugares húmedos. Ella tiene microcefalia, es epilética, convulsiona, no puede caminar y se alimenta por sonda”, relató la mujer, insistiendo en que le era imposible pagar el alquiler con los sueldos de sus hijos mayores de edad.

“Justo cuando (ocupé) hubo una inspección del Iprodha. Les dije ‘la casa estaba abandonada’. Me tomaron los datos. A la noche vino el dueño y hubo kilombo, pero todos estaban de mi lado. Ayer vino el Iprodha a decirme que me podía quedar con la casa”, añadió Gladys sobre su situación legal en la vivienda de madera.

La joven madre admitió que le hace falta todo lo básico para el quehacer diario: muebles, electrodomésticos, abrigos, ropa, etc. “Lo que más necesitaba era la casa. Mientras mi nena esté sobre un colchoncito, ya está bien. Pero no tenemos nada. La cocina y el colchón es prestado. “Necesitamos todo, pero con lo que pueda colaborar, ya es suficiente”, añadió.

Los interesados en colaborar con Gladys, pueden acercarse a la casa 12 de la manzana 6 del barrio Néstor Kirchner. O bien, comunicarse al teléfono de la joven, el 3764155064. También, se pueden acercar donaciones a la presidenta del barrio citado.

jmm.

Comentarios